eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Los rostros de los que están 'Entre Fronteras'

Los periodistas Sara Cantos y José Luis Sánchez Hachero ofrecen en 'Entre fronteras. El drama de los refugiados' una visión crítica del conflicto

El Castillo de Santa Catalina de Cádiz acoge hasta el 15 de mayo un trabajo realizado de manera incondicional y que pone rostros al drama de los refugiados

- PUBLICIDAD -
Entre fronteras

El año 2015 fue el del récord más triste: 60 millones de personas desplazadas en el mundo, según las cifras de ACNUR. Refugiados que huyen de la guerra y de la persecución y que llaman desesperadamente a las puertas de Europa. La situación requiere de una reacción inmediata de las instituciones y también de la ciudadanía porque el drama no cesa.

Para dar voz a todas esas personas que reclaman dignidad y paz es fundamental la labor de periodistas como Sara Cantos y José Luis Sánchez Hachero, padres de una exposición en Cádiz con el título 'Entre fronteras. El drama de los refugiados'. Se podrá visitar hasta el 15 de mayo en el Castillo de Santa Catalina.

Realmente, esta muestra no era el objetivo inicial en los planes de los periodistas. Como cuenta Sara Cantos, "el proceso fue inverso. En los últimos años viajamos por varios países como Irak, Turquía, Bangladesh o Macedonia y nos dimos cuenta de que problemas diferentes tenían una consecuencia común: muchos refugiados fuera de sus países o dentro. Pensamos que estaría bien hacer algo al respecto. Yo me acababa de quedar en paro, tenía tiempo y nos fuimos a Lesbos para recibir a esos refugiados que ya conocimos en años anteriores y ver cómo ese conflicto se desplazaba a la puerta de Europa, a Grecia. Es mi manera de contribuir a este problema humanitario".

José Luis resume la iniciativa de un modo natural: "Es como la culminación al trabajo que estábamos haciendo desde hace años de manera desinteresada. Es algo que hacemos por nuestra cuenta en vacaciones, por vocación  y por vergüenza torera porque las ruedas de prensa de política local terminan quemando. No es que tengamos aspiraciones artísticas porque no somos fotógrafos y sí periodistas. Ponemos algunas fotos como modo de concienciar y ponerle rostro a esta gente. Siempre hay un drama detrás de cada historia".

Las imágenes de niños muertos en la orilla de una playa martillea en las conciencias, pero está por ver hasta qué punto el gran público conoce realmente lo que sucede en esos países que sólo son nombrados a diario para hablar de desgracias... "Nos movemos por la actualidad y, en muchas ocasiones, nos quedamos en titulares y en los 140 caracteres de Twitter. Todos estamos informados más o menos porque vemos informativos, oímos la radio y seguimos las redes sociales, pero desafortunadamente en información internacional sí que nos quedamos en la superficie. En 'Entre fronteras' lo que intentamos es escarbar un poco y traer esa realidad aquí, acercarla a los ciudadanos para crear conciencia", subraya Sara.

Crítica feroz

Así que el visitante que acuda a la exposición recibirá información de lo que viene pasando en muchos países desde hace años y que ha desembocado en la situación actual. Pero es, como señala José Luis, una crítica al modo cómo Europa está gestionando este conflicto: "Es una crítica a esas personas que están en contra de la recepción de los refugiados. Es inhumano devolverlos a Siria o Irak , que son lugares infernales desde hace tiempo. Y es también una crítica feroz a los políticos porque en Lesbos, por ejemplo, no hay un sólo policía, sólo voluntarios. Esto incrementa la sensación de inseguridad, la duda de mucha gente sobre quién está viniendo. Hay polémica sobre si vienen terroristas entre los refugiados, cuando la realidad es que se trata de gente que huye de esos terroristas".

La visión de los dos periodistas converge en muchos puntos a la hora de analizar este drama tan vivo, pero difiere a la hora de analizar quién tiene que dar el paso para acoger a tantas personas que luchar por sobrevivir. "Todos tenemos que estar concienciados del problemas, pero el mayor peso recae en las instituciones europeas. He trabajado muchos años en la administración pública y sé que la burocracia es complicada y está claro que el modo de acoger a los refugiados tienen que arbitrarse, pero no puedes estar tres meses debatiendo cuotas porque los refugiados no son cifras. Es una responsabilidad política y moral", afirma Sara convencida. 

"No estoy tan seguro porque en conversaciones con amigos me dicen que hay dudas de que se puedan repetir los tiroteos de París. Y realmente somos nosotros los que mandamos los terroristas yihadistas allí. Tenemos ese miedo al otro que empaña una situación tan dramática. La cuestión no es sólo de los políticos. La gente tiene mucho miedo y a España sólo han llegado 17 refugiados", afirma José Luis.

En su experiencia en muchos países han comprobado que las causas por las que se produce la huida son diversas. En casos como el de Siria está claro que se debe a una guerra civil, pero Sara cuenta otro caso sangrante: "En Bangladesh la situación no tiene nada que ver. Hay terrorismo, pero como aquí, sin representatividad. Se vive en una miseria extrema. Hay minorías, como los  rohingyas, que viven sin tener reconocida la condición de refugiados ni de ciudadanos. Son auténticos apátridas".

Estaría bien que ellos que han visto con sus propios ojos el dolor de los que tienen que huir de los horrores tuvieran algún mensaje de optimismo, pero José Luis Sánchez Hachero reconoce que "realmente no creo que Europa tome medidas. Suiza les va a incautar los bienes que lleven y eso que sólo van con una bolsa. De Europa no podemos esperar mucha sensibilidad y la guerra en Siria no sé si acabará porque cada vez hay más fuerzas involucradas".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha