eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

La primera ministra británica quiso discriminar en las escuelas a los hijos de sin papeles

En su etapa de ministra de Interior, Theresa May propuso bajar al final de la lista de plazas escolares a los menores de padres que residiesen sin papeles en Reino Unido

Las leyes actuales indican que todos los menores de 16 años tienen derecho a una plaza escolar, incluso si sus padres entraron ilegalmente al país

“Esto implica poner en seria desventaja a los inmigrantes ilegales en el proceso de admisión escolar y llevar a cabo controles de inmigración a través de las escuelas”, respondió la ministra de Educación

- PUBLICIDAD -
May y Leadsom inician la campaña para conquistar el voto conservador

La primera ministra hizo la propuesta cuando ocupaba el cargo de secretaria de Interior en el gobierno de David Cameron. EFE

Theresa May quiso bajar al final de la lista de plazas en escuelas públicas a los menores de padres que residiesen sin papeles en Reino Unido, según reflejan los documentos del gobierno filtrados a la BBC.

Como ministra de Interior, el departamento de May insinuó al de Educación que las escuelas podrían retirar plazas escolares si sus familias no tenían el derecho a permanecer en Reino Unido.

Las leyes actuales indican que todos los menores de 16 años tienen el derecho a una plaza escolar, incluso si sus padres entraron ilegalmente al país. Nicky Morgan, entonces ministra de Educación, parece haber bloqueado la medida, escribiendo al entonces primer ministro, David Cameron, con “serias preocupaciones”.

“Tengo dudas sobre los problemas prácticos y de presentación de aplicar nuestra  firme posición con la inmigración irregular al emotivo asunto de la educación de menores”, afirma en la carta filtrada. “Esto implica poner en seria desventaja a los inmigrantes ilegales en el proceso de admisión escolar y llevar a cabo controles de inmigración a través de las escuelas”, añade.

Morgan estaba preocupada porque el proceso impediría a las escuelas confirmar las plazas a los británicos y a los inmigrantes legales con la anticipación adecuada antes del comienzo escolar, según indican las informaciones. También indicó que la medida estaría “poniendo en peligro el objetivo cada vez más importante de abordar el problema de la segregación y el extremismo; con el consiguiente impacto que ello tendría en los hijos de los británicos que sí van a la escuela”.

Un portavoz del gobierno ha declarado esta semana que no hará comentarios sobre los documentos filtrados. “Es legítimo que cualquier gobierno baraje opciones cuando considera varias políticas, pero al final son los ministros los que deciden qué políticas se llevan a cabo". “Estamos construyendo un sistema que persiga de la mejor forma posible los intereses de los británicos y que asegure que solo aquellos con el derecho a estar en Reino Unido puedan vivir y trabajar aquí”, ha añadido.

Angela Rayner, líder laborista encargada de educación, dijo estar “profundamente preocupada” por la proposición. “Es una idea terrible.  Negar a los niños inocentes el derecho a una educación por la situación de sus padres es asqueroso”, declaró Rayner el jueves a la BBC.

“No se corresponde con los valores británicos. Simplemente demuestra que, en lugar de abordar el problema en su propio departamento, Theresa May intentaba cargar los fracasos de su departamento a menores inocentes, intentando convertir a nuestros profesores en controles fronterizos. Sabemos que el estado de la inmigración es un caos y está bajo el control de Theresa May”.

Michael Wilshaw, director de la oficina de control escolar, ha destacado que, en su opinión, las escuelas no deberían ser utilizadas como controles fronterizos por el Ministerio de Interior. “Me asombra e impacta, las escuelas no deberían usarse como controles de fronteras”, ha declarado a la BBC.

Traducido por Javier Biosca Azcoiti

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha