eldiario.es

9

ARAGÓN

Las trabajadoras de residencias de ancianos consumen habitualmente psicofármacos para paliar la ansiedad

CC OO en Aragón alerta de la presión y la precariedad laboral de este colectivo, en el que las mujeres representan el 90 %

“Urge una remodelación total e innovar en prevención porque es inaceptable que se trabaje como hace 50 años”

En Aragón, 10.000 personas trabajan en el sector de la dependencia. El sindicato presenta la campaña “Tus derechos, la mejor medicina” ante el incremento detectado

Jornada informativa del sindicato CC OO con trabajadoras de residencias de ancianos.

Jornada informativa del sindicato CC OO con trabajadoras de residencias de ancianos. CC OO Aragón

Enfermedades del aparato músculo-esquelético y del sistema nervioso, el aumento del consumo de medicamentos y psicofármacos, salarios inferiores a 14.000 euros al año y una persistente presión y precariedad laboral. Este es el diagnóstico de las trabajadoras de residencias de ancianos realizado por el sindicato CC OO que esta mañana ha denunciado la situación de este colectivo. “La carga y presión laboral enormes” que sufren las trabajadoras de las residencias de ancianos está detrás del incremento del consumo de psicofármacos que el sindicato ha detectado en el colectivo como salida para poder afrontar su día a día.

El Área de Salud Laboral Confederación Sindical de CCOO constata que en los últimos diez años se ha duplicado el consumo de psicofármacos por parte del personal de atención directa en residencias para mayores (del 5% en 2008 se ha pasado al 10% en 2019, según los datos extraídos del Observatorio español de la droga y las toxicomanías). Una situación que, para CCOO, exige medios para atajar el problema en el origen, al evidenciarse que los psicofármacos son el tercer grupo de sustancias más consumidas por los trabajadores de estos centros. 

A la práctica totalidad de trabajadoras del sector (las mujeres representan el 90 % y los salarios brutos no llegan a los mil euros) les duele tres o cuatro partes del cuerpo a diario y recurren a analgésicos, antiinflamatorios o estimulantes, como tenía y cafeína, para acudir a sus puestos de trabajo, pero si los problemas no se atajan desembocan en alteraciones del carácter y del sueño e incluso depresión y eso "abre la llave" al uso de psicofármacos, según ha destacado José Rodríguez Valdés, del área de Salud Laboral confederación de CCOO, tras llevar a cabo un estudio del consumo de medicamentos por medio de entrevistas con trabajadoras del sector (gerocultoras, limpiadoras, enfermeras, personal de Medicina del trabajo y Atención, Servicios de prevención, representantes sindicales) de residencias de la tercera edad de 10 comunidades autónomas.

Responsables de Salud y Seguridad Laboral de CC. OO. en Aragón, en la presentación del informe de trabajadoras de residencias de ancianos.

Responsables de Salud y Seguridad Laboral de CC. OO. en Aragón, en la presentación del informe de trabajadoras de residencias de ancianos. CC OO Aragón

La realidad de este sector feminizado son cargas de trabajo enormes y con una enorme presión de tiempos lo que genera que prácticamente la totalidad de las trabajadoras presenten “dolores en numerosas partes de su cuerpo”. Unas cargas de trabajo que son consecuencia de unas ratios insuficientes que contemplan un máximo de dos gerocultoras por cada 10 usuarios. En Aragón, 10.000 personas trabajan en el sector de la dependencia, un colectivo que (por estas circunstancias) presenta un elevado consumo de fármacos y psicofármacos para paliar sus dolores musculares y rebajar su nivel de ansiedad.

Policonsumo de medicinas para paliar dolores musculares y depresión

En cuanto a las formas de consumo, la campaña revela que se trata de un “policonsumo” ya que unos medicamentos, lleva al consumo de otros para paliar los efectos de los primeros. Los grupos de discusión y las entrevistas han revelado también que, en la mayor parte de los casos, analgésicos y antiinflamatorios no son recetados por un profesional sino que funciona mucho el boca a boca.

Tras estos resultados, el sindicato ha desarrollado una jornada informativa en Zaragoza con delegadas sindicales y trabajadoras de residencias para presentar su campaña ‘Tus derechos, la mejor medicina’ para dar visibilidad a la situación y advertir de las consecuencias del uso de determinados medicamentos, ha constatado que no se implementan medidas preventivas eficaces ni las trabajadoras reciben una formación adecuada, y además cuentan con escasas ayudas técnicas para evitar malas posturas y sobreesfuerzos.

CC OO denuncia la falta de camas reguladas, la persistencia de barreras arquitectónicas, la falta de personal y la inadecuada distribución de turnos y tareas, así como los riesgos a los que exponen a contagios y a productos tóxicos y las carencias de batas, mascarillas y guantes. Es un sector, ha advertido Álvarez, al que urge "una remodelación total" e innovar en prevención porque “es inaceptable que se trabaje como hace 50 años”.

Perder la salud por miedo a perder el trabajo

Una situación que vive desde hace 30 años una trabajadora de una residencia de Zaragoza (ha dado su testimonio sin dar su nombre para evitar represalias), relatando que su trabajo diario es "una carrera de fondo” en el que la meta “no es la atención a los ancianos” sino cumplir los “objetivos como negocio" marcados por la dirección y sin poder alzar la voz, por miedo al despido. “No existe una organización del trabajo, no puedes coger la baja porque te despiden y muchas de nosotras tenemos que tomar medicación”, ha precisado. La trabajadora también ha denunciado las presiones de la dirección para que no pueda ejercer su labor como representante de sus compañeros de trabajo, “a mí, la dirección me ve como un problema. No puedo reunirme con mis compañeros y muchas veces tienen que llamarme por teléfono para evitar represalias”.

En este sentido, Luis Clarimón, del área de Salud Laboral de CCOO Aragón, ha matizado que las trabajadoras renuncian a coger bajas laborales por miedo a perder el empleo, y eso "les lleva a la pérdida de la salud”.

Para CCOO es imprescindible que se mejore significativamente la vigilancia preventiva de la salud: “hay que ir a la prevención real en las empresas. Nos hemos centrado en analizar y detectar el riesgo ergonómico y el psicosocial y exigimos medidas preventivas que se adapten a las personas”, mejorando las condiciones de trabajo para que cumplan los convenios del sector, así como los pliegos de condiciones en las Comunidades y Ayuntamientos. El sindicato reclama también el incremento de la financiación por parte del Estado para equilibrar la financiación con las Comunidades Autónomas que supera el 80% mientras que la administración central no llegar al 20% de la aportación total.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha