La portada de mañana
Acceder
Sánchez y Aragonès preservan el diálogo pese a la escalada verbal
El aumento de las explosiones del volcán incrementa el temor
Opinión - La justicia italiana no tiene nada que decir, por Javier Pérez Royo

La oposición exige que el bipartito "pase de las buenas intenciones a los hechos"

El Parlamento de Cantabria acogerá el debate presupuestario próximamente. | Joaquín Gómez Sastre

En un periodo de crisis, con recortes presupuestarios casi obligados y recursos públicos escasos, los responsables políticos del Gobierno de Cantabria deben añadir la dificultad de gestionar un Gabinete integrado por dos partidos y una minoría parlamentaria que limita su capacidad de acción. Los 100 días de 'cortesía' se han agotado y la batalla de los presupuestos obligará al Ejecutivo autonómico a fomentar el diálogo con otros grupos políticos para sacar adelante sus cuentas.

La oposición tiende la mano y ofrece acuerdos estables al Gobierno bipartito

La oposición tiende la mano y ofrece acuerdos estables al Gobierno bipartito

Ante este escenario, la oposición exige que el bipartito "pase de las buenas intenciones a los hechos" y se ponga a gobernar después de "muchos gestos que no se han concretado en medidas útiles para los ciudadanos". Podemos y Ciudadanos, fuerzas emergentes en esta batalla política y dialéctica, destacan y reconocen la "agenda social" del Ejecutivo, mientras que el Partido Popular habla de "inacción" en la iniciativa política de regionalistas y socialistas. 

"Hasta ahora hay mucho voluntarismo, muy buenas palabras. Han repartido mucho cariño a unos y a otros, pero no han hecho nada por mejorar las cosas", opina Eduardo Van den Eynde, el portavoz parlamentario del PP. El diputado popular sí reconoce que el Gobierno "no tiene sus propias cuentas" puesto que trabaja con un presupuesto 'heredado' de la anterior etapa, por lo que espera que la elaboración de los presupuestos de 2016 concrete las verdaderas prioridades del bipartito y establezca sus políticas de cara al futuro.

Además, Van den Eynde asegura que el hecho de que el Gobierno no tenga mayoría le obliga a "tender puentes" con la oposición, un hecho que destaca como positivo para que se fomente una política de pactos que la tendencia natural en el Parlamento de Cantabria había dejado de lado. "Lo más innovador esta legislatura es que haya cinco fuerzas políticas en la Cámara, lo que añade más pluralidad, enriquece el debate y rompe dinámicas negativas", opina el portavoz del PP.

Demandas ciudadanas

Entre los 'nuevos' está José Ramón Blanco, líder de Podemos en Cantabria y con una amplia trayectoria en los movimientos sociales de la comunidad autónoma. Es precisamente en este terreno, en el de las políticas sociales, en el que se encuentra más cómodo con el Gobierno de Miguel Ángel Revilla (PRC) y Eva Díaz Tezanos (PSOE). "La lucha contra los desahucios o la Renta Social Básica han entrado en el debate político y parece que se van dando pasos. En ese sentido, estoy satisfecho", asegura.

Para Podemos, lo peor es que "todo avanza muy lento, muy despacio". "Se están dando respuestas a muchas de las demandas ciudadanas, que parece que van a concretarse en los próximos meses. Lo que no sabemos es si los plazos que están dando tienen un interés electoral y no queremos que estas situaciones de emergencia se utilicen políticamente en la campaña", subraya Blanco.

"Es un Gobierno de buenas intenciones", sentencia Rubén Gómez, portavoz de Ciudadanos, cuando se le pide una valoración de estos primeros 100 días. En su opinión, "falta traducir esas buenas intenciones en hechos" y pone 'deberes' al Gobierno bipartito: sanidad, educación, empleo e industria. Esas son las áreas que el partido de Albert Rivera considera "fundamentales" para el desarrollo de Cantabria.

A pesar de que el Ejecutivo está "maniatado" por un presupuesto que no aprobaron, Rubén Gómez pone como ejemplo de "buena gestión" la labor del consejero de Educación, en decisiones que se traducen, por ejemplo, en la recuperación de los profesores a tiempo completo en las aulas de dos años. "En Sanidad, sin embargo, están haciendo poco o nada. Valdecilla sigue ahí, cerrado, a la espera de que pueda entrar en servicio", concluye.

En los primeros plenos ordinarios de la legislatura, los resultados de las votaciones han sido siempre inciertos, con combinaciones diferentes casi en cada propuesta. Incluso, el Gobierno se ha quedado solo y ha perdido votaciones como la que le insta a hacer frente a las pagas extra atrasadas a los funcionarios, lo que indica las dificultades que tendrá a partir de ahora para contentar a una mayoría parlamentaria que saque adelante sus propuestas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps