Sanitarios andaluces se movilizan contra los despidos de la Junta: "Han perdido la oportunidad de devolver a la sanidad pública a los niveles previos a 2008"

Los sanitarios han pedido a la Junta que contrate a más personal y recupere la sanidad pública previa a la crsis

UGT, CSIF y CCOO han salido a la calle en defensa de la sanidad pública de Andalucía. Los tres sindicatos mayoritarios entre el profesional sanitario se han movilizado frente a la puerta de distintos hospitales de las ocho provincias andaluzas. Lo han hecho como protesta por el despido de 8.000 de los 20.000 trabajadores contratados de refuerzo por la pandemia de la Covid-19 y que dejarán el Servicio Andaluz de Salud (SAS) el próximo 31 de octubre. Además, los 12.000 que se quedan solo renuevan por seis meses. Por eso, como leitmotiv, estas secciones sindicales han lamentado la “oportunidad perdida” de devolver a la sanidad pública a niveles previos a la crisis sanitaria y evitar la fuga de profesionales hacia otras comunidades.

Andalucía contratará seis meses más a 12.000 de los 20.000 sanitarios de refuerzo que fichó en pandemia

Andalucía contratará seis meses más a 12.000 de los 20.000 sanitarios de refuerzo que fichó en pandemia

El grueso de las protestas se ha celebrado en Sevilla donde la casualidad, o un problema de agenda, ha hecho que los sanitarios se hayan movilizado en el Hospital Virgen del Rocío a la misma hora a la que estaba de visita el consejero de Salud, Jesús Aguirre. A la cita han acudido un centenar de profesionales que dicen estar molestos por el recorte de personal que ha ejecutado el Gobierno andaluz. Entre los lemas que han utilizado los sindicatos tanto en la capital andaluza como en el resto de la comunidad, ha destacado el más ilustrativo de la situación: “Menos maltrato y más contratos”.

Porque así es como se sienten los trabajadores del SAS no solo por esta pérdida de personal de refuerzo, sino por el déficit de plantilla que arrastran desde hace años (desde la crisis económica de 2008) y que está afectando a todos los niveles. Aunque la Consejería de Salud ha aclarado que todos los contratos de Atención Primaria se mantienen y que se va a hacer un sobreesfuerzo de un 20% en esta especialidad, hay otras cifras que elevan el nivel de alerta. El envejecimiento de la plantilla y la pérdida de personal porque los sanitarios prefieren irse a otras comunidades ante la precariedad laboral a la que se enfrentan en Andalucía, hacen que, por ejemplo, haya cada vez menos médicos de familia, mientras la población sigue creciendo. Una situación preocupante porque los galenos de cabecera son la puerta de entrada de los pacientes a la sanidad pública.

Compensar los puestos perdidos

Por eso, uno de los avisos que han dado los sanitarios es que desde la Junta “se han cargado la Atención Primaria y ahora van a por la hospitalaria” porque la mayoría de los recortes se están produciendo en este ámbito. Según Antonio Macías, de UGT, la situación es tan crítica que el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, ha pasado de “aplaudir a los sanitarios a darles una patada en el culo”. En una línea similar se ha pronunciado su homónimo en CCOO Sevilla, Antonio Montaño, al afirmar que el Moreno Bonilla está siendo “cínico”: “Dice que se van a renovar los contratos y luego el consejero le desmiente y dice que habrá 8.000 despidos”.

“Estos 8.000 puestos de trabajo compensaban los que se perdieron antes de la crisis económica”, ha recordado Montaño. De hecho, a modo de ejemplo, Silvia Zafra, de CSIF Sevilla, ha explicado que la pérdida de todos esos contratos es tan grave que sería el equivalente a despedir a todos los trabajadores del complejo sanitario Virgen del Rocío de Sevilla. Además, teniendo en cuenta que ahora viene el invierno y las enfermedades respiratorias, Zafra argumenta que el sistema no se puede permitir estos despidos cuando no se sabe “cómo va a venir la epidemia de la gripe”.

Con la incertidumbre de cara a los próximos meses, lo único seguro es que los contratos que sí se mantienen son los de los médicos que se han fichado como refuerzo. Los demás trabajadores no saben si podrán seguir trabajando el próximo 1 de noviembre porque los 12.000 puestos que se mantienen se gestionan a través de la bolsa de puntos del SAS, por lo que hay un buen número de profesionales que desconocen qué será de su futuro en poco más de una semana. Otra de las razones por las que han anunciado que las concentraciones se volverán a realizar el próximo 28 de octubre y, si no se soluciona nada, se mantendrán para el 4 de noviembre.

CSIF, CCOO y UGT también han querido poner su mirada en la situación de los centros hospitalarios más pequeños. Para visibilizarlos, se han congregado a las puertas del Hospital Comarcal de Baza. Allí, han insistido en que la pérdida de estos contratos de refuerzo es un drama para este tipo de centros porque ya sufren con plantillas escasas y porque no se tiene en cuenta cuántos profesionales se jubilarán o tendrán que solicitar interinidades en los próximos meses.

Desunión sindical

La jornada también ha dejado otra imagen y una ausencia destacada. La imagen la han protagonizado los afiliados del sindicato de enfermería SATSE de Granada que no han acudido a la convocatoria de Baza y han preferido concentrarse ante el Hospital Virgen de las Nieves de la capital granadina. Con lemas como "menos aplausos, más contrataciones" o "más personal igual a más calidad de cuidados, más seguridad", estos sanitarios se han desmarcado del resto de sindicatos con su propia movilización.

SATSE no ha sido la única sección sindical que se ha inhibido de las protestas de CCOO, UGT y CSIF. El Sindicato Médico tampoco ha participado de estas concentraciones, lo que ha sentado mal entre el resto de plataformas sindicalistas: "Ellos no tienen problemas porque tienen su trabajo asegurado y no despiden a médicos de refuerzo". El Sindicato Médico ha preferido convocar su propia movilización para el jueves 28 de octubre frente a la sede del SAS en Sevilla. En esa cita protestarán por las nuevas consultas de acogida en Atención Primaria que afirman que les suponen "competencia desleal" y empeoran la calidad del servicio, según fuentes del sindicato.

El consejero ve el vaso medio lleno

Por su parte, el consejero de Salud, Jesús Aguirre, se ha pronunciado sobre las concentraciones apostando por mirar el vaso medio lleno. “No hay que verlo como 8.000 despidos, sino como 12.000 contratos extraordinarios. Ojalá tuviéramos presupuesto infinito, pero tenemos que hacer un uso razonable de los servicios”. Sobre eso, el delegado sanitario de la Junta ha recordado que todas las incorporaciones que se hagan a partir de ahora se van a hacer “a pulmón” porque ya no hay fondos Covid que los sustenten.

Afirma que, como la pandemia ya está remitiendo, no hay tanta necesidad de hacer contrataciones para reforzar la vigilancia de la Covid-19. En ese sentido, los esfuerzos se van a centrar en la Atención Primaria por la campaña de la gripe y la tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus. Al mismo tiempo, niega cualquier recorte porque a partir de noviembre habrá un “12% más de personal que antes de la pandemia”. Y en caso de que hubiese un repunte de los contagios por coronavirus o un descontrol en la campaña de la gripe, “se contratará al personal que sea necesario”.

No obstante, dice que “se ha hecho una gestión eficaz de los recursos” y que “se va a sobredimensionar la Atención Primaria un 20%”. “Eso es más que suficiente para garantizarla”. Al tiempo que ha apostado por mantener las mascarillas hasta la primavera por el temor a que emerjan virus respiratorios que no aparecieron durante el invierno pasado por las medidas de protección contra la COVID. 

Etiquetas
Publicado el
21 de octubre de 2021 - 18:09 h

Descubre nuestras apps

stats