Fernando Martín, experto en tabaquismo: ''El tabaco es la primera causa de muerte evitable en Cantabria''

Fernando Martín Fuente, director de la Unidad de Tabaquismo del SCS.

Un cigarro es un arma de matar. No solo para quienes lo consumen, sino para todo aquel que se encuentre a su alrededor. ''El tabaco es la primera causa de muerte en Cantabria, en cuanto a fallecimientos evitables''. El doctor Fernando Martín, director de la Unidad de Tabaquismo del SCS, lo tiene claro. Eso en el caso de los fumadores activos, pero ¿qué hay los fumadores pasivos? Para ellos supone ''la tercera o cuarta causa de muerte''. Los datos son, cuando menos, inquietantes.

El Colegio de Médicos ofreció el pasado martes 21 de enero la charla 'Cómo abordar el tabaquismo en Cantabria en la actualidad' con motivo de la inclusión de algunos fármacos antitabáquicos -vareniclina y bupropion- en la sanidad pública para disminuir patologías relacionadas con el consumo del tabaco. Al evento asistieron Fernando Martín Fuente, de la Unidad de Deshabituación Tabáquica del Servicio Cántabro de Salud (UDESTA), y Luis Gutiérrez Bardeci, coordinador de la Red Cántabra de Centros Sanitarios Sin Humo.

Martín trabaja en la UDESTA desde hace 14 años, una unidad por la que ya han pasado más de 9.400 pacientes. El experto habla del tabaquismo, en conversación con eldiario.es Cantabria, como una ''epidemia'' que ocasiona la muerte a ''la mitad de los que fuman'', por lo que ''cuatro o cinco millones de personas fallecerán en España en los próximos años''. Además, en nuestro país provoca ''la inhabilitación anual de unas 60.000 personas''.

''Hace 15 años, Cantabria era la comunidad con mayor prevalencia tabáquica del país, pero ha descendido del 40 al 22 por ciento'', cuenta aliviado. Además, esa cifra se pretende reducir aún más este año, algo que el especialista ve ''asequible y posible'' porque ''la gente está más concienciada y conoce más los perjuicios del tabaco''.

''Cada cigarro contiene 8.400 sustancias, 84 de ellas cancerígenas'', sostiene Martín. Sin embargo, todavía hay quien piensa que existen diferencias entre el tabaco negro, rubio, puritos... ''Todos son tóxicos desde la primera calada al primer cigarro, y esa toxicidad es acumulable'', afirma tajante el experto. ''También lo son los cigarrillos electrónicos, a pesar de que sus estudios no contrastados digan que son menos tóxicos'', reitera.

Las otras secuelas del tabaco

La muerte es la peor consecuencia del tabaquismo, pero ¿cómo afecta el tabaco al organismo mientras estamos vivos? El doctor Martín afirma que ''existen 25 tipo de cáncer asociados al consumo de tabaco, como el de pulmón (en el 90 por ciento de casos), páncreas o riñón. En cambio, otros problemas de salud más comunes, como infartos, ictus o la hernia discal, también están vinculados al consumo de esta sustancia.

Pero no solo fuma el fumador. De hecho, antes de que la Ley antitabaco entrase en vigor en 2010, ''morían mil hosteleros al año por la inhalación del humo del tabaco'', apunta. Por ello, la finalidad de esta ley ''no era prohibir fumar a los fumadores, sino proteger la salud de los que fumaban de forma pasiva'', asegura Martín, quien desvela que el porcentaje de personas no fumadoras ya asciende al 75 por ciento.

Según el especialista, generalmente se empieza a fumar son los 15 años y se intenta dejar a los 55, puesto que ''es cuando el cuerpo te pasa factura''. No obstante, Martín sostiene que ''el 70 por ciento de los fumadores quiere dejarlo porque sabe que tiene un problema''.

Sin embargo, dejar un hábito no es una tarea sencilla, a pesar de que ''cuanto más tiempo pasas sin fumar, menos posibilidad tienes de caer de nuevo'', según apunta Martín. ''El fumador es un dependiente crónico, como lo es un alcohólico o un diabético'', por lo que ''la mayoría de los que intentan dejarlo sin ayuda recaen después de un año sin fumar''. Así, el experto ha aclarado que ''el efecto de los fármacos antitabáquicos -financiados por la Administración- no es que dejes de fumar, sino duplicar las posibilidades que tienes de dejarlo''.

Una financiación parcial

En cuanto a la financiación de los fármacos antitabáquicos por parte de la Administración, el especialista considera que se trata de una ''inversión a corto plazo'', pero que a la larga será ''beneficioso para las arcas de la sanidad''. ''Los fármacos suponen medio millón de euros anuales a la Administración. En tres años, esa inversión se compensaría con la reducción de ingresos hospitalarios y bajas laborales, entre otras'', explica.

No obstante, Martín revela que para que un paciente tenga un acceso financiado a dichos fármacos deberá someterse a un ''test de dependencia'' y cumplir parámetros como ''un consumo a diez cigarros diarios o haber intentado dejar de fumar el año anterior'', entre otros.

Respecto a las posibles medidas que podrían erradicar este problema, Martín no contempla en ningún caso la prohibición absoluta de esta sustancia, ya que ''en España fuman 9 millones de personas'' y llevarlo a cabo supondría ''la profliferación del contrabando y de las mafias''. Para el experto, sería mucho más eficaz ''el incremento de precios'', que no afectaría tanto a los ya fumadores, sino que impediría que los jóvenes se iniciaran en esta práctica.

Etiquetas
Publicado el
27 de enero de 2020 - 10:17 h

Descubre nuestras apps

stats