La portada de mañana
Acceder
El PP refuerza su bloqueo de las instituciones tras la decisión del Constitucional
Mapa - Los hospitalizados se multiplican hasta por nueve en la mitad de las provincias
Opinión - Pedro en Wonderland, por Rosa María Artal

ENTREVISTA | Julián Garde

“La nueva ministra se tiene que acordar un poco más de las universidades porque hacemos el 70% de la Ciencia de este país”

Julián Garde, rector de la UCLM

El pasado 4 de diciembre, José Julián Garde (Madrid, 1966) ganó las elecciones al Rectorado de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) abriendo una nueva etapa para una Institución académica que, en este 2021, ha iniciado una carrera para crecer en plantilla, en infraestructuras, en alumnos y en la financiación por parte del Gobierno regional, uno de los quebraderos de cabeza de la anterior dirección de la que formaba parte el propio Garde como vicerrector de Investigación.

Lleva poco más de tres meses en el cargo, pero son ya otros tiempos, con una pandemia a cuestas, con la vista puesta en los fondos europeos de recuperación y también en un mandato que, si el nuevo rector logra renovar dentro de cuatro años, será corto: de ocho años como máximo.

Garde abordará en otoño una reforma en los Estatutos de la UCLM para implementar ese y otros cambios (si lo permite la nueva Ley de Universidades que no termina de eclosionar) y con la mirada puesta en el nuevo Ministerio de Ciencia e Innovación del que lamenta que no se haya fusionado con el de Universidades. De estas y de otras cuestiones, como el nuevo curso académico, hablamos en una entrevista.

¿Cómo han sido estos primeros meses de mandato?

Han sido seis meses intensos no solo por lo que teníamos programado sino por causas sobrevenidas. La gestión ha sido, diría, diferente. Lo resumo con varias palabras: Filomena, la tercera y cuarta ola COVID, el ciberataque que todavía colea y mi segundo positivo COVID que distorsionó casi tres semanas del mes de junio.

Quitando eso, yo tenía experiencia en la gestión universitaria y hemos puesto en marcha medidas del programa, algunas muy concretas y otras no tanto. Estamos deseando que acabe este curso para iniciar el próximo que ya será enteramente nuestro desde el principio.

En las últimas semanas se está viendo una explosión de contagios entre los más jóvenes. ¿Eso está condicionando el diseño del próximo curso académico?

De entrada, lo hemos planificado exactamente igual que el anterior. Es verdad que hemos puesto en marcha medidas para anticiparnos a la espera de que todos nuestros estudiantes estén vacunados en lo que queda de verano. Esperamos empezar el mes de septiembre con un buen porcentaje de nuestra población vacunada.

Para el próximo curso, hemos tomado decisiones pensando en que, si todo el mundo está vacunado, se volverá a un aforo normal y a un espaciado normal, eso sí con mascarilla

En cualquier caso, a fecha de hoy no hay recomendaciones del Ministerio de Universidades sobre cómo gestionar el próximo curso en la universidad española. Hemos tomado decisiones pensando en que, si todo el mundo está vacunado, se volverá a un aforo normal y a un espaciado normal, eso sí con mascarilla. Lo que no sabemos es si eso será así en el primer o en el segundo cuatrimestre.

En este curso, el 90% de nuestra actividad ha sido presencial. En otras universidades el cambio será mayor porque han tenido un curso prácticamente online.

¿En qué tiene puestos los objetivos para el inicio del nuevo curso en otoño?

Nos planteamos poner en marcha iniciar las medidas vinculadas al personal de la universidad. Tenemos retos por cumplir como la elaboración de una nueva Relación de Puestos de Trabajo (RPT), el estudio para un nuevo Plan de Ordenación Académica… Y luego queremos modificar los Estatutos de la universidad y para eso necesitamos tiempo y un consenso previo.

¿En qué aspecto se modificarán los Estatutos?

Algunos ya están recogidos en el Programa electoral, pero tenemos que ver cómo evoluciona la nueva Ley de Universidades. Lo sabremos en otoño. Si no hubiese que esperar mucho, los modificaremos el curso que viene.

En todo caso hay dos cuestiones importantes: la limitación de mandatos del rector a dos de cuatro años cada uno y cambiar, previo estudio, lo que la universidad recibe de los contratos que nuestros investigadores reciben de las empresas. Ahora es un 21% y probablemente lo disminuyamos para que los contratos sean más competitivos.

A la vuelta del verano tendremos un documento bastante definitivo del nuevo contrato-programa con el Gobierno regional

El nuevo contrato-programa de financiación regirá a partir de enero de 2022. ¿Cómo está de avanzado?

Será un convenio a cinco años, hemos tenido ya varias reuniones, estamos perfilándolo y creo que a la vuelta del verano tendremos un documento bastante definitivo.

¿Garantizará la docencia, la investigación y la transferencia como usted ha venido pidiendo?

Seguiremos trabajando por ello. Creo que lo garantizará y, si no, lo diremos.

¿Podemos hablar de cifras ya?

No, ahora mismo no. No por nada. Estamos haciendo una previsión en lo que tiene que ver con el crecimiento de plantillas y luego en aquello en lo que queremos crecer: docencia e investigación. En este último caso queremos ser ambiciosos.

Este año la subvención nominativa es de 180 millones de euros. Por debajo es impensable.

Hasta 2025, ¿cuáles serán los hitos en cuando a tiempos del que García-Page viene llamando ‘Plan Garde’?

Lo estamos diseñando. Hay que poner mecanismos para rejuvenecer plantillas del PAS y del PDI y eso tiene que estar financiado. Debemos dar un salto cualitativo en investigación y diferente a lo que hemos hecho hasta ahora.

Usted dijo que quería ampliar el Plan propio de Investigación…

Sí, pero se trata de hacer algo distinto y que nos haga crecer muy rápido. No solo con más subvenciones sino abrir la posibilidad a crecer en plantilla más allá de la tasa de reposición.

Además del Plan propio de Investigación, tenemos que se capaces de ser más eficientes en la captación de fondos estatales, con ayuda del Gobierno regional.

Habrá más fondos para que ningún joven se quede sin estudios por falta de posibilidades económicas. Ahora mismo está abierto el periodo de matrículas. ¿Se les están planteando casos?

Ahora mismo no tenemos información para afirmarlo. Los datos de prescripción son buenos. Están además los datos de matrícula directa, pero es que realmente estamos empezando. Hasta la fecha no hay problemas y tardaremos en verlos porque muchos piden la beca general del Ministerio. El problema viene cuando el Ministerio les comunica que no tienen derecho a beca.

No sé si al menos hay datos de lo que se venga arrastrando de cursos anteriores, que quizá se ha agravado con la pandemia. ¿Siguen pidiendo soporte los estudiantes?

En el curso que acaba ahora es verdad que había un número de impagos importante pero una vez resueltas nuestras ayudas de emergencia, no las del Ministerio, ese número disminuyó muchísimo.

En cualquier caso, con esas personas tenemos un contacto directo para saber realmente lo que está ocurriendo. A veces el problema no tiene que ver con lo económico. Es que se han matriculado también en otra universidad.

¿Se contempla partida específica en los presupuestos de este 2021, recién aprobados? ¿Tienen previsto incrementarla en 2022?

El curso pasado las ayudas a estudiantes en situaciones especiales estaba dotada inicialmente con 115.000 euros y se vio incrementada hasta los 174.000 euros gracias a las donaciones realizadas por el Consejo de Representantes de Estudiantes de la UCLM (20.000 euros) y el Consejo Social de la institución académica (39.000 euros).

Probablemente en el próximo curso no podrán realizar estas aportaciones, pero aunque lo hicieran vamos a aumentar la partida. Probablemente lo haremos también con una dotación adicional del Gobierno regional, al margen del nuevo contrato-programa.

¿Prevén aumento de la matriculación para el próximo curso y también un plan para el déficit de alumnos en determinadas titulaciones?

Es una de las mayores preocupaciones que tenemos. Los últimos datos públicos del Ministerio de Universidades reflejan que el número de estudiantes que hacen aquí la EvAU y se quedan es muy bajo.

El curso pasado el número de estudiantes de Grado se incrementó un poco, sobre todo en los masters. La preocupación está en los primeros, sobre todo porque el que se va a estudiar fuera ya no vuelve aquí a trabajar.

Hemos realizado una campaña que ha funcionado muy bien, dirigida por el Gabinete de Comunicación y la mejoraremos el curso que viene porque ha sido virtual, sin visitas a los centros y eso lo hace complicado.

Además, incrementaremos las becas de emergencia y para algunas titulaciones que son menos atractivas queremos implantar actividades que complementen la actividad académica. Será un hecho diferencial respecto a otras universidades públicas.

¿Por ejemplo?

En torno a Enología, una titulación nueva, probablemente convocaremos prácticas extra curriculares desde el inicio de los estudios en cooperativas o bodegas. En otros lugares del país no lo hacen.

Luego tenemos que poner en marcha ayudas para los mejores expedientes de la EvAU para que se queden. Y si la pandemia lo permite el año que viene organizaremos ferias presenciales en los campus a las que se invite a las empresas, a los jóvenes investigadores, a los chicos y a las familias.

¿Se plantea cerrar alguna de esas titulaciones si no se cubren plazas de forma reiterada?

En principio no. No hay una única titulación por centro. Hay equilibrio. Si en alguna no hay estudiantes no la cerramos, es que se cierra sola. Antes de llegar a eso hay que reinventar o redirigir las titulaciones como se ha hecho en el pasado y ha funcionado bien en algunos casos.

¿Cuál es la hoja de ruta a corto plazo en la implantación de nuevos grados o másteres?

Ahora el objetivo principal es terminar de implantar las que se pusieron en marcha en 2018 y 2019. Hay titulaciones que el curso que viene, entran en cuarto y otras en tercero…

Se lo pregunto porque habló usted de diseñar un nuevo mapa de titulaciones

Sí, hay que terminar de poner en marcha esas diez y a partir de ahí un nuevo mapa de titulaciones en Grado. En Máster lo estamos haciendo continuamente porque nuestra oferta es reducida y porque queremos dar más salida a quienes hacen aquí los grados.

Hace poco hemos enviado a la ANECA una nueva propuesta vinculada a Salud y Prevención, un máster semipresencial que creemos que va traer muchos estudiantes.

¿Por dónde van a ir los tiros de ese nuevo mapa? ¿Vendrá impuesto o condicionado por el nuevo contexto económico tras la pandemia?

Para su puesta en marcha tiene que haber varios parámetros. Uno de ellos es cubrir la falta de titulaciones que provocan que los estudiantes se vayan a otros sitios como Psicología o Matemáticas.

No sé cómo se van a gestionar y financiar los fondos europeos de recuperación y me gustaría saberlo

Todos los sectores están ahora pendientes de la llegada de los fondos europeos de recuperación. El 30 de julio habrá Conferencia de Presidentes, para abordar el reparto territorial. ¿Qué necesidades ha planteado la UCLM?

Hemos hecho dos grandes grupos de propuestas. El primero dirigido a los fondos REACT-EU, que son de consumo rápido para cuestiones de emergencia y hemos conseguido proyectos por un montante de 10,1 millones de euros para 2021. Estamos satisfechos.

Los proyectos giran en torno a la transformación digital y otro a la adaptación de los entornos educativos a la nueva situación.

A partir de ahí, no sé cómo se van a gestionar el resto de fondos. Hasta donde yo sé, será vía ministerios, pero no todos han puesto en marcha convocatorias. No sabemos si financiarán en convocatoria competitiva con todo el Estado o una subvención directa. No lo sé y me gustaría saberlo.

¿Qué proyectos han presentado a los Next Generation-EU?

Lo único que hemos podido presentar son proyectos vinculados a Expresiones de Interés como el de la Facultad de Medicina de Ciudad Real y otros para la mejora energética de edificios.

Algunos pensábamos que esta crisis de Gobierno iba a servir para unir Ciencia y Universidades

En su toma de posesión del cargo de rector aludió a la Educación y la Investigación como ejes de la recuperación económica. Se abre nueva etapa en el Gobierno central con una alcaldesa e ingeniera de Telecomunicación como nueva ministra de Ciencia e Innovación. ¿Cómo lo ve?

Lo único que le puedo decir es que le deseo lo mejor porque tiene retos a resolver perentorios. No pueden esperar más, de verdad.

El país necesita incrementar la financiación en Ciencia de una vez por todas y de verdad. Es cierto que hay este año un incremento en los Presupuestos General del Estado, pero se debe a los fondos europeos. No es estructural sino coyuntural.

También es cierto que algunas convocatorias han salido rápidamente, pero es porque el dinero ha de estar consumido este año. Estamos en el 1,25% del PIB. Debe incrementarse la financiación estructural y desburocratizar la Ciencia, pero de verdad. El ministro Duque promovió un decreto para flexibilizarla y creo que fue un gesto, pero ha servicio para poco al menos en las universidades.

Después la ministra se tiene que acordar un poco más de las universidades porque hacemos el 70% de la Ciencia de este país. El día que fallemos, tenemos un problema. Y de carrera investigadora no ha habido nada.

Algunos pensábamos que esta crisis de Gobierno iba a servir para unir Ciencia y Universidades.

¿Defraudado?

Se puede pensar que defendemos las cosas porque sí. Cuando pido dinero a la Junta no es por mí que soy funcionario, es por la universidad. Tengo esa visión por lo que le decía: si las universidades hacemos el 70% de la investigación, no se puede entender la separación de competencias. Es imposible. Hubiera sido un buen momento para la fusión.

¿Qué le pide a la futura Agencia Regional de Investigación, que se ubicará en el Instituto de Sistemas Fotovoltaicos de Concentración (ISFOC) de Puertollano?

Sobre todo, que regule las convocatorias de proyectos y de recursos humanos de la misma manera que lo hace la Agencia Estatal. Eso permite que todo sea más predecible en el tiempo y más regular.

Y a la Agencia y al Gobierno regional juntos, que se mantengan las convocatorias de investigación. Toca sacar una ya.

Como órgano independiente de la Dirección General debería intentar flexibilizar los procesos. Nuestros investigadores dedican a veces el 50% no ya a investigar sino a gestionar la Investigación. Eso provoca que seamos menos competitivos.

¿Y a la Ley de Ciencia de Castilla-La Mancha? Lleva ya un año aprobada y no sé si percibe movimiento suficiente…

El hito más importante de la ley para que el sistema de I+D+i de la región cambie es la creación de la Agencia. Creo que eso se hará este año. A partir de ahí, reevaluaremos.

La sección TIC tuvo mucho trabajo semanas atrás con el susto del ciberataque a la UCLM. ¿Se ha solucionado al 100% sin consecuencias?

Casi. Hay aplicaciones que se están poniendo en marcha y es cuanto se ven los fallos. No ha habido consecuencias. Al final lo que iban pidiendo era un rescate. El área TIC ha trabajado muy bien y también al área de Comunicación.

Su responsable, Andrés Prado, nos decía en una entrevista que la estrategia universitaria debe ser digital y que los servicios TIC deben tener más influencia. ¿Está de acuerdo?

Estoy de acuerdo, pero tengo claro que somos una universidad presencial. Y además, de cercanía. El día que lo perdamos no podremos competir con otros sistemas universitarios. Necesitamos una transformación y una estrategia digital pero no podemos estar al servicio de las TIC.

Como ejemplo, muchos de los másteres oficiales ya los vamos a ofertar de forma semipresencial. Antes era impensable. Podemos llegar a mucha más gente, sobre todo de Iberoamérica.

síguenos en Telegram

Publicado el
14 de julio de 2021 - 19:11 h

Descubre nuestras apps

stats