eldiario.es

9

La hora de las ciudades

Desde hace algo más de una década, cualquier artículo o evento dedicados a reflexionar sobre algún fenómeno urbano —y este no va a ser una excepción— empieza indefectiblemente con la alusión al hecho de que, desde 2007, más de la mitad de la humanidad habita en ciudades, y que dicho porcentaje alcanzará el 70% hacia 2050. Esta omnipresente referencia se utiliza especialmente para significar la importancia que las ciudades están adquiriendo en el marco de la globalización, en particular frente a la aparente decadencia de los Estados, y su especial relevancia como agentes del cambio que el planeta y nuestras sociedades necesitan, y que se puede simbolizar en dos de los grandes retos a los que nos enfrentamos como especie: la emergencia climática y la profundización de las desigualdades económicas y sociales.

La expectativa generada respecto al rol crucial de las ciudades es tan explícita que incluso se ha abrazado en muchos foros la idea de que si los alcaldes y alcaldesas gobernaran el mundo, otro gallo cantaría. Y, ciertamente, los gobiernos locales se encuentran cada vez más presentes en las agendas internacionales, se organizan en múltiples redes regionales y mundiales de intercambio de experiencias y conocimiento y forman grupos de presión e incluso de contrapoder, ya sea frente a los Estados, ya sea frente a las grandes corporaciones de la economía global.

Porque una de las principales batallas que se juega en las ciudades es la que tiene que ver con el encaje de la creciente urbanización dentro de los mecanismos del capitalismo global: si la actividad económica, el empleo, la innovación, el talento y la toma de decisiones (es decir, el poder) se concentran cada vez más en las ciudades, estas pasan inmediatamente a convertirse en el objeto del deseo de, entre otros, un capital financiero largamente adiestrado para extraer el máximo valor de las comunidades para concentrarlo en manos de unos pocos. Y si durante más de dos siglos ha sobresalido haciéndolo sobre los recursos naturales y el trabajo, hemos entrado en una fase en la que el entorno construido parece ser el blanco que alcanzar, a pesar de haber experimentado ya las limitaciones y riesgos de una estrategia de este tipo con la crisis de 2007-2008.

Seguir leyendo »

Conciliamos, pero no lo bastante

Aún son pocas las empresas que facilitan conciliar la vida profesional y la personal.

La conciliación entre la vida personal y la profesional está en boca de todas las empresas, pero todavía son escasas las que tienen un plan efectivo de medidas para compaginar la esfera privada con la laboral, y que además las apliquen completamente. Solo el 18% de las compañías han aplicado totalmente programas que busquen corresponsabilizar a mujeres y a hombres para que la flexibilidad y la conciliación no se queden en simples buenos deseos. Así lo refleja el II Barómetro Factor Humano, elaborado por la Fundació Factor Humà, según el cual la mitad de las empresas carece de programas que posibiliten el teletrabajo.

El barómetro es un instrumento que la fundación puso en marcha en 2017 con la finalidad de que las organizaciones evaluaran sus fortalezas, sus principales áreas de mejora y también las acciones que deberían llevar a cabo para avanzar en la gestión de personas. En esta segunda edición, con resultados obtenidos entre septiembre de 2018 y septiembre de 2019, han participado un total de 110 organizaciones de toda España, pertenecientes a nueve sectores de actividad y que emplean a 194.000 personas.

Uno de los sectores en los que la flexibilidad y el equilibrio entre las esferas privada y profesional flaquea más es el tercer sector, que, en cambio, despunta en igualdad de oportunidades, diversidad, transparencia y corresponsabilidad en las relaciones laborales.

Seguir leyendo »

Cómo combatir la precariedad entre las empleadas de hogar

El Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social (dividido ahora en los ministerios de Trabajo y Economía Social y de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones) hizo recientemente una valoración del incremento del salario mínimo interprofesional (SMI) en 2019, señalando que los únicos impactos negativos habían sido los descensos de afiliación en los dos sistemas especiales de la Seguridad Social: hogar y agrario. Si bien las declaraciones del secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, las conocemos únicamente por lo recogido en medios de comunicación y pueden no reflejar la totalidad de sus reflexiones, llama la atención que con relación al Sistema Especial de Empleadas de Hogar (SEEH) comentara que el descenso de la afiliación se debe a que las trabajadoras han pasado a desempeñar mejores trabajos y "han sido sustituidas por personas en situación irregular, eso lo sabe todo el mundo".

Pues no, ni lo sabe todo el mundo ni es un comentario afortunado. Identificar el trabajo sin alta en la Seguridad Social solo con quienes carecen de autorización para residir y trabajar en España no es riguroso. Y en cuanto a que quienes han desaparecido del sistema como afiliadas, lo hayan hecho para desempeñar trabajos "mejores", seguramente es más un deseo que una realidad, y parte de esas afiliadas simplemente siguen trabajando, pero sin cotizar. Y lo más sorprendente, que se habla de empleadores particulares que mantienen a trabajadoras sin dar de alta en la Seguridad Social y no hay reproche alguno en las declaraciones hechas desde el Ministerio o un inmediato anuncio de actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Cierto que hay que tener en cuenta que quienes contratan no son empresas, sino familias. Pero es una relación laboral, y el hogar, un centro de trabajo.

Entre noviembre de 2018 y noviembre de 2019, el SEEH perdió 13.968 personas afiliadas. ¿Realmente es acertado atribuirlo al incremento del SMI? Podría ser, si la pérdida de afiliación se hubiera producido solo en el año 2019, pero desde el año 2015, con un máximo de 429.800 personas afiliadas al SEEH, esta cifra no ha dejado de disminuir hasta las 397.385 de este mes de noviembre. Sería necesario un análisis que tomara en consideración otras variables para explicar la pérdida de afiliación. De lo contrario, alguien podría sacar la conclusión de que para conservar la afiliación es preciso no aplicar las subidas del SMI a esta actividad, lo que agravaría aún más la precariedad del empleo, la cotización y las prestaciones futuras. 

Seguir leyendo »

Los deberes de la banca

Manifestación contra los abusos bancarios.

Este 2020 se cumplirán 12 años de la peor crisis financiera que ha soportado este país, cuyas secuelas siguen muy presentes. Millones de ciudadanos siguen atrapados en largos y desesperantes pleitos con los bancos. Los juzgados que tramitan estos asuntos se encuentran desbordados. Las previsiones para las vistas se eternizan y en muchos casos tardarán varios años en resolverse.

La judicialización de los conflictos ha sido la estrategia de la banca para retrasar la devolución de las cantidades reclamadas. Las cifras de los litigios son escalofriantes. Desde 2017 los juzgados especiales que examinan los asuntos relacionados con cláusulas abusivas en las hipotecas han recibido 431.920 demandas. Los tribunales han dictado 143.662 sentencias, el 96,69% de las cuales ha sido a favor de los clientes. Los asuntos pendientes de resolución ascienden a 255.247, según datos del Consejo general del Poder Judicial. 

A pesar de este abrumador resultado de sentencias favorables a los clientes los bancos continúan acudiendo a los juzgados a sabiendas de que carecen de razón. Tratan de ganar tiempo. Esta situación no tiene parangón en ningún otro país europeo.

Seguir leyendo »

Yolanda Jubeto, economista feminista: "Hay una ceguera importante en políticas de género"

La profesora Yolanda Jubeto, junto al Mercado de la Ribera y la ría del Nervión, en Bilbao.

Yolanda Jubeto Ruiz es profesora de Economía Aplicada en la facultad de Economía y Empresa de la Universidad del País Vasco. Es experta en análisis de experiencias europeas sobre presupuestos públicos con perspectiva de género y en modelos de participación laboral de las mujeres en el ámbito de desarrollo humano local en países latinoamericanos. Entre otras cosas, colabora con las Administraciones públicas para incorporar la perspectiva de género en los presupuestos. Atiende desde su despacho la llamada de Alternativas Económicas por Skype y explica, como si diera una clase magistral, por qué todavía falta mucho para lograr la igualdad de género en las políticas públicas.

¿Puede un país vivir aplicando al 100% los postulados de la economía feminista? 

Utilizamos economía feminista en singular, pero no hay una única economía feminista, igual que no existe una única teoría económica. Para muchas economistas feministas, el feminismo neoliberal (en el que se pretende conseguir una igualdad de condiciones entre hombres y mujeres, sin transformar la estructura clasista) no sería una igualdad al 100%. También habría que acabar con la estructura de clases. A mí lo primero que me trae a la mente la economía feminista es la equidad. Personas de todo el mundo, independientemente del sexo, disidencias sexuales, etc. El 100% de los postulados de la economía feminista exigiría superar el sistema capitalista, colonial, tan racista en el que vivimos, y sobre todo el sistema patriarcal. Es un reto que todos los países del mundo tienen que afrontar; es la única manera de garantizar el futuro en el mundo. La economía va a tener que ser feminista y anticolonial. Si queremos hacer un mundo sostenible tenemos que aplicar estos postulados.

Seguir leyendo »

Diez retos para evitar la desprotección en la economía de plataforma

De la mano de las nuevas tecnologías, en el marco de la economía colaborativa, han aparecido numerosas plataformas digitales que, mediante el crowdsourcing y la contratación bajo demanda, han cambiado la forma de prestar servicios. Trabajos que venían realizando trabajadores por cuenta ajena han sido sustituidos por otros de muy corta duración realizados por trabajadores formalmente considerados autónomos. He aquí los 10 retos que el trabajo en plataformas digitales plantea para el ordenamiento jurídico-laboral español:

1. La economía de plataformas no es lo mismo que la colaborativa

La economía colaborativa surgió gracias a la generalización de las nuevas tecnologías e Internet, que permiten el encuentro entre usuarios para intercambiar bienes y servicios infrautilizados. Relaciones humanas que antes solo podían generarse entre pequeñas comunidades de familiares, vecinos, amigos o conocidos —para prestarse la bicicleta o viajar mediante un intercambio gratuito de casas, por ejemplo— pueden ahora globalizarse mediante plataformas digitales. Su modelo de consumo se basa en libres relaciones entre consumidores, con independencia de que la plataforma en sí desarrolle un negocio propio, como es el caso de BlaBlaCar para compartir gastos de viaje.  

Seguir leyendo »

El plan de Warren y Sanders para EEUU

Elizabeth Warren tiene un plan. La estrategia de la senadora por Massachusetts, aspirante a candidata del Partido Demócrata a la presidencia de Estados Unidos, se basa en la oferta de un programa político extenso, fundamentado y con propuestas específicas. Entre las más populares, un impuesto al 0,1% más rico, que cuenta con el apoyo de algunos de los potenciales afectados, como George Soros y Abigal Disney, y de la gran mayoría de la población estadounidense.

Bernie Sanders, senador por Vermont, propone una reforma tributaria todavía más ambiciosa. Tanto uno como otro defienden, además, un sistema sanitario público y universal (medicare for all), aunque plantean distintas formas de financiarlo. El apoyo conjunto a ambos candidatos supera con creces al del más moderado exvicepresidente Joe Biden, que encabeza los sondeos aunque seguido muy de cerca por Sanders y Warren.

A Sanders le gusta recordar que, mientras él se declara "socialista", Warren se ha definido como "una capitalista hasta los huesos". En teoría, Sanders busca transitar hacia el socialismo democrático, mientras que Warren dice querer refundar el capitalismo, pero los medios de uno y otro para alcanzar cada uno de esos fines se parecen mucho. En cualquier caso, ambos programas traerían cambios de gran envergadura, entre ellos, aunque menos comentado en los medios, una profunda reforma laboral.

Seguir leyendo »

Trabajo digno, con o sin 'app'

Se acerca el ocaso de plataformas digitales como Uber, AirBnb y Deliveroo, que ponen en contacto a personas que prestan servicios con usuarios que los requieren. Se acerca su ocaso, al menos tal como las conocemos ahora: ofreciendo conductores sin tener vehículos propios, pedidos transportados en bicicleta sin tener bicicletas y casas donde alojarse sin la necesidad de una sola casa. Es el pronóstico del académico canadiense Nick Srnicek, profesor de economía digital en el londinense King’s College, quien augura en su libro Capitalismo de plataformasque este tipo de empresas sin activos fijos, a las que considera una especie de burbuja.com. Mutarán o morirán porque quienes trabajan a través de ellas se organizarán para defender sus derechos, porque los jueces van a darles la razón y porque los gobiernos les pondrán barreras. 

No sabemos si esta profecía se cumplirá, pero sí que en el último año han sucedido algunas cosas. La empresa danesa Hilfr.dk, que conecta a 450 personas que limpian y más de 1.700 usuarios, ha sido pionera en cerrar un acuerdo colectivo, el primero del mundo de la economía de plataforma. A quienes completan más de 100 horas de trabajo les reconoce una retribución mínima por hora, cotizaciones para las pensiones, pagos por vacaciones y prestaciones por enfermedad. Apoyados por el mayor sindicato de Europa, el alemán IG Metal, un puñado de youtubers están desafiando nada menos que a Google con reivindicaciones a través de la nueva organización The YouTubers Union, después de que el gigante digital cambiara las reglas de juego sobre el número de visualizaciones de sus vídeos a partir del cual se les retribuye con dinero. El pasado verano, riders de Glovo protestaron simultáneamente en Madrid, Barcelona y Zaragoza contra su situación laboral, que denuncian precaria. La empresa colombiana de reparto Rappi montó vía Whatsapp la primera huelga contra una plataforma en América Latina. 

En el flanco de la justicia, llueven sentencias contradictorias sobre la naturaleza de la relación entre quienes trabajan y la plataforma donde encuentran clientes. Los expertos cuentan los fallos —falso autónomo o verdadero autónomo, resumiendo— como si fuera un partido, aunque detrás están en juego vidas en duras condiciones y a la vez la viabilidad de empresas exitosas y populares entre los consumidores que inventaron un modelo de negocio sobre un modelo hiperflexible, recurriendo a prestadores de servicios a los que describe como libres para rechazarlos o aceptarlos. 

Seguir leyendo »

Coletazos de la primavera árabe

Manifestación de protesta en Argel.

Inducidos por el estallido de protestas populares en países como Sudán, Argelia, Irak y Líbano, analistas y medios de comunicación internacionales han comenzado a preguntarse si el mundo árabe es escenario de una segunda primavera revolucionaria, similar a la que fascinó al mundo en el invierno de 2011. Observadas con detalle, estas revueltas no parecen, sin embargo, algo novedoso, sino más bien el último coletazo de aquel movimiento libertario y antisistema que sacudió Túnez, Egipto, Libia, Siria y Yemen y con el que comparten errores, carencias y fiascos: principalmente, la ausencia de una alternativa política a las dictaduras capaz de ofrecer soluciones reales a demandas de libertad, derechos y justicia social. Es una alternativa igualmente inexistente frente a la ola contrarrevolucionaria lanzada desde potencias regionales como Arabia Saudí, que entendió el ascenso del llamado islam político y de la democracia como un desafío medular a su propia existencia y a su influencia en la región y optó por financiar a las corrientes retrógradas y represivas.

Dejando aparte la excepción tunecina, el resultado de la Primavera Árabe fue que la dictadura retornó con más dureza en Egipto, que las guerras ensangrentaron Siria, Yemen y Libia, que se abrió una brecha total con el islam político fomentado desde Qatar y que movimientos de protesta en naciones como Argelia y Sudán fueron asfixiados incluso antes de nacer. "El desafío en el mundo árabe de hoy es que el viejo orden, basado en el mecenazgo del petróleo y la fuerza bruta, ha muerto. Y que el nuevo orden, cimentado en la buena gobernanza, el mérito y la productividad, experimenta problemas para poder crearse", explica Marwan Muasher, vicepresidente del instituto de análisis Carnegie Endowment for International Peace, con sede en Washington. "La prolongada represión de los gobiernos árabes para impedir el desarrollo de instituciones inclusivas, democráticas y efectivas ha generado un vacío de liderazgo tanto en el seno de los regímenes como en el de la oposición".

En este contexto se explican los movimientos de protesta surgidos este año tanto en Argelia como en Sudán, dos conflictos sociales en los que la prensa extranjera ha estado casi ausente y que siguen un patrón casi calcado a lo ocurrido en Egipto hace algo más de un lustro. Como en la tierra del panarabismo, las protestas populares, nacidas de un sentimiento genuino de oprobio social, han sido aprovechadas por los ejércitos argelino y sudanés para enmascarar sendos golpes de Estado incruentos urdidos desde las entrañas de las propias dictaduras militares con el objetivo de sobrevivir a la sublevación de un pueblo empobrecido y cansado tras décadas de plomo y miedo.

Seguir leyendo »

Lourdes Benería, economista feminista: "El sector público debe invertir más en cuidados"

Lourdes Benería, catedrática emérita de la Universidad de Cornell.

Lourdes Benería ha tenido una carrera brillante en Estados Unidos, donde es catedrática emérita de la Universidad de Cornell. Ha vuelto a España una vez jubilada, pero no ha dejado nunca de trabajar, especialmente por la igualdad de las mujeres.

Se podría decir que usted es una feminista con mucha experiencia.

Soy una feminista de la segunda ola de feminismo. A finales de la década de 1960 se llamaba "el movimiento de liberación de la mujer". 

Seguir leyendo »