"Indignación y alarma" entre padres y docentes ante el próximo curso escolar en Castilla-La Mancha

Educación fija las directrices para la vuelta a las aulas en septiembre

La Consejería de Educación de Castilla-La Mancha está recibiendo numerosas críticas en las últimas horas desde distintos colectivos docentes y sindicales a cuenta de la planificación del curso escolar 2020-2021 a través de la publicación de cartas o escritos en los que se muestra "indignación".

ANPE pide a la Consejería de Educación que "rectifique" la instrucción a los centros para planificar el próximo curso escolar

ANPE pide a la Consejería de Educación que "rectifique" la instrucción a los centros para planificar el próximo curso escolar

Es el caso del claustro de profesores y en AMPA del IES Brianda de Mendoza de Guadalajara que califica “de alarmante” el inicio del próximo curso: “No se están tomando medidas efectivas para preparar a los centros educativos para reducir el riesgo de brote”.

En el caso de este instituto, denuncian que los estudiantes de 2º de ESO “van a estar hacinados en clases de 33 alumnos más el profesor”. No hay sitio y tampoco forma de mantener la distancia de 1,5 metros. “Nuestras aulas, y las de la mayor parte de los centros, en nada se parecen a la que nos muestran los telediarios”, lamentan.

A los padres y docentes de este centro no les vale la carta de agradecimiento remitida hace unos días por la titular de Educación, Rosa Ana Rodríguez, a la comunidad educativa. “¿Qué se va a hacer aparte de señalizar pasillos, escalonar entradas y salidas o parcelar el patio en los recreos?”. Una pregunta a la que suman otra: “¿Adonde van a ir a parar los 2.000 millones de euros?”, en alusión a los que el Gobierno central destinará al fondo para las autonomías relacionado con el sector educativo.

“Nos negamos a ser cómplices de lo que consideramos un atentado contra la salud pública, además de la vulneración de un derecho a una educación pública digna”, concluyen en el escrito difundido en las últimas horas.

"Es como decir Buscaos la vida como podáis"

No son los únicos. En Albacete, el AMPA del IES Ramón y Cajal reclama reducir las ratios por grupo. “No hay forma de garantizar la distancia de seguridad de 1,5 metros”, lamentan, si se mantienen aulas con 30 alumnos que fueron diseñadas para un máximo de 25.  “Es imposible, y tampoco hay espacio para la utilización de los elementos efímeros homologados que propone la administración en sus ensoñaciones normativas”.

También piden aumentar “significativamente” las plantillas de los centros y rechazan “cualquier otra estrategia, como que se alternen clases presenciales y en casa”. Eso, dicen, ”no es más que un parche coyuntural cuya normalización nos parece inaceptable”.

Otra de las peticiones pasa por “generar un espacio telemático único, preferentemente público, que permita la interconexión de todos los actores de la comunidad educativa y posibilite la enseñanza por videoconferencia en caso de recrudecimiento de la pandemia”, así como crear un depósito de dispositivos informáticos destinado a compensar la brecha digital que padecen las familias más desfavorecidas.

Califican de “decepcionante” la respuesta del Gobierno regional. “Para el próximo curso, las ratios no se tocan. Alumnos y profesores seguirán hacinados en clase con el consiguiente riesgo para su salud y la de sus familias”. También critican la “rimbombante” instrucción sobre las medidas de prevención, higiene y promoción de la salud frente a la COVID-19 para el próximo curso. “Más bien podría titularse Buscaos la vida como podáis”, ironizan.

Desde Toledo, críticas muy similares en la carta que los profesores del IES Carlos III han remitido a la Consejería para mostrar su “disconformidad” tanto con la manera con la que se ha gestionado la situación durante el estado de alarma  como con todo lo que tiene que ver con el próximo curso.

“El profesorado se encuentra agotado, desilusionado y maltratado”. En su carta piden la devolución de los llamados ‘días griposos’ sin necesidad de justificante para el próximo curso y que se tomen las medidas necesarias para garantizar la seguridad frente a posibles nuevos contagios.

Eso pasa, dicen, por bajar las ratios por aula (no caben más de 20 con la distancia de 1,5 metros) o que se proponga un sistema de evaluación y calificación objetivo para todo el alumnado sobre todo en circunstancias de enseñanza online, con medios técnicos para enseñar que facilite y defienda la integridad académica.

También reclaman “instrucciones precisas” para abordar el curso, que se respete la jornada laboral de los docentes.

“No es de recibo que la responsabilidad de dirimir si un estudiante está aquejado de COVID recaiga sobre un docente"

A las críticas se han sumado tanto el sindicato STE-Castilla-La Mancha como la Marea Verde de Albacete.

“Castilla-La Mancha no puede escudarse en las adversas circunstancias nacionales para no tomar ninguna decisión de envergadura en este aspecto”, dice el sindicato, que critica la postura “hasta ahora” de la Consejería de Educación. “Ha hecho poco más que limitarse a enviar a los centros una instrucción solicitándoles que midan las aulas y vean cuanto alumnado podrían caber manteniendo las distancias de seguridad”. Por otro lado, se les explica que en el caso de que, con las ratios actuales, no se pudiera mantener dicha distancia, “se organice el centro para que ese grupo no se relacione con ningún otro grupo”.

STE-CLM, como ya hiciera hacer unos días ANPE que también criticó la instrucción remitida a los centros educativos, solicita “unas medidas más contundentes para afrontar los nuevos retos surgidos” aunque reconoce que el Ministerio de Educación “no ha sido de gran ayuda ante estas circunstancias tan excepcionales” dado que las competencias están transferidas a las comunidades autónomas.

No les vale la “excusa” de la Junta cuando habla de “autonomía de los centros” y afean que se les esté “haciendo responsables de la respuesta sanitaria que cada centro tiene que plantear” sin bajar ratios, ni reforzar plantillas.

Marea Verde Albacete también critica la postura de Educación. “Si queremos comenzar el curso 2020-21 sin lamentar desgracias personales, es imprescindible aumentar las plantillas de los centros y reducir el número de estudiantes por aula” y además crear al menos una plaza de Enfermería por centro.

“No es de recibo que la responsabilidad de dirimir si un estudiante está aquejado de COVID recaiga sobre un docente. Tampoco es admisible pretender frenar con mascarillas el avance del virus en aulas masificadas, por muchos minutos que aireemos, tal y como se ha sugerido a los centros desde la Viceconsejería de Educación”.

En su opinión, “pensar que abrir ventanas, pintar flechas en el suelo y usar mascarillas va a impedir que se multipliquen los contagios es simplemente un acto de negligencia y una muestra del desconocimiento absoluto que tienen ciertos representantes de la Administración de la realidad de un aula con 30 alumnos/as”.

Marea Verde Albacete propone crear una plataforma “estrictamente pública para la docencia online, con escrupuloso respeto de la privacidad de los datos tanto del cuerpo docente como del alumnado y familias”, dotar de equipos de conexión segura y regular de forma “clara y objetiva” la evaluación no presencial, así como horarios y normas de comportamiento. 

Etiquetas
Publicado el
4 de julio de 2020 - 12:05 h

Descubre nuestras apps

stats