eldiario.es

9

Ciudadanos amaga con "romper" el pacto de Gobierno con el PP andaluz si negocia "en paralelo" con Vox

Juanma Moreno se citó con el candidato de la extrema derecha en Andalucía, el juez Francisco Serrano, "para conocerse en persona, pero no negociaron nada concreto", confirman fuentes populares

El PP andaluz no descarta nuevas reuniones con Vox aunque insiste en que la negociación del Gobierno andaluz se está haciendo "exclusivamente" con el partido de Albert Rivera

El candidato andaluz de Cs, Juan Marín, desaprueba cualquier tipo de "negociación paralela" del PP y admite que estos contactos pueden poner en riesgo el diálogo para cambiar de Gobierno

51 Comentarios

La FAPE y la APM condenan el veto de Vox a La Sexta y Contexto

El líder nacional de Vox, Santiago Abascal, y el candidato andaluz, Francisco Serrano. EFE

El líder del PP andaluz y candidato a la Presidencia de la Junta, Juanma Moreno, se citó con el dirigente andaluz de Vox, el juez Francisco Serrano, de espaldas a Ciudadanos el pasado martes en la cafetería del hotel Alfonso XIII, en el centro de Sevilla, ha adelantado Newtral en exclusiva y ha confirmado este periódico de fuentes populares. El encuentro, a petición de Moreno, tuvo lugar una hora después del inicio de las negociaciones en el Parlamento andaluz entre la cúpula del PP y de Ciudadanos para posibilitar un acuerdo de Gobierno en Andalucía.

Esa cita entre Moreno y Serrano ha zarandeado las negociaciones entre PP y la formación naranja. El candidato andaluz de Cs, Juan Marín, se ha enterado este viernes por la Sexta cuando llegaba al Parlamento autonómico, acompañado de Albert Rivera y sus 21 diputados electos para hacerse la primera foto de grupo. En declaraciones a la cadena, Marín ha asegurado que llamaría de inmediato al líder popular para pedirle explicaciones y si confirma que Moreno está negociando "en paralelo" con Vox, el acuerdo entre PP y Cs para formar Gobierno en Andalucía estará "roto".

Fuentes del PP andaluz aseguran que el encuentro entre Moreno y Serrano "no fue una reunión en un despacho, a escondidas, sino en la cafetería de un céntrico hotel de Sevilla, a la vista de todos", y que incluso hubo personas "que se hicieron fotos con ellos". Todos estos detalles para recalcar, siempre según la dirección popular, que el líder popular "quedó con el juez Serrano porque no se conocían personalmente y quiso tomarse un café con él y saludarse". "Pero no acordaron nada concreto", matizan.

El PP andaluz subraya que "la única negociación" sobre la formación del Gobierno y el reparto de la Mesa del Parlamento "se está haciendo con Ciudadanos". Moreno, desde Granada, ha respondido a Marín a través de los medios que desde el lunes ha tenido reuniones y conversaciones con todos los partidos políticos, también con dirigentes de PSOE y Adelante Andalucía (la coalición Podemos-IU). "Nosotros hablamos con todo el mundo. No creemos en cordones sanitarios", ha dicho, en referencia a la propuesta de Susana Díaz de "aislar políticamente" a Vox de las instituciones, empezando por la Mesa de la Cámara. 

Fuentes de Ciudadanos confirman que "desconocían" el encuentro entre Moreno y Serrano, y su "malestar" porque tras hora y media de reunión el pasado lunes el líder popular no le comunicó a Marín que saldría de allí para citarse con Serrano. La formación naranja "desaprueba cualquier tipo de negociación paralela" al diálogo recién iniciado entre PP y Cs. El líder nacional de Vox, Santiago Abascal, ha reprochado a Rivera que "desprecie" a los 400.000 votantes andaluces de su formación, poniendo "en peligro" la posibilidad de cambio político en Andalucía tras 36 años del PSOE en el poder.

De momento, Ciudadanos ha evitado pronunciarse con más contundencia sobre la reunión de Moreno y el líder andaluz de Vox, aunque su posición es contraria a verse retratado en un acuerdo a tres con la extrema derecha. "Es el PP andaluz quien tiene que dar explicaciones", dicen desde el grupo naranja, que recuerda que Marín, "por deferencia con el PP", ha rechazado mantener un diálogo paralelo con otras formaciones que también le han llamado, como el PSOE o Adelante Andalucía. Las dos fuerzas de izquierda de la Cámara le tantearon para pactar los puestos del órgano de gobierno del Parlamento, dejando fuera a Vox. Los populares aseguran que no hay acuerdo con la extrema derecha, pero no descartan que ésta ocupe un puesto en la Mesa de la Cámara, que pilotará el ritmo legislativo de este mandato.

Los recelos y tiranteces entre PP y Cs, a pesar de su "clara voluntad" de formar un Gobierno conjunto en Andalucía, se debe sencillamente a que sus diputados no suman lo suficiente para garantizar la investidura. Ambos tienen 47 escaños (26 el PP  y 21 Cs), y necesitan al menos ocho votos de Vox para formar Gobierno, o bien que el PSOE se abstenga en la investidura, como le ha reclamado hoy Rivera a Susana Díaz en un desayuno informativo en Sevilla.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha