eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El obispo de Vitoria veta a un catequista homosexual que quería ser sacerdote

El obispo Elizalde hace devolver al catequista Alfonso Ruiz de Arcaute las llaves de la parroquia y le prohíbe participar en toda la actividad pastoral

El prelado se comprometió a hacer llegar al papa una carta suya en la que solicitaba permiso para ser ordenado sacerdote y meses después le veta

"En estos días he descubierto, además de muchos apoyos, la cantidad de gente que vive alejada de la Iglesia porque se sienten apaleados", denuncia

47 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El obispo de Vitoria aboga por que la Iglesia vasca abra cauces para la paz

El obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde. EFE

Prohibida toda actividad pastoral. El obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, ha respondido así a la petición de un feligrés de 50 años, con décadas de experiencia como catequista, miembro del Consejo Pastoral de su parroquia y sustituto del sacerdote en la predicación, que quería ser sacerdote y escribió una carta al papa Francisco para poder ser ordenado. Su único delito, ser homosexual.

"¿Quién soy yo para juzgarle?", afirmaba hace años Bergoglio preguntado sobre los gays en la Iglesia. Sin embargo, el obispo de Vitoria ha decidido saltarse a la torera la dinámica de la Iglesia en salida propuesta por el Papa, y el pasado miércoles dictaminó que Alfonso Ruiz de Arcaute debía abandonar toda actividad parroquial en la comunidad de Santa Teresa de Jesús. Eso sí, podía seguir yendo a misa como un feligrés más.

Elizalde ni siquiera informó directamente al catequista de su decisión. "Me convocaron el párroco, que ahora se jubila, y el que entra, y me dijeron que el obispo me había prohibido cualquier participación en la vida parroquial. Que podía seguir yendo a misa, eso sí", explica este laico en conversación con eldiario.es. "En ese momento les entregué las llaves de la parroquia, que tenía desde hace años", añade.

Al cierre de este artículo nadie en la diócesis ha querido hablar con eldiario.es, que ha preguntado sobre la situación del catequista. Pero a primera hora de este martes, tras la publicación de la noticia, el obispado ha enviado una nota en la que niega que el motivo detrás de la decisión sea la homofobia. "La libertad de opinión y expresión son derechos irrenunciables. La difamación y la injuria, sin embargo, no son derechos", dice la comunicación, según la cual Alfonso Ruiz publicó en sus redes un escrito anónimo "difamatorio e injurioso contra el obispo" y por "este único motivo" se retiran las responsabilidades parroquiales.

La carta a la que se alude en la nota está escrita por un sacerdote anónimo que critica irregularidades en la diócesis y define al obispo como "un lobo con piel de cordero" y fue compartida por el catequista en su perfil de Facebook con la siguiente introducción: "Al final he decidido compartirlo pues estoy convencido de que los silencios en la Iglesia no son buenos. ¡Ojalá este sacerdote se sintiera libre para escribir y decir todo lo que siente y piensa!".

La indignación de buena parte de la comunidad es doble, pues en julio pasado el propio Alfonso relataba cómo el obispo se había comprometido a hacer llegar a Francisco una carta en la que este hombre pedía al Papa poder ordenarse sacerdote. "Sí, yo soy homosexual y cada día doy gracias a Dios por haberme creado tal como soy, con todas mis virtudes y todos mis defectos, con mi personalidad entera", afirmaba este hombre en su carta, en la que confesaba a Francisco que, con 14 años, sufrió abusos por parte de un religioso. Algo que no minó su fe.

Tampoco va a hacerlo la cerrazón de Juan Carlos Elizalde. Ni el hecho de que la carta nunca llegara a su destino. Alfonso ha vuelto a enviar la misiva, por otros cauces, después de saber que el obispo no había hecho nada por cumplir con su palabra.

"En Vitoria se le conoce como un lobo con piel de cordero", dice Alfonso, quien en los últimos días se debatió entre denunciar y quedarse callado "para que la parroquia no sufra", y acudir a otro templo para no "generar escándalo". Sin embargo, la experiencia le ha enseñado que el silencio es un caldo de cultivo para la progresiva pérdida de la fe. "En estos días he descubierto, además de muchos apoyos, la cantidad de gente que vive alejada de la Iglesia porque se sienten apaleados y discriminados. Yo me siento así, pero no quiero vivir alejado de mi Iglesia".

Alfonso, a la derecha, ha mandado una carta al Papa para que acepte su ordenación como sacerdote

Alfonso, a la derecha, ha mandado una carta al Papa para que acepte su ordenación como sacerdote

"Durante toda mi vida, mis decisiones laborales y de pareja han estado por detrás del compromiso pastoral", afirma el catequista. Ahora, que no puede llevar a cabo dicho compromiso desde la institución, plantea "trabajar el tema de la oración y la espiritualidad con personas que se han ido alejando de la Iglesia".

Alfonso no olvida que, en su conversación de hace unos meses, el obispo Elizalde no atendió a su petición, escudándose en que una instrucción vaticana, del año 2005, prohibía la ordenación de homosexuales, "pese a que llevo varios años viviendo desde la castidad acogida con alegría al poner en mi compromiso eclesial el centro de mi vida", asegura.

El obispo de Vitoria solo le concedió que, si encontrara un obispo que quisiera ordenarle, lo intentara.  Ruiz de Arcaute propuso otra solución: escribir una carta al papa Francisco contando su historia. El obispo se comprometió a entregar en mano a Bergoglio la misiva. Y meses después le prohíbe cualquier participación en la vida de su comunidad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha