Castilla-La Mancha Blogs y opinión

Sobre este blog

Espacio de divulgación científica y tecnológica patrocinado por la Universidad de Alcalá (UAH), con el objetivo de acercar el conocimiento y la investigación a la ciudadanía y generar cultura de ciencia

"Las empresas que hayan hecho los deberes en materia de seguridad pueden estar tranquilas”

Más mujeres en tecnología, clave para un futuro igualitario, dicen las expertas

El teletrabajo se ha instalado desde el inicio del estado de alarma en muchos hogares del país. Hacerlo de forma segura se ha convertido en un gran reto, tanto para las empresas como para los usuarios. Según datos de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme), el 60% de ellas cierran en los seis meses siguientes a sufrir un hackeo. ¿Está preparado nuestro país para afrontar esta crisis desde un punto de vista tecnológico?

Hablamos con Antonio Portilla Figueras, catedrático de Universidad del Departamento de Teoría de la Señal y Comunicaciones, director de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Alcalá y director del Observatorio ISDEFE-UAH en TIC y Avance Digital sobre los principales retos para las próximas semanas en el ámbito tecnológico.

¿Está preparada España para el teletrabajo, desde un punto de vista tecnológico?

Sí, por varios motivos. Uno de ellos, es que la penetración de la tecnología dentro de los hogares españoles es muy elevada. Somos un país en el que prácticamente es imposible encontrar un hogar en el que no haya un dispositivo tecnológico conectado a una red.

En cuanto a la infraestructura externa, España es la campeona de Europa en cuanto al despliegue de fibra óptica, algo muy necesario en estos momentos para poder realizar un teletrabajo de manera eficiente. Según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) los accesos de banda ancha fija, en número de líneas, llegaron en España a final de 2019 a más de 15 millones, de los cuales, más de 10 millones son de fibra. De los 15 millones de líneas, 12 son de mercado residencial, siendo el total de hogares en España alrededor de 18 millones.

No te diré que tengamos a toda la población cubierta pero tenemos un despliegue de fibra que es la envidia de toda Europa, eso te lo puedo certificar. Por otra parte, hay 45 millones de líneas de banda ancha móvil, de diferentes tipos. En conclusión, desde un punto de vista tecnológico, estamos preparados para el teletrabajo.

¿Cree que en este momento se pueden aprovechar los cibercriminales de esta situación para sacar provecho o robar información de empresas?

Se puede responder con un refrán castellano ‘A río revuelto ganancia de pescadores’. Como ahora mucha gente está intentando o bien suscribir, o bien renovar o bien generar medios de entretenimiento estilo Netflix, HBO o mejorar sus condiciones dentro del acceso que tienen a internet, hay numerosas campañas de suplantación de identidad (phishing) para robo de credenciales.

Se van a intentar aprovechar de los usuarios, pero también de las empresas. Si nosotros aumentamos la cantidad de teletrabajo, lo que vamos a tener son un número mucho más elevado de conexiones contra los servidores de las entidades y de las empresas, y por lo tanto, van a tener muchas más oportunidades de poder introducir software maliciosos dentro de las infraestructuras.

¿Qué medidas deben tomar las empresas para evitar eso? ¿Y los usuarios a nivel individual?

Desde el punto de vista de las empresas y aunque parezca mentira , tiene que hacer lo que harían en una situación normal, es decir, aplicar las medidas de seguridad que, por lógica, deben tener ya implantadas para protegerse ante ataques. El propio INCIBE (Instituto Nacional de Ciberseguridad) tiene mucha documentación sobre qué hacer al respecto.

Una empresa que haya hecho una auditoria de seguridad en el último año, y haya actualizado sus sistemas para hacer un sistema seguro no debería tener mayores problemas. Por otra parte, nunca vamos a estar totalmente protegidos. Debemos tener en cuenta que inversiones razonables en ciberseguridad nos protegen por así decirlo del 90 % de los tipos de ataque, pero para protegernos de cada 1 % adicional, el coste se eleva exponencialmente.

Por parte de los usuarios, es fundamental establecer una VPN, que es una red privada virtual en la cual tu te estableces un sistema seguro que permite conectarte a la empresa como si estuvieras dentro de la propia red corporativa de la empresa. Con esta medida, ya hemos quitado una buena parte de los problemas.

¿Qué se puede hacer para evitar el colapso en las plataformas educativas?

Cuando creas un servicio, ese servicio se dimensiona en dos sentidos: las capacidades del propio servicio dentro de tus servidores y el número de accesos posibles de los usuarios a ese servicio, incluyendo la infraestructura física a los servidores. Los profesionales que diseñan estas plataformas, profesionales serios del mundo IT, las planifican de manera que, es decir que se dimensionan para que, por ejemplo, una determinada institución conceda acceso a 200 usuarios y, como está pasando, de un día para otro se precisan 2.000 accesos, por lo que las empresas necesitan un periodo de tiempo (corto) para adaptarse a la nueva situación.

Además, debemos tener en cuenta la simultaneidad, es decir, de esos 200 accesos, no todos eran simultáneos, puesto que se iban espaciando a lo largo del día (los estudiantes, por ejemplo, se conectan a diferentes horas) y con las circunstancias actuales, muchos de esos accesos son simultáneos (varias clases colaborativas con 35-50 estudiantes cada una). Los tiempos de respuesta y adaptación de las plataformas parecen estar siendo cortos, por lo menos en la experiencia personal que estoy teniendo.

La crisis del coronavirus, ¿está aumentando la brecha digital?

La primera de las brechas digitales es la tecnológica, y en nuestro país se esta reduciendo significativamente. La agenda 2020 y los compromisos del Gobierno establecían que el 1 de enero de 2020 el 90% de los habitantes de poblaciones de menos de 5.000 habitantes tienen que tener acceso a internet con velocidad superior a 30 Mbps.

Pero hay otra parte de la brecha digital que es la brecha de competencias. Nosotros, mi generación, usamos las TIC todos los días en nuestros trabajos, la generación que tiene actualmente 30 años prácticamente ha nacido con un ordenador en la mano, nuestros niños son nativos digitales por lo que tenemos cubiertas nuestras competencias digitales.

Las personas por encima de 60 años, principalmente las que no están profesionalmente implicadas en la tecnología, lo tienen más complicado. Las plataformas digitales, la administración electrónica, el uso de aplicaciones avanzadas, requieren formación, aplicación y destreza. Esto hace que el potencial aislamiento de personas mayores, que les cueste trabajar con la tecnología, se vuelva más duro, al no poder usarla para conectarse con sus seres queridos.

En conclusión, brecha digital por acceso tecnológico, poca y reduciéndose, brecha digital por competencias digitales, e incluso por edad, si que parece existir.

¿Estamos preparados para las videoconferencias?

No es un tema tecnológico, es un tema más sociológico. Los españoles somos muy latinos y nos gusta mucho el contacto personal y físico, lo cual tiene aspectos positivos (empatía, competencias sociales, facilidad de negociar y trabajar en equipo) y negativos, como es el rechazo (inicial) a realizar este tipo de actividades. Hay otros países, como los nórdicos, que están más acostumbrados. Sin embargo, España es un país de gente emprendedora y avispada, y en cuanto veamos las posibilidades de estos sistemas, avanzaremos desde el punto de vista sociológico y estoy seguro de que nos adaptaremos.

¿Cuál es su reflexión final?

Como ingeniero de Telecomunicación y miembro de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación me gustaría trasladar una reflexión, que considero relevante. Durante los últimos 20 años hemos estado acostumbrándonos a que los sistemas de telecomunicación, las redes fijas y móviles de banda ancha, están presentes en nuestra vida, y lo damos como una cosa hecha. Sin embargo, es ahora, en estos momentos cuando nos damos cuenta de que son un bien fundamental y primordial, que debemos invertir en la tecnología, y que las ingenierías alrededor del mundo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones son transversales y radicalmente importantes para el funcionamiento de la Sociedad.

Finalmente quiero poner en valor la investigación realizada en este país, así como las instituciones que la realizan. Estamos viendo que las Universidades se están poniendo al servicio de la sociedad en esta crisis, con recursos humanos y materiales. Y es necesario potenciar esta investigación tanto en el ámbito sanitario, crítico en este momento, como en todos los demás puesto que sólo con investigación se hace avanzar a un país.

Sobre este blog

Espacio de divulgación científica y tecnológica patrocinado por la Universidad de Alcalá (UAH), con el objetivo de acercar el conocimiento y la investigación a la ciudadanía y generar cultura de ciencia

    Autores

Etiquetas
Publicado el
22 de marzo de 2020 - 20:40 h

Descubre nuestras apps

stats