La portada de mañana
Acceder
La tercera ola deja incidencias récord en una veintena de provincias
Los testigos desmontan en el juicio la versión de Cifuentes sobre su falso máster
Opinión - La libertad de expresión de los fascistas, por Rosa María Artal

El juez descarta que los dos supremacistas blancos de Lleida enaltecieran el terrorismo y enmarca la causa en un delito de odio

En la casa de Lleida los Mossos hallaron libros nazis, fascistas y armas

Los Mossos d'Esquadra, en colaboración con la Guardia Civil, detuvieron el pasado 11 de septiembre a dos hombres como presuntos autores de los delitos de incitación al odio contra diferentes colectivos de extranjeros y por enaltecimiento del terrorismo racista. La policía catalana ha desvelado este martes la investigación, la primera en España por enaltecimiento del terrorismo supremacista blanco. Sin embargo, el juez de Lleida ha descartado el delito de enaltecimiento y ha limitado la causa a un delito de odio, otro de tráfico de drogas y una tentativa de delito contra la libertad sexual.

Según los Mossos, las detenciones se precipitaron el pasado día 11 de septiembre ya que uno de los investigados pretendía suministrar sustancias químicas para inhibir la voluntad a una mujer con el objetivo de mantener relaciones sexuales. Los dos jóvenes han quedado en libertad con cargos, con la obligación de ir a firmar al juzgado de manera quincenal y con la retirada del pasaporte de uno de ellos ya que dispone de doble nacionalidad española y americana.

Fuentes judiciales han explicado que el juez no ordenó ninguna medida más restrictiva de la libertad de los detenidos porque la Fiscalía no pidió ninguna vista para decidir su ingreso en prisión privisonal. Las mismas fuentes han indicado que pese al material incautado en el domicilio de los detenidos –armas y varios libros nazis y fascistas– no existen suficientes indicios para considerar un delito de enaltecimiento del terrorista supremacista, que sería competencia de la Audiencia Nacional y no del juzgado de instrucción 4 de Lleida.

La causa la investiga un juzgado de Lleida tras recibir las pesquisas realizadas por la comisaría general de Información de los Mossos. Los dos investigados, defensores del pensamiento racista vinculado al supremacía blanca por encima del resto de personas, gestionaban varios perfiles en sitios web y en diferentes canales de mensajería instantánea. Con estos perfiles se dedicaban a difundir ataques contra otros colectivos por razón de su raza, origen, creencias, manifestaciones políticas, sexo y orientación sexual.

La alarma de la policía catalana se encendió cuando los dos investigados publicaron mensajes ensalzando terroristas como Brenton Tarrant, el autor del asesinato racista de 51 personas en Christchurch (Nueva Zelanda) el 15 de marzo de 2019, y se incitaba a cometer nuevos ataques similares contra personas de otras razas.

Según ha informado la policía catalana, los detenidos defendían, en sus mensajes y en documentos que habían publicado, la creación de "comunidades blancas" aisladas y autosuficientes en entornos rurales. También abogaban por comprar armas y que los grupos se prepararan para "la guerra racial" para que la raza blanca "pudiera sobrevivir a la llegada de otros colectivos de extranjeros".

Con el objetivo de crear una de estas comunidades, los dos detenidos vivieron durante unos meses en dos casas aisladas en la localidad de la Pobla de Cèrvoles (Lleida) donde ahora se ha detenido a uno de ellos. El otro sospechoso fue detenido en Campello (Alicante). También se investiga su intención de conseguir armas.

La investigación se inició a mediados de 2019, cuando se localizó en Internet un documento, publicado por uno de los ahora detenidos, a modo de ideario y guía programática que tenía muchos elementos en común con otros escritos hechos por terroristas vinculados al supremacismo blanco. Posteriormente se identificaron a los ahora detenidos viviendo juntos en una zona aislada de la comarca leridana de Les Garrigues.

Durante estos meses, la investigación, tutelada por el juzgado de instrucción 4 de Lleida, ha permitido conocer con detalle la actividad de los dos detenidos en la red y controlar la comunidad aislada y armada que pretendían crear. En los diversos canales de mensajería investigados, había nivel de accesos restringidos en función del contenido de los mismos y de la jerarquía interna de los participantes. Los dos detenidos eran los administradores de todos estos accesos y canales.

La investigación ha permitido desvelar el ideario supremacista de los detenidos, articulado en tres aspectos: su nacionalismo blanco amparado en una base científica falsa que sitúa a los blancos por encima del resto de razas; una postura antisistema que considera que la clase política actual quiere perjudicar a los blancos y favorece la inmigración; y la justificación de la violencia así como el enaltecimiento de acciones terroristas contra colectivos no blancos.

Etiquetas
Publicado el
22 de septiembre de 2020 - 12:55 h

Descubre nuestras apps

stats