La decepcionante verdad sobre Segundo de Chomón: nació en Teruel, pero con apenas un año de vida se marchó para no volver

Retrato del director de cine, Segundo de Chomón

Isabel Traver


0

Si en algún momento le hubieran preguntado a Segundo de Chomón qué recordaba de la tierra que lo vio nacer, bien podría haber contestado lo que Sammy Jankis, protagonista de la película Memento: “Lamento no recordarlo. No es nada personal”. Porque cuando el cineasta contaba con solo un año y dos meses de edad la familia abandonó su casa en la plaza de la Libertad – la actual plaza de La Marquesa- en Teruel, para marcharse a Valencia. Allí habría vivido unos cuantos años con su madre, su hermano pequeño y su padrastro, para después volver a hacer las maletas y marcharse a Barcelona, donde se cree que un joven Chomón habría comenzado a interesarse por un arte que todavía estaba en pañales, el cine.

Chomón no creció en Teruel ni fue a la escuela en esta ciudad, como se creía hasta ahora. Pero hay más, al parecer tuvo una segunda mujer que resultó ser, en realidad, la primera del cineasta y el que se cree que era su hijo con Julienne Mathieu fue realmente su hijastro, reconocido más tarde por Chomón. Una biografía del turolense, Ivan Núñez Alonso, arroja luz sobre los primeros treinta años de vida de Segundo de Chomón, que hasta el momento habían permanecido en la sombra.

Núñez comenzó a interesarse por Chomón cuando se cumplió el 170 aniversario de su nacimiento. Una exposición en el instituto que lleva el nombre del cineasta le llevó a indagar en los registros para saber si realmente había estudiado allí como se creía, pero no encontró rastro de él. Hablando con estudiosos del genio del cine, pronto se dio cuenta de que las biografías que se habían escrito hasta el momento tenían un gran vacío en los primeros años de vida y así es como Núñez comenzó su propia investigación. “Empecé a buscar cómo se había extendido el apellido Chomón por España y vi que en Valencia había habido varios. Incluso encontré una noticia que me cuadraba porque era sobre un médico apellidado Chomón y enseguida lo relacioné con su familia paterna, donde había una larga tradición de destacados médicos. También en la partida de nacimiento de Chomón se aludía a la profesión de su padre”.

Tirando del hilo, Núñez dio con varios censos de la ciudad de Valencia donde aparecían la madre de Chomón, María Luisa Ruiz; Isaac Chomón, su hermano pequeño; y el propio Segundo de Chomón. De Isaac Chomón padre no había rastro. Poco después el autor turolense encontraría el testamento del padre, lo que le ayudó a entender por qué la familia abandonó Teruel cuando el pequeño Segundo solo tenía un año y unos pocos meses de edad. Isaac estaba enfermo, y siendo conocedor de que no le quedaba mucho tiempo, decidió marchar con su familia a Valencia donde sus parientes  podrían cuidar de su mujer y sus hijos cuando él faltase. Se cree que llegaron a la capital en enero de 1873 y solo un mes después falleció. 

“La sorpresa fue que en otro censo posterior de la misma casa donde antes aparecían los dos hermanos Chomón, su madre, los abuelos paternos y dos sirvientas, ahora había un tal Antonio Argüelles también. Tenía unos siete u ocho años más que María Luisa y todo me llevaba a pensar que se trataba de un segundo marido de ella”, explica Núñez.

Gracias a eso pudo explicar el traslado de la familia Chomón-Ruiz -entonces Argüelles-Ruiz- a Barcelona entre los años 1876 y 1880. Núñez apunta que esta mudanza pudo deberse a motivos laborales, pues Argüelles comenzó a trabajar en la Compañía Trasatlántica de Barcelona en el 80.

Que Chomón viviese en la ciudad condal durante los últimos años del siglo XIX fue una afortunada casualidad, pues como señala Núñez, “Barcelona se convirtió en uno de los epicentros del nacimiento del cine en nuestro país, lo que hará que Chomón pueda impregnarse de la atmósfera de los primeros años del cinematógrafo, y también llegue a mantener contacto con los denominados “pioneros” del cine”. La primera proyección de cine en España fue precisamente en la ciudad condal, en 1896.

Sus primeros pasos en el cine

Antes de su salto al mundo del cine, Chomón viajó a Cuba como voluntario en 1897 para servir al ejército. Un capítulo de la vida del cineasta que ya se conocía gracias a biografías como las de Juan Gabriel Tharrats y a Agustín Sánchez Vidal. Allí desempeñó funciones de escribiente en las oficinas de La Habana. “Seguramente por eso se especuló con que fuera escribiente aquí en Teruel, porque  durante su estancia en Cuba se dedicó a eso. Ahora sabemos que no fue así”, apunta Núñez.  Chomón volvió a España en 1899, con una buena posición económica gracias a su participación en la Guerra de Independencia de Cuba. 

Solo dos años después, en noviembre de 1901, el periódico El Diluvio lanzaba un anuncio del propio Chomón en el que hacía un llamamiento a mujeres con nociones de pintura para colorear películas en el taller de la calle Poniente (actual Joaquín Costa). “Pienso que Chomón tenía una enorme creatividad y siempre le gustó experimentar y ver cómo podía mejorar lo que ya existía. En el taller de coloreado, por ejemplo, creó una máquina, el pochoir, para colorear de manera más o menos industrial, en mucho menos tiempo. Fíjate si es genio que en 1902, a los pocos meses de este primer taller, aparece un anuncio en la Voz de Cataluña que dice que se iba a proyectar una película, Barba Azul, iluminada por el reputado iluminador de películas Don Segundo de Chomón”.

Poco después conocería a Albert Marro y a Lluis Macaya propietarios de la sociedad Macaya y Marro, junto a quienes filmaría sus primeras cintas. Aunque esto ya pertenece a otro capítulo de la vida de Chomón, del que Núñez quiere seguir investigando.

Las dos mujeres de Chomón

Otra de las grandes sorpresas para Núñez fue descubrir que Chomón no tuvo una única mujer como se creía. Su primera y desconocida esposa fue Jeanne Rey también nombrada como Juana Ray, una joven de 18 años que vivía en su mismo edificio. “Encontré las amonestaciones previas a la boda en el Archivo Diocesano de Barcelona y la inscripción del matrimonio en el Registro Civil. Se casaron en noviembre de 1894”.

Esto ponía en serias dudas la teoría previa de otros autores según la cual Chomón habría viajado a París en 1895 donde supuestamente conocería a Julienne Mathieu -su segunda mujer- y solo dos años después nacería el hijo de ambos, Robert Chomón. Núñez encontró algo que refutaba esta posibilidad casi por completo: el registro de nacimiento de Robert donde se detallaba que era de padre desconocido. No fue hasta 1925, cuando el joven tenía 28 años, cuando Chomón lo reconoció como su hijo y le dio su apellido en Turín (Italia). “Además, parece poco probable que solo un año después de casarse con Juana, Chomón viajase a Paris, cuando todavía no se le relacionaba con el cine, para supuestamente ver una  proyección de los hermanos Lumière”.

Lo que no puede esclarecerse por el momento es cuándo terminó la relación con Jeanne Rey y comenzó su idilio amoroso con Julienne Mathieu. “He podido saber que la primera esposa, Juana, murió años después y parece que Chomón esperó a que esto ocurriera para reconocer al hijo de Mathieu”. Tampoco se sabe en qué momento conoció a su segunda mujer, aunque Nuñez sospecha que pudo ser en alguno de sus viajes a Paris -a partir de 1910- cuando ya trabajaba con la prestigiosa compañía Pathe.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats