Hosteleros y comerciantes turolenses, ante las restricciones en Aragón: “Los contagios están en las casas”

A partir del lunes la hostelería tendrá aforos del 50% en terrazas y estará prohibido el consumo en interior.

Los hosteleros y comerciantes turolenses no han visto con buenos ojos las nuevas medidas que el Gobierno de Aragón ha decretado para frenar la expansión de la Covid-19 en la Comunidad. Si bien no están en contra del confinamiento perimetral de la ciudad, lamentan que el nivel 3 de alerta vuelva a cargar contra ellos, reduciendo aforos y horarios, porque insisten en que los contagios no se dan en los establecimientos, sino en los hogares particulares, donde se organizan reuniones particulares de amigos y familiares.

El presidente de la asociación provincial de Teruel Empresarios Turísticos (TET), Juan Ciércoles, es muy claro en este sentido: “Cuando cierras la hostelería le estás dando más armas a la gente para que se vaya a sus casas a celebrar reuniones familiares y fiestas de amigos, donde no hay mascarillas, no hay distancia, no hay geles hidroalcohólicos y no se cumple ninguna medida higiénico sanitaria”.

Ciércoles reconoce la alta incidencia que el coronavirus tiene en la ciudad, pero asegura que apenas el 3,5% de los contagios se da en bares y restaurante. Así lo indica la plataforma Juntos con la Hostelería, que engloba a FIAB, Hostelería de España y AECOC, y que señala también que, según los datos del Ministerio de Sanidad, el 14,2% de los brotes resultan de las reuniones familiares y de amigos en domicilios. “Nosotros hacemos de policías con los clientes para que la gente no se contagie, pero en sus casas son incontrolables”, añade el presidente del TET.

Critica además que las medidas que regula el nivel de alerta 3 para el sector de la hostelería es “como si nos volviéramos un poco locos” y asevera que “la hostelería no va a morir de coronavirus, sino que va a morir de hambre”. Así, advierte que están valorando hacer una serie de acciones reivindicativas en la capital turolense para dar visibilizad a los problemas que atraviesa el sector y para pedir otras medidas de prevención de la Covid-19 que no carguen sobre la hostelería.

En la misma línea, el presidente del Centro Comercial Abierto de Teruel, Rodolfo Pangua, explica que desde la asociación de comerciantes han defendido “en todo momento” que la prioridad debería ser “identificar los focos y controlar los brotes” y considera que en el comercio es difícil que se den contagios porque “todo el mundo lleva la mascarilla puesta”. “Lo importante es poner el foco dónde están los problemas, porque hacen falta planes y rastreadores”, añade.

Pangua reclama además subvenciones a las administraciones para que los comercios puedan seguir abiertos y argumenta que, si no dan esas ayudas ahora a los comerciantes, tendrán que dárselas después en forma de prestación por desempleo. En este sentido, recuerda la importancia del comercio local y de cercanía en las pequeñas ciudades como Teruel y pone en valor que durante los primeros meses después del confinamiento los vecinos tuvieron un “comportamiento ejemplar y hasta emocionante” porque les respaldaron “de una forma increíble”, comprando en las tiendas de la ciudad. 

El sector turístico, apagado

El confinamiento de la ciudad de Teruel, unido al de Huesca y Zaragoza, ha truncado una recuperación que en la capital turolense estaba siendo rápida, al menos para el sector turístico, teniendo en cuenta que los turistas buscaban este año lugares pequeños y tranquilos. Así quedó evidenciado en el pasado puente del Pilar, cuando las calles del Centro Histórico rebosaban de visitantes y auguraban que el festivo de Todos los Santos también sería bueno.

No será así, tal y como relata María José Martín, propietaria del hotel El Mudayyan, uno de los más populares de la ciudad, donde las únicas llamadas que reciben desde este miércoles son para anular reservas. Detalla Martín que para este fin de semana tenían 22 de sus 29 habitaciones ocupadas, pero que les habían llamado para cancelar porque no podían entrar en la ciudad. Así, ha tenido que aplicar de nuevo un ERTE en la plantilla, porque desconoce hasta cuando se prolongará esta situación.

En Dinópolis y el Mausoleo de los Amantes directamente han echado el cierre hasta nuevo aviso tras el confinamiento de la ciudad. “Debido a las medidas anunciadas por el presidente de Aragón, nos vemos obligados a cerrar hasta que la situación sanitaria mejore y se puedan tomar nuevas medidas de flexibilización de la situación”, señala la directora gerente del parque paleontológico, Higinia Navarro. También desde la Fundación Amantes justifican el cierre como una “medida de prevención y responsabilidad”, que se prolongará hasta que “concluyan las medidas preventivas”.

Etiquetas
Publicado el
22 de octubre de 2020 - 22:49 h

Descubre nuestras apps

stats