Lambán envía una carta a la ministra Ribera para que recurra la sentencia sobre el embalse de Mularroya

Lambán remite a Ribera las razones para seguir con el embalse de Mularroya

El presidente de Aragón, Javier Lambán, expone en una carta a la ministra de Transición Energética, Teresa Ribera, "razonamientos solventes" para que el Ministerio recurra cuanto antes la sentencia de la Audiencia Nacional que anula el proyecto del embalse de Mularroya.

Entre los argumentos que emplea Lambán figuran que se trata de una obra promovida por el Gobierno de España, que tiene invertidos 133 millones de euros, que "tenía mucho sentido cuando se planificó" y "más" en la actualidad, como ha declarado a los medios antes presidir la Mesa del sector sanitario y asistencial que coordina los proyectos públicos y privados que optan a los fondos UE Next Generation.

"Lejos de pensar que estas obras están pasadas de moda, cada vez estarán más vigentes", ha asegurado Lambán, que considera que son "la mejor receta" para almacenar agua con la que hacer frente a la escasez de precipitaciones que puede implicar el cambio climático.

Sentencia de la Audiencia Nacional

El presidente de Aragón ha asegurado que para ello no se le ocurre "otra cosa" que construir embalses "razonables, sostenibles, con los preceptivos estudios de impacto ambiental", como es el caso de Mularroya, anulado la semana pasada por la Audiencia Nacional al considerar que incumple la Directiva Marco Europea.

La Audiencia Nacional reconoció que la presa de Mularroya, así como su derivación y conducción de trasvase, infringe lo prevenido en la Directiva Marco del Agua con relación al cumplimiento de su artículo 4 sobre objetivos medioambientales y, según han defendido las organizaciones SEO/BirdLife y Jalón Vivo, “en lo relativo a la obligación de justificar la excepcionalidad de no evitar el deterioro de los ríos afectados y los motivos de las alteraciones que provocan sobre sus masas de agua”.

El pantano de Mularroya (Zaragoza) es una de las grandes obras hidráulicas que quedaron incluidas en el Pacto del Agua de Aragón de 1992 y contaba ya con dos sentencias que lo anulaban, tanto por la Audiencia Nacional (2009) como por el Tribunal Supremo (2013). Las dos asociaciones contrarias al proyecto defienden que, “a pesar de contar con estas dos sentencias en contra, y de los claros indicios sobre sus impactos negativos sobre los ríos y la biodiversidad, así como sobre los incumplimientos de las normativas comunitarias, la Confederación Hidrográfica del Ebro no desistió y volvió a tramitar el proyecto para su aprobación”. De la que obtuvo, según afirman, la obtención de una nueva declaración de impacto ambiental favorable y la aprobación en 2015. Esta nueva aprobación fue de nuevo impugnada ante la Audiencia Nacional en 2016 por la Asociación Jalón Vivo y SEO/BirdLife, y es sobre la que ahora la Audiencia Nacional ha comunicado sentencia.

Preguntado por las discrepancias que en esta materia existen con dos de los socios de gobierno (CHA y Podemos), ha recordado que "las hay y están aceptadas" porque son más las coincidencias que justificaban su apoyo a la investidura. Además, ha precisado que de once miembros del Gobierno, nueve apoyan el pantano "y la minoría nunca puede bloquear a la mayoría".

Para Lambán, éste es un proyecto "difícil de descalificar" por quienes defienden políticas contra la despoblación porque, a su juicio, "no hay mejor política" para frenarla que el fomento de los regadíos, que "no se riegan con regaderitas traídas de casa" sino, ha precisado, mediante obras de regulación.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats