Entrevista Vicepresidente de Castilla y León

Francisco Igea: "Ayuso cambió de idea en dos días y no sabemos qué pasó ahí"

Francisco Igea.

Castilla y León, una de las comunidades más afectadas por la segunda ola de la COVID-19, fue la única con el PP en su Gobierno que votó sí a las medidas del Ministerio de Sanidad, mientras Madrid, Galicia, Andalucía y Ceuta desataban una batalla. Su vicepresidente, Francisco Igea (Valladolid, 1964), no cree que los gobiernos autonómicos deban alinearse con sus partidos, sino con sus habitantes. El líder de Ciudadanos en la región, médico de carrera, insiste en un dato: las medidas del Ministerio fueron idea suya. De la bronca política no le importa nada, no quiere entrar en la pelea por el relato. Es el momento, dice, de saber qué se hace ahora para no volver a tener 40.000 muertos.

Después de Madrid y otros municipios de más de 100.000 habitantes de esa Comunidad, León es la segunda capital de España que estará cerrada durante dos semanas por la incidencia de la COVID-19. El día que Castilla y León votó a favor de las medidas del Ministerio de Sanidad, ¿sabía que esto acabaría ocurriendo?

Sabíamos que era muy probable, sí.

El otro día explicaba la consejera de Sanidad, Verónica Casado, que no pudo hablar con usted ni con el presidente Mañueco de lo que estaba pasando en la Interterritorial porque en ese momento estaban reunidos con directores de los medios de comunicación, así que ella mantuvo la postura previamente acordada. Me cuesta pensar que no les mandase un whatsapp para ponerles al tanto…

Sí llegó a hablar. Antes del Consejo.

Pero antes del Consejo no se conocía la postura que iba a adoptar la Comunidad de Madrid.

Sí se sabía, lo que no se sabía era lo que hicieron las otras comunidades, nosotros acordamos que mantendríamos nuestra postura. Yo no veo lo sorprendente de la noticia. Habíamos quedado en que proponíamos esto, lo propusimos y votamos a favor.

Sí, pero lo cierto es que cuando Madrid vota en contra, otras comunidades con el PP en su Gobierno, o en gobiernos de coalición, se suman a esa negativa, y eso es algo que no estaba previsto y lo que la consejera intenta decirles a usted y a Fernández Mañueco.

No estaba previsto. No sé si lo supimos antes o después de votar, pero ella intentó hablar con nosotros, nos mandó un whatsapp y el presidente salió un momento y mantuvimos nuestra postura.

¿Y cómo se explica lo que ha hecho la Comunidad de Madrid y el resto de autonomías del PP?

Allí hubo, por lo que yo sé, un poco de falta de flexibilidad por parte del Ministerio durante la reunión, pero nosotros hicimos lo que tocaba. Nadie hubiera entendido lo contrario. Otra cosa es que los criterios sean perfeccionables, que no tengamos que meter más cosas, que yo espero que en el próximo Consejo dejemos claro, que haya más indicadores y que vayamos al acuerdo.

No podíamos decir que no, nadie habría entendido la postura contraria. Llevábamos mucho tiempo diciendo que queríamos criterios únicos, que queríamos umbrales. Hemos puesto umbrales ¿son perfeccionables? Desde nuestro punto de vista sí, pero he de decir que esos umbrales, ahora mismo y a la vista de la situación del resto del mundo, no parecen excesivos, más bien todo lo contrario.

Hemos mantenido también una postura diferente en la desescalada, siempre hemos defendido la prudencia, que esto no estaba acabado, que no podía ser rápida. Y ahora el tiempo nos da la razón. No nos sirve de mucho, pero lo que opina la comunidad científica internacional es que España hizo una desescalada muy rápida y, desde luego, no fue por Castilla y León.

Yo lo que siempre digo es que quizás, si en la prensa nacional y en la política nacional se dejase de mirar solamente a Madrid, se vería que hay más cosas.

Pero, ¿cuál es su opinión sobre lo que ha hecho la Comunidad de Madrid y el resto de las que votaron en contra de los criterios de Sanidad?

Mi opinión es que la Comunidad de Madrid mantiene una postura que no acabo de comprender. Que es verdad que es una decisión difícil, que es una capital muy grande, que hay mucha implicación económica, pero nosotros siempre hemos dicho, y está publicado y está demostrado, que hay una relación directa entre mortalidad y caída del PIB. Que no puedes tener economía si tienes mortalidad. Esto está publicado en el Financial Times, hay gráfica de los países, del que más mortalidad tiene al que menos, cruzada con el PIB y es una recta: hay una relación directa entre una cosa y otra. Lo dijimos en la desescalada, insistimos en que no hay economía si no hay un control sanitario de la pandemia, pero... nosotros intentamos explicar las cosas y a veces no lo conseguimos. Yo lo que siempre digo es que quizás si en la prensa nacional y en la política nacional se dejase de mirar solamente a Madrid, se vería que hay más cosas.

Contaba ayer el alcalde de León en una entrevista en elDiario.es que el cierre viene también dado por la baja infraestructura hospitalaria, porque el sistema es débil, y que ciudades como León hubieran salvado la situación por estar mejor sus UCI.

Eso no es cierto. Punto. Tenemos unas tasas de quinientos y pico, la incidencia no tiene que ver con las camas de UCI...

Pero es un indicador...

Sí, pero lo que nos preocupa en León, lo mismo que en Palencia, no son las camas, sino la incidencia.

Pero se trata de la suma de las tres cosas: la incidencia acumulada, el porcentaje de UCI ocupada a nivel autonómico y la tasa de positividad, ¿no?

Se miden las tres cosas. En la Comunidad estamos un poquito por encima del indicador de la ocupación de las UCI, pero no es lo que nos preocupa. Hemos tomado las medidas de acuerdo a los indicadores, pero teníamos claro que, aunque el indicador de las UCIs hubiera sido el de la provincia y no el de la Comunidad, que es lo que arguye el alcalde -curiosamente León está mejor en camas UCI aunque se queja-, nos hubiera dado lo mismo, porque el asunto es que, si no vamos a la incidencia, ya no es que haya más ocupación o no, o que podamos mantener la actividad hospitalaria, es que tenemos una mortalidad que queremos evitar.

Los indicadores son mínimos. Si se cumplen, tienes que cerrar el municipio, pero si no se cumplen todos, también puedes, como se ha hecho en Palencia. No tiene 100.000 habitantes pero hemos tomado la decisión igual porque creemos que es lo razonable. No nos preocupa tanto el colapso como la mortalidad. No sólo es el colapso y la infraestructura no habría evitado la incidencia, eso sólo lo habría evitado la desescalada.

Pero él se ha referido al cierre y ha dicho que Pamplona tiene una situación similar, pero con menor ocupación hospitalaria

Lo que están haciendo en Pamplona no tiene sentido, habría que tomar medidas. Hay que controlar la incidencia, si no se hace... Yo repasaría las declaraciones del alcalde de León en el último mes, a ver qué ha dicho, qué ha pasado con la Policía, en fin. Todos tenemos que trabajar.

Yo no puedo poner palos en las ruedas al Gobierno, puedo criticarle en la Interterritorial, pero tengo que hacer lo que tengo que hacer dentro de las instituciones. El Ayuntamiento y nosotros tenemos que mantener la colaboración.

En el control de la pandemia hay cosas que son evidentes y que tienen que ver con la actividad del municipio: controlar los bares, las hostelería, las fiestas, las no fiestas... Llevamos con esta discusión meses: evita el contacto, no hagas no fiestas, procura que en los bares, en los locales, se vean las medidas, que se vean en las terrazas. Todo esto llevamos diciéndolo meses.

¿Y León no lo ha hecho?

Bueno, no sé hasta dónde lo ha hecho León o Salamanca u otros sitios, pero es verdad que todos tenemos que trabajar. Entonces, yo no me voy a poner a criticar al alcalde de León, yo le pido que ejerza su responsabilidad como nosotros ejercemos la nuestra. Y todos tenemos que trabajar en no estar todo el día lanzando una bronca. A mí no me gusta que se dediquen a la bronca en León ni en Madrid ni en Valladolid. Procuro que no haya bronca y si tengo que mejorar mi relación con los alcaldes y tener más reuniones, pues tendré más reuniones. No salgo de una reunión y pongo a parir al señor con el que me he reunido.

¿Y hay alguna explicación para que León haya superado en un mes esa tasa de incidencia mínima cuando iba bien?

Pues es evidente que las medidas de alejamiento social no han funcionado o que no hemos sido suficientemente intensos. Si se transmite el virus es porque hay contacto. Si uno piensa que hay un daño económico y que, por tanto, no hay que insistir a este sector o molestar al otro, generas desafección. Si la población ve que no hay unidad de criterio, que es lo peor que nos esta pasando, deja de creer en las medidas. La única arma es la conciencia social, si la gente no está concienciada, lo único que nos queda es la imposición del aislamiento y entonces puedes intentar convencer a tu población o imponerle.

Nosotros hemos intentado convencer cada día enseñando los mapas, y hay alcaldes que se confinan solos, como nos ha pasado en municipios pequeños, y hay gente a la que les cuesta más. Si nos empeñamos en hacer una guerra política, y da igual que sea en Madrid, en Valladolid o en Villatempujo, me da lo mismo, lo que generamos es desafección.

¿Y eso se ha hablado con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso?

Yo esto se lo he dicho a todo el que me ha querido oír.

¿Y qué dijo ella?

Yo con Ayuso personalmente no he hablado.

¿Quién ha hablado con ella?

El presidente [Fernández Mañueco].

¿No hubo entendimiento?

Bueno, el presidente habló con la presidenta el domingo y, en principio, estábamos de acuerdo en la unidad de criterios. Lo que pasó en los dos días siguientes no lo sé. No estamos en esa intrahistoria de lo que ha pasado ahí.

¿No tienen ni una pista?

No tengo ni idea. No sé cómo ha acabado la cosa así ni por qué un día se dice que hay un acuerdo y al día siguiente no lo hay. Yo lo que sé es que cuando hago un anuncio, procuro que mi presidente esté al día de lo que voy a decir. Y, a veces, cuando decimos cosas que no estaban previstas, procuramos no desdecirnos unos a otros. Tenemos la buena costumbre de intentar parecer y ser un gobierno coherente y en esta situación es muy importante.

La relación con su partido, Ciudadanos, es la que es...

Yo creo que es buena. Ayer salieron alabando la gestión del Gobierno de Castilla y León.

Sí, pero no sé si la comunicación es muy fluida...

Yo siempre que me llaman, me pongo.

¿Pero no le llaman mucho, no?

Con la frecuencia que creen necesaria.

¿Le han llamado por la decisión que tomaron en la Interterritorial?

No, pero parece que están de acuerdo, no necesito que me llamen todos los días.

Bien, ya veo cuál es la relación. Tampoco la de Fernández Mañueco con la dirección del PP es mejor...

No lo sé.

No hubo llamada a Fernández Mañueco antes de la Interterritorial, pero, ¿la hubo después?

Es una buena pregunta para el presidente. Hablará con su partido como yo hablo con el mío. La relación es buena y ahora mismo no se cuestiona lo que hemos hecho. El presidente está de acuerdo con las medidas y la relación con su partido será todo lo buena y todo lo cordial que son las relaciones en todos los partidos. La uniformidad en los partidos no es una buena cosa.

Mas allá de la uniformidad, es que las comunidades del PP dicen que no, a excepción de Castilla y León, que dice que sí, por lo tanto, es difícil pensar que el PP esté de acuerdo con el presidente.

Nosotros no somos del PP, somos un gobierno de coalición, el gobierno de una Comunidad Autónoma, y tenemos que defender la salud, la integridad de nuestros ciudadanos.

Hemos hablado muchas veces, y hay evidencia científica, del impacto de nuestras relaciones con Madrid durante la primera oleada. Sí esto lo hemos mantenido, es bastante lógico que estemos a favor de la restricción de movimientos en este caso, porque no tendría sentido otra cosa. Somos el Gobierno de Castilla y León, no el del PP ni el de Ciudadanos. Nuestra obligación no es seguir los dictados de nuestros partidos, sino hacer lo más razonable para nuestros ciudadanos.

¿Es un poco difícil no seguir los dictados de los partidos?

No es tan difícil.

Vale, para Francisco Igea no, pero en general...

Es que este es al asunto en la política. ¿Somos mera correa de transmisión de todo lo que dice el partido en Madrid, o somos unos señores que gobernamos de acuerdo al programa, pero con criterio propio y de acuerdo a los intereses de los ciudadanos?

Es lo ideal, pero...

Así que piensas que vives en una Comunidad ideal.

Todavía no, aunque hay que reconocer la coherencia

Esperamos que la actitud de Castilla y León sea tan contagiosa como el coronavirus.

Respecto a la situación de Madrid, durante el confinamiento, y tal y como me contó en una entrevista, habló con su compañero Aguado cuando quería cambiar de fase por cuestiones económicas y habrán hablado ahora. ¿Se ha dado cuenta de que la Economía no puede ser la coartada cuando el problema es de salud pública?

Se lo ha dicho el partido ayer de manera clara y contundente, ya lo hemos aprendido. No hemos hablado, yo estoy ocupado y no he necesitado llamarle y él no ha necesitado llamarme a mí.

¿No ha habido ninguna conversación sobre la falta de entendimiento con Ayuso? Ambos son vicepresidentes de gobiernos de coalición entre PP y Ciudadanos, parece que algo pueden compartir

No hemos hablado del tema.

Dada la complicada situación en el Gobierno de la Comunidad de Madrid, ¿es posible mantener ese pacto?

Sí, hay que mantener los pactos cuando se mantienen los acuerdos y los programas. Es importante que los gobiernos de coalición no se comporten como dos gobiernos, sino como uno único.

Pero Ciudadanos estará sopesando posibilidades. Hay una presidenta ignorando de manera evidente al vicepresidente

Es una consideración que no puedo hacer.

Si Aguado dice una cosa un domingo y Ayuso otra el martes...

Es evidente que hay un margen de mejora en la coordinación, pero probablemente lo haya por ambas partes, es un trabajo que tienen que hacer los dos. La política tiene que mejorar en el aspecto de que esto no es el relato. Hay que mirar más allá de la portada del día siguiente, no es sólo quién queda bien, quién queda mal y cuál es la historia del relato. Hay que ceñirse a hechos, a medidas necesarias, a políticas concretas. Lo que ocurre en Madrid es que hay una batalla por el relato, de quién es el bueno, quién es el malo... pierden los ciudadanos.

Malos hay en todos los lados: cuando nosotros propusimos los indicadores, el ministro (Illa) se pone de uñas y el PSOE de Castilla y León nos dice que somos unos traidores que hemos abandonado a nuestra Comunidad para seguir a Ayuso.

¿No hay un malo?

Depende de quién cuente el cuento, del periódico, de a quién se lea o escuche. Pero que hay una batalla por el relato es evidente.

Teniendo en cuenta lo que ha hecho Castilla y León, parece que quien lo ha hecho mal es Díaz Ayuso

Tomando en cuenta, malos hay en todos los lados: cuando nosotros propusimos los indicadores, el ministro (Illa) se pone de uñas y el PSOE de Castilla y León nos dice que somos unos traidores que hemos abandonado a nuestra Comunidad para seguir a Ayuso.

Quizás es que lo que se estaba viendo es que Díaz Ayuso buscaba excusas para no cerrar Madrid. Primero dijo que Madrid no era como todas las Comunidades y luego quiso que se tratase a Madrid como a todas las comunidades, y luego volvió al punto de partida...

En esta batalla a mí no me van a poner en un sitio o en otro, soy mayorcito ya. En esta batalla tenemos todos una responsabilidad. El Gobierno, la de gestionar una pandemia según la ley de salud pública. ¿Lo ha hecho en los últimos meses? ¿Ha coordinado a las comunidades? Las comunidades tenían que aplicar el sentido común, los criterios de salud pública. ¿Lo han hecho todas? Esto no es una batalla política porque acabaremos repartiéndonos entre todos y es lo que nosotros no queremos. No nos vamos a meter, no queremos estar, y es donde está la trampa, en lo de buenos y malos.

En mitad de esa batalla había una cantidad de gente perdiendo la vida y sufriendo que está atónita. No voy a entrar ahí, pero cuando todo este pase, cuando haya vacuna, ese día sí, escribiré un libro. Ahora hay que apagar la guerra política.

Bien, respecto a las críticas por alinearse con Ayuso pidiendo medidas...

No, no, es el Gobierno de España el que se alinea. Es que esto es importante. Castilla y León es quien pide esas medidas desde el principio.

Bien, Ayuso pide primero criterios distintos para Madrid, luego iguales para todos... eso en días ¿Es que no se veía venir lo que pasó después?

¿Crees que nadie medianamente sensato no ha visto lo que ha pasado en un sitio y en otro? ¿No están viendo la estrategia de [Iván] Redondo [jefe de gabinete del presidente, Pedro Sánchez] y Miguel Ángel Rodríguez [director de Comunicación de la Comunidad de Madrid] detrás de todo esto?

¿Cuál es la estrategia de uno y otro?

La misma, echar la responsabilidad al otro.

Pero es que Castilla y León asume esa responsabilidad...

Claro, pero es que no es la nuestra y por eso no voy a avalar la del uno ni la del otro. Hay una estrategia política en esto, es palmario.

Vale, entonces la estrategia de Redondo sería que las comunidades asuman la responsabilidad y adopten las decisiones duras que conlleve...

Es que asuman la catástrofe. El "yo he asumido la primera parte de la catástrofe y la segunda te la comes tú", esa es la estrategia.

Y es lo que se ha hecho en su Comunidad...

Nosotros nos hemos comido la primera y la segunda, es nuestra responsabilidad, pero la batalla de estrategas políticos a propósito no hay nadie que no la vea.

Pero las comunidades pueden actuar con responsabilidad, ustedes lo hacen.

Y el Gobierno. Todos podemos, y nuestra manera es no entrar en la batalla, es estar a lo nuestro, no es el momento, llegará pero este es el de salvar vidas.

Pero ustedes cambian su discurso respecto a Madrid: durante el confinamiento se quejaron mucho de la movilidad entre las dos comunidades, de la falta de control, del aumento de tarjetas sanitarias de desplazados a esta Comunidad. Pero llegada la nueva normalidad y esta segunda ola que empieza fuerte en Madrid y acaba llegando a Castilla y León...

Claro, mantenemos las mismas relaciones que manteníamos.

Pero no hay ninguna crítica a la Comunidad de Madrid, que tiene falta de rastreadores, que no adopta medidas, mientras Castilla y León ha estado confinando municipios.

Tampoco hay crítica al Gobierno, que sigue teniendo la responsabilidad por la Ley de Salud Pública, de gestionar la pandemia. Tiene la responsabilidad.

Y Ayuso ninguna.

Ayuso las suyas. Yo no voy a quitar a ninguno la suyas.

Ustedes han pedido muchas cosas al Gobierno y ninguna a Ayuso. Se han reunido con la Comunidad de Madrid para compartir estudios epidemiológicos y nada más

Y para hacer las propuestas. ¿No te parece suficiente?

Hemos preguntado muchas veces qué le pedían a Ayuso, nunca han dicho que le pedían rastreadores y medidas restrictivas

Intentamos que no haya bronca. Hay quien ha ido más tarde que otros, ha habido errores estratégicos de Madrid como los hay en las decisiones del Gobierno. Y no me vas a sacar de ahí.

Cuesta pensar que la consejera, Verónica Casado, viniese contenta de las reuniones con Madrid.

Ha venido muy contenta y muy disgustada de reuniones con ambos. La Interterritorial no fue nuestro mejor momento. El desastre es la pelea. Pero sin buenos y malos. No creo en la política Disney de hadas y brujas, es mucho más complejo. Hay que salir de la historia del relato, es agotador. Tenemos a la gente intentando dilucidar quién es el bueno y quién es el malo y no cómo se derrota al virus. Lo que le preocupa al país es qué coño vamos a hacer ahora para evitar que vuelva a haber 40.000 muertos.

Etiquetas
Publicado el
6 de octubre de 2020 - 22:34 h

Descubre nuestras apps

stats