La portada de mañana
Acceder
Los sanitarios advierten de la grave situación en la Comunidad de Madrid
Villarejo confesó una operación para que Gürtel no alcanzara a la cúpula del PP
Opinión - Es el sistema, amigos, por Neus Tomàs

Preocupación e indignación de los padres y madres de Huesca por la vuelta al colegio: “no sabemos cómo se van a gestionar los grupos burbuja”

Sara, enfermera y coordinadora COVID-19, toma la temperatura a la entrada de un colegio

La semana pasada, ante la inminente vuelta al colegio, un grupo de madres y padres de Huesca recogió más de 600 firmas para que el retorno a las clases fuera opcional. En su escrito sostienen que la vuelta de los niños y niñas a las aulas debería ser una decisión de los familiares hasta que “no se aseguren unas medidas eficaces y seguras para el alumnado”. Valeria Lera, portavoz del grupo, añade que muchos son personas de riesgo y no quieren poner en peligro su salud. El pasado lunes entregaron las firmas al registro de educación de Huesca.

“Igual que en marzo nos prohibieron llevar a los hijos al colegio sin mirar si trabajábamos o nos podíamos hacer cargo de ellos, ahora vemos normal que nos tengan que pedir opinión o que fuese opcional”, señala Lera. Su situación personal también tiene que ver, ya que una de sus cuatro hijas padece asma, además de compartir edificio con su madre, por lo que no quiere “riesgos”. Añade que muchos de los firmantes también tienen miedo por motivos similares, son personas de riesgo ante la COVID-19.

Estos padres y madres argumentan que “nadie garantiza la salud y seguridad” del alumnado. “No tiene sentido que, si no se puede quedar más de 10 personas en un mismo momento, se pretenda reunir a 20 niños y niñas en un espacio cerrado”. Indican que muchos organismos y entidades no atienden personalmente por situación de riesgo y la comunidad educativa se expone a este riesgo.

Comparan la situación con una familia numerosa “a la que le cuesta organizar y supervisar a su hijos e hijas, ¿cuánto le costará al profesorado?” y solicitan que “se tomen medidas eficaces, se dé la opción de asistencia al centro y se prime la seguridad y la salud”. “No estamos en contra de la educación, estamos a favor del bienestar y la salud de la comunidad educativa”, aseguran.

Lera asume que no se va a conseguir nada, que este es un acto meramente simbólico. Sin embargo, le preocupan las medidas tomadas: “Aunque creen grupos burbuja siempre habrá niños o niñas que después tengan alguna extraescolar, o vayan a los parques y se junten con otros menores”, insiste. La alternativa que proponen es la educación online, “es mejor que vayan un poco más retrasados este año o sirva como repaso del curso pasado y estar seguros a que se expongan de estas maneras”, concluye.

Pocos espacios y sin servicio de madrugadores

La Asociación de Madres y Padres del colegio público Pedro J. Rubio de Huesca no pide que la vuelta a las aulas sea opcional, pero también muestra su preocupación respecto a la efectividad de las medidas tomadas. Su presidenta, Idoia Campo, no entiende como se organizarán los almuerzos dentro del aula, sin mascarilla y en un espacio cerrado. “La vuelta al colegio va a ser segura pero no nos convencen algunas decisiones como suprimir el servicio de madrugadores o reconvertir algunos espacios”, insiste.

El servicio de madrugadores se trata de un servicio complementario para apoyar a las familias en la conciliación de la vida laboral. Consiste en la ampliación del horario de apertura del centro escolar para que aquellos padres y madres puedan dejar antes al niño o niña en la escuela. Desde la AMYPA aseguran que la supresión de este servicio ha supuesto un grave problema para decenas de familias, de la misma manera que algunas actividades extraescolares y de repaso para aquellos alumnos y alumnas con problemas de aprendizaje y que “no se ha planteado ninguna alternativa siendo que faltaron los últimos tres meses del curso anterior”. 

Etiquetas
Publicado el
8 de septiembre de 2020 - 23:00 h

Descubre nuestras apps

stats