ENTREVISTA Luis Mariano Santos (UPL)

"León, Zamora y Salamanca son las provincias más pobres de la Comunidad, lo raro sería que quisiéramos quedarnos"

Luis Mariano Santos.

Luis Mariano Santos (Cistierna, León, 1969) es, desde hace cuatro años, líder de Unión del Pueblo Leonés (UPL), el partido que desde los años 90 recoge el sentimiento ‘leonesista’, es decir, la apuesta por la escisión en dos comunidades de Castilla y León, una para la Región Leonesa (León, Zamora y Salamanca) y otra para Castilla (Ávila, Burgos, Palencia, Segovia, Soria y Valladolid). El leonesismo vive actualmente un momento dulce gracias a las decenas de mociones pro autonomía aprobadas en ayuntamientos de León, impulsadas principalmente por UPL, pero con riesgo de que el beneficio electoral recaiga en otros. En las Cortes autonómicas desde 2015, Santos ha basculado entre apoyos a PP y PSOE indistintamente, con el reto futuro de rentabilizar en votos un sentimiento que no ha terminado y a la vez ser decisivo para sacar lo mejor para León, con la autonomía siempre en mente.

Dos años después, el Gobierno PP Ciudadanos ha perdido la mayoría absoluta y un solo voto se convierte en fundamental. ¿Hay acercamiento del Gobierno a UPL?

 En alguna ocasión han hablado con nosotros, sobre todo para cuestiones puntuales,  pero no ha habido un acercamiento en el sentido de establecer una nueva mayoría. Me consta que con otros partidos sí lo han hecho. Yo entiendo que con nosotros es muy difícil y así lo aceptamos, es muy complicado que nosotros podamos llegar aun acuerdo y nunca lo hemos buscado. Ellos saben que es casi imposible y por lo tanto creo que ni ellos quieren perder el tiempo ni nos lo quieren hacer perder a nosotros. Podemos llegar a acuerdos, lo hemos dicho en la pasada legislatura y lo hemos dicho en esta, acuerdos puntuales.

 ¿Pero han intentado negociar algo en concreto?

Ha habido contactos continuos en cada Pleno sobre iniciativas y demás, pero también tengo que decir que nosotros hasta el momento no hemos llegado a ningún tipo de acuerdo con ellos, que podría ser factible dependiendo de lo que ellos pretendan hacer y de lo que a nosotros nos pueda interesar, pero es algo habitual y no solo en el Partido Popular, es normal que los diferentes grupos antes de cada Pleno hablemos de cuáles son nuestras posturas en las iniciativas, y eso es lo que ha habido.

Pero igual ahora les interesa ser un poquito más generosos…

Hombre yo espero que lo sean porque lo que hemos dicho siempre es que estamos en política para defender nuestro punto de vista ideológico pero también para ser útiles a la ciudadanía. Si nosotros defendemos o mantenemos que existen unos territorios en esta Comunidad Autónoma, no sólo los de la región leonesa, sino probablemente los que no estén cerca de centro neurálgico de esta Comunidad que están sufriendo el déficit inversor y que se están desarrollando a diferente velocidad que otros, pues es evidente que nosotros vamos a intentar hacer políticas y ser útiles para que esa discriminación positiva que siempre hemos pedido sea efectiva.

 ¿Eso puede significar que abren la mano para pactar los presupuestos? Porque en la pasada legislatura se llegó a acuerdos…

Sí, y llegamos a alcanzarlos casi en partidas de inversión, no lo que conseguíamos en las partidas negociadas pero sí más de 40 millones de euros, pues igual sí que es posible, cómo lo era también en los primeros años pero ellos no intentaron hacer absolutamente nada. No sabemos que es lo que va a hacer ahora el Partido Popular, nosotros estamos dispuestos a negociar hablando de acuerdos puntuales pero lo que tampoco vamos a hacer, y no estoy intentando juzgar ni prejuzgar a nadie, es ofrecernos. Estamos aquí para hacer política, con el Partido Popular, con el Partido Socialista y con quien haga falta, y si se puede llegar a acuerdos, lo haremos.

¿Cuáles son las líneas rojas de UPL?

Nunca hemos querido plantear líneas rojas. Es evidente que para nosotros es muy triste que ninguno de los partidos, y hablo de los grandes partidos como el PP o el PSOE sean receptivos a hablar y a debatir y a discutir sobre lo que es el cambio de marco territorial. Algo que en León es mayoritariamente aceptado y que se ellos se niegan a debatir. Hace unos días el propio Pablo Casado volvió a cerrar la puerta a esa modificación territorial que planteamos, y para nosotros esa es la línea roja. No podremos llegar a acuerdos globales con ningún partido que no comparta de alguna forma abrir ese debate, y es el primer paso para llegar a un acuerdo. Por eso nunca hemos votado a un presidente de ninguno de los partidos, ni somos capaces de la necesidad de votar a un presidente en esta Comunidad siempre y cuando no tenga la cesión de abrir ese debate que creo y además a nadie se le escapa, que en León es un debate muy vivo.

¿Y por eso UPL no apoyó la moción de censura que presentó el PSOE en pasado mes de marzo?

Claro. La verdad es que no la apoyamos porque nadie intentó negociar con nosotros, yo creo que eso es importante decirlo. Cuando alguien quiere tu voto intenta negociar. Estábamos dispuestos a hablar y a intentar abrir la posibilidad de que hubiera gestos para poder abrir ese debate, no los hubo y nosotros lógicamente no estamos aquí para cambiar un presidente por el otro, aun reconociendo como lo hicimos en aquel momento, que debería llegar un tiempo nuevo para esta Comunidad mientras exista con esta configuración y que después de 34 años del PP convendría, sería bueno un soplo de aire fresco, no que cambiara PP por PSOE sino a quien lleva gobernando 34 años. Para que nosotros entremos en esa disyuntiva de apoyar a uno de los dos grandes partidos tiene que haber un cambio de actitud en ese debate.

Ciudadanos cambia todos los criterios que defendió en los últimos cuatro años y se ha convertido en algo todavía más extremo que el Partido Popular

Entonces aunque este gobierno es distinto, porque lo forman PP y Ciudadanos, UPL cree que es continuista en las políticas anteriores…

Yo diría que es incluso peor y eso es lo terrible. Hemos pasado durante muchos años por un Partido Popular que era una especie de torbellino que con su mayoría absoluta aplanaba a todos los partidos políticos. En la pasada legislatura el hecho de no tener esa mayoría absoluta abrió un poco la puerta a la esperanza de llegar a acuerdos, y se hizo. Llegó a acuerdos con Ciudadanos, y cada uno puede pensar si esa política fue acertada, o incluso con UPL, pero hubo negociación, incluso con partidos con los que no se llegó a acuerdos pero se intentó. Desde que está Ciudadanos, y hablo de estos dos primeros años de gobierno, esto se ha convertido en un mazo mayor en el que ellos imponen absolutamente su voluntad, en el que Ciudadanos cambia todos los criterios que defendió en los últimos cuatro años y que se ha convertido en algo todavía más extremo que el Partido Popular. Probablemente si un observador neutral se sentase en estas Cortes, vería que Ciudadanos está mucho más a la derecha que el PP.

A excepción de unas negociaciones con Por Ávila por un pacto de gobernabilidad, ningún partido garantiza hoy nada pero tampoco ninguno se cierra a los acuerdos, así que esa pérdida de mayoría absoluta puede que no sea tan mala, porque si no es con uno no es con otro, da la sensación de que el único voto que necesitan es muy barato…

Todos estamos en la obligación de abrirnos a negociar. Y pongo el ejemplo del último Pleno en el que se ha aprobado la Ley de Caza. Hubo una negociación hasta los últimos minutos entre el PSOE y PP que al final llegó a buen término. Y probablemente esa negociación, se produce también porque han perdido esa mayoría. Desde luego eso va a enriquecer el debate político, no es que el voto sea barato o caro, es que cuando solo necesitas un voto y tienes a varios actores, te permite un juego mucho mayor pero eso beneficia a todos. Prefiero esta situación cien veces porque por lo menos tenemos la posibilidad de sentarnos a negociar. Desde que ellos han perdido esa mayoría absoluta, alguna vez nos llaman y nos preguntan qué vamos a hacer. Anteriormente el debate no existía. Con la UPL no se habló para aprobar los últimos presupuestos y todas las enmiendas que presentamos fueron rechazadas. Y hay un ejemplo muy significativo: llevábamos dentro de las enmiendas un proyecto de esquí de fondo en La Cueta, en la zona de Cabrillanes. El señor Panizo, procurador de Ciudadanos por León, dijo que eso era imposible, que no se podía hacer. Y cuando han perdido la mayoría, hemos presentado eso mismo como una Proposición No de Ley y ha salido aprobada por unanimidad. Quienes en ese momento dijeron que no, y lo que se pedía era una partida presupuestaria, ahora dicen que sí. Yo creo que es bueno ¿Que si es un voto barato? Bueno, yo desde luego les veo jugando, pero cada uno tienen que establecer cuánto vale su voto, y yo intentaré que el de UPL sea lo más caro posible, no porque sea más duro, sino porque cuanto más les haga ceder, más sacaré yo para cambiar esas políticas.

 ¿Le gustaría que se produjese un adelanto electoral?

Yo estaría encantado.

Pues eso se consigue cuando los partidos de la oposición ponen su voto por las nubes…

Pero eso se lo tendrá que decir a otros partidos. Hay que tener en cuenta que estamos hablando de que Vox, que se la juega con el mismo electorado, puede que en alguna ocasión no de el apoyo al PP, pero nunca va a permitir que algo que no sea el PP o ellos gobiernen esta Comunidad. El adelanto sería la solución perfecta, porque siempre es bueno preguntar a la gente, porque nosotros estamos en un buen momento y porque desde luego no me gusta Mañueco, pero no creo que sea posible.

El leonesismo está en un buen momento, sobre todo desde hace dos años con esa moción en el Ayuntamiento de León en la se aprobó pedir la autonomía de la Región Leonesa ¿se va a traducir en votos?

Nosotros estamos en un momento álgido y el leonesismo está en un momento muy bueno. Siempre he dicho que el leonesismo es transversal y lo digo también convencido porque hay gente que es socialista y leonesista, y gente del PP que también es leonesista, pero que nadie se olvide de que la UPL en la pasada legislatura obtuvo 18.000 votos y en esta última han sido 26.000, no viene solamente de esa moción, eso le dio un empujón importantísimo que yo reconozco, pero la UPL está en un proceso ascendente desde las elecciones anteriores. Hemos cambiado la forma de actuar y la sensación de que era un partido poco serio y eso lo hemos conseguido un grupo de gente después de pasar momentos muy difíciles en el partido, que se ha mantenido fuerte gracias a la estructura municipal que siempre hemos tenido.

 ¿No temen que les robe protagonismo y votos el alcalde de León, el socialista José Antonio Díez?

Yo estoy encantado de que cuantos más se unan, mejor. El leonesismo es transversal y por encima de la UPL, un mero instrumento para conseguir cambiar el marco territorial, estoy encantado de que venga un José Antonio Díez tan leonesista como yo, más no creo, o que venga Javier Santiago Vélez -alcalde de Almanza (León) y presidente provincial del PP leonés- y se una. Cuanta más gente empuje el carro, mucho mejor para todos.

 Aunque en España el leonesismo se descubra ahora, UPL es un partido que tiene representación en el Parlamento autonómico desde los 90, incluso con más procuradores que ahora…

Ahí está la clave. Llegamos a tener 7 concejales en el Ayuntamiento de León, tres diputados, tres procuradores, numerosas alcaldías importantes, sobre todo del alfoz ,y porque hicimos mal las cosas, bajamos al sótano de la carrera política y hemos conseguido salir, que era lo difícil, hemos conseguido invertir esa tendencia después de muchos años bajando y perdiendo apoyo electoral. Estamos contentos pero no confiados. Sabemos que la gente va a valorar que sigamos siendo serios, si dejamos de serlo el partido volverá a caer. La gente no perdona dos cosas, una es la división interna en los partidos, y nosotros tuvimos muchísima, y que determinados políticos traicionen la idea que han defendido durante toda su carrera.

 ¿Qué aporta UPL en las Cortes de Castilla y León?

Para la Región Leonesa, prácticamente todo. Y me explico: siempre he dicho que si la UPL no existiera habría que inventarla, pero es que probablemente la gente no sabrá que aporta hasta que desaparezca, que espero no ocurra nunca o que sea cuando haya dos comunidades, por una parte Castilla y por otra la Región Leonesa. Somos la voz que impide que seamos todavía más periferia de lo que somos. Somos el Pepito Grillo que es capaz de protestar porque se centralice absolutamente todo en Valladolid. Y eso es algo que nosotros hemos dicho. Y no es ir contra los de Valladolid, si la gente no tiene la culpa de que los políticos la hayan convertido en centro neurálgico, en el eje y en la forma de ejercer una política endogámica. Nadie se ha parado a pensar en que a pesar de que la Comunidad no tiene capital aquí se elabora una Ley de Sedes apoyada por el PP y el PSOE en la que en vez de repartir las sedes entre las diferentes provincias o descentralizarlas, se centralizaron en Valladolid. La promesa, en el inicio de esta Comunidad Autónoma, era la descentralización y aunque sólo sea por luchar contra eso, por que los territorios más pobres, que no sólo son Zamora León y Salamanca, , que reconozco que lo podrían asumir también Ávila y alguna otra provincia, estoy seguro, no se desarrollen a otra velocidad. La labor de la UPL siempre ha sido valorada en León y cuando nos han castigado es cuando nos hemos alejado de esa defensa.

 ¿Cómo es el proyecto de UPL? ¿Se piensa en León solo, en León, Salamanca y Zamora? ¿Hay que votarlo en un referéndum?

Apostamos por una Comunidad Autónoma de la Región Leonesa, León, Zamora y Salamanca y apostamos por ella porque creemos que históricamente, como lo refleja la Constitución era algo que debió pasar cuando se configuraron las comunidades. Igual que se hizo sin ningún tipo de referéndum ni nada, se puede cambiar. Lo que causa más rechazo en esta Comunidad es el centralismo y no pensamos cambiar una Comunidad centralista para luego crear otra para centralizar todo en León. Queremos una Comunidad donde las entidades, las consejerías, estén repartidas de forma equitativa entre todas las provincias y donde todos los territorios tengan el mismo encaje y las mismas posibilidades de desarrollo.

 ¿Repartir las consejerías es útil, es operativo?

En estos tiempos en los que teletrabajamos no necesitamos centralizar absolutamente todas las administraciones en el mismo lugar, para nada. A nadie se le escapa que una Consejería de Educación en una Comunidad Autónoma, no estaría mal en Salamanca, con una Universidad tan histórica y tan potente…planteamos una Comunidad donde no haya más políticos, con el mismo reparto, y distribuyendo inversiones. Hay gente que dice que cómo queremos que las tres provincias más pobres se constituyan en Comunidad, pues porque peor no nos puede ir. Si hemos sido capaces de perder población de una forma tan abrumadora, de perder tasa de actividad, de ser los últimos en todos los indicadores económicos, pues es evidente que peor no nos puede ir y que por lo menos tenemos el derecho de autogobernarnos nosotros y de intentar otra solución. Si nos hubiera ido bien a todos en esta Comunidad, los temas históricos, de identidad, que los hay, que son muy importantes, hubieran quedado en un segundo plano. Si el leonesismo es hoy por hoy mayoritario en León y empieza a ser importante en Zamora y Salamanca a pesar del dinero que invierte la Junta de Castilla y León para decirnos que aquí nunca existió la Región Leonesa y que esto siempre fue Castilla y León hasta en el Paleolítico como en los tebeos de la señora Silvia Clemente, pues es porque la gente no está contenta con el marco territorial, está harta de ver cómo sus hijos se marchan. León es la provincia de esta Comunidad donde mas jóvenes emigran. Lo de Zamora con el tema de la despoblación es algo abrumador, no hay otro lugar en España así…¿Cómo no nos vamos a querer ir, cómo no vamos a querer probar otra forma de gobernarnos? Lo raro sería que quisiéramos quedarnos.

Esta Comunidad se configuró con 9 provincias por temas políticos, no sociales

¿Se solucionaría el problema repartiendo consejerías por toda la Comunidad, es decir, estaría UPL de acuerdo?

Es tarde para cambiar la tendencia. Quiero una Castilla fuerte y una Región Leonesa fuerte, sin capitalidad. Recuerdo que cuando llegué aquí dije a otro procurador “es que esta Comunidad por no tener, no tiene ni capital”, y me dijo que la tenía, que era Valladolid. "Pues vamos bien", pensé. Yo no quiero tener todo centralizado.

 Pero la clave de esta Comunidad es su extensión, la más grande de España y que tiene 9 provincias. Una consejería en cada provincia sería poco operativo…

Se lo compro. ¿Por qué se hace una Comunidad con 9 provincias? Se hace para equilibrar un conflicto con los independentistas vascos, para crear un núcleo fuerte, para separar Asturias y León y que los mineros no se juntaran…las motivaciones fueron puramente políticas, no había una razón económica o social para unir a estas dos regiones. Si en su momento se cometió ese error, enmendarlo justifica el leonesismo y la UPL. Que con 9 es imposible, lo venimos diciendo. El número de carreteras, de kilómetros, es imposible mantenerla, y con particularidades orográficas y las pirámides de población más envejecidas de España en León, Zamora y Salamanca. Esta Comunidad es inviable, y no es una cuestión ideológica, es cuestión de dar respuesta a los problemas. Lo que he visto en estos seis años es que los partidos son incapaces de igualar a los territorios

Etiquetas
Publicado el
27 de junio de 2021 - 06:06 h

Descubre nuestras apps