Familiares y empleados piden ayuda para los 150 ancianos de una residencia de Tarragona: "Se necesita una misión de socorro"

Dos empleados de la funeraria retiran un cadáver este miércoles de la residencia Nostrallar

Trabajadores y familiares de la residencia Nostrallar de Els Pallaresos (Tarragona) han denunciado la "situación límite" del centro y falta de información sobre los residentes por parte de la dirección. "Los ancianos necesitan una misión de socorro", han explicado a eldiario.es familiares de los residentes. Uno de los trabajadores, que pide el anonimato, asegura que tuvo que confeccionar en casa y con bolsas de basura su propio equipo de protección. El caso ya lo investiga la Fiscalía tras una denuncia del Ayuntamiento, a la que le seguirá otra de los familiares.

La conselleria de Salud asume la gestión de las residencias catalanas tras el aumento de muertes

La conselleria de Salud asume la gestión de las residencias catalanas tras el aumento de muertes

Según los últimos datos que ha proporcionado la residencia al consistorio, al menos 15 ancianos de la residencia han muerto y se han detectado 70 contagiados por coronavirus entre los 150 abuelos que viven en el centro. Este diario ha intentado ponerse en contacto sin éxito con la Fundació Catalana Privada de Suport a la Gent Gran, que gestiona la residencia con un concierto de la Generalitat. Su director, Moisès Sumoy, ha admitido en declaraciones a la ACN que debido a la "situación de estrés y el volumen de trabajo" la atención a las familias ha quedado "en segundo plano".

"Los familiares estamos muy enfadados, la dirección no atiende las llamadas cuando preguntamos por nuestros ancianos y cuando lo hace –dos veces en un mes– es con mentiras", denuncia la hija de una de las ancianas fallecidas en el centro. La falta de información que denuncian los familiares se agrava porque la mayoría de los ancianos que viven en la residencia sufre alzheimer u otras demencias.

Las familias señalan a la dirección del centro y lamentan que ni siquiera les comuniqué si se pueden llevar a casa a sus parientes ni el resultado de las pruebas que se estarían haciendo. "¿Si se supone que cada día tienen que reportar los datos a la Generalitat y que les han pasado los tests desde el ambulatorio del pueblo, por qué no me dicen si a mi padre le han hecho la prueba?", se pregunta un familiar. En un comunicado publicado este mismo miércoles, la residencia ha pedido disculpas "por si ha fallado la comunicación". "Entendemos la preocupación de las familias de los residente", ha agregado.

"No hay palabras para describir lo que estamos viviendo. No podemos ir allí y no nos dan información. La incertidumbre es absoluta", continúa este familiar. Los parientes de los ancianos sí coinciden en que los trabajadores de la residencia "están al máximo" y no dan abasto para atender a los mayores.

Uno de los empleados denuncia que a los trabajadores no se les ha hecho la prueba en la residencia. A los dos únicos empleados que sí han dado positivo el test se les ha hecho en el Hospital de Tarragona al acudir a Urgencias, agrega. Además de la falta de equipos de protección, este trabajador denuncia que las bajas no cubiertas del personal provocaron que la semana pasada no se pudieran servir algunas comidas porque si no los empleados no podían aislar debidamente a los ancianos que presentaban síntomas. "No hay manos para todo", lamenta.

Siempre según la versión de este empleado, la dirección del centro también habría dado instrucciones a los empleados para "economizar" las sábanas y los pañales de los residentes, extremo que niega la fundación, que añade que "se están solucionando" los problemas de personal. Entre los empleados hay malestar además porque, tras pasar dos semanas confinado por coronavirus desde el 11 de marzo, el director del centro no ha pasado por la residencia y apenas se ha comunicado con ellos. "Cuando un barco va a la deriva el último que salta es el capitán y aquí ha saltado el primero", lamentan.

La situación en Els Pallaresos es un reflejo del aumento de casos de coronavirus y de fallecimientos en las residencias catalanas. Los centros de mayores acumulan más de 1.000 muertos por el virus, lo que ha obligado a la Generalitat a implantar cambios en la gestión de las residencias de mayores catalanas: los centros ya no dependen de la conselleria de Asuntos Sociales sino del departamento de Salud.

El concejal de Hacienda y Atención Ciudadana de Els Palleresos, Felicià Fortuny, explica que la alarma en el consistorio saltó hace diez días cuando vieron en las redes sociales que la residencia pedía "voluntarios" para suplir las bajas de personal pero que en las conversaciones diarias el director del centro les comentaba que "todo iba bien".

El conflicto entre consistorio y residencia estalló este fin de semana, cuando la Unidad Militar de Emergencias se personó en el centro para desinfectarlo. Las versiones son opuestas respecto a este incidentes: mientras el consistorio sostiene que fue el director del centro quien no dejó, Sunoy asegura que el Ejército desinfectó los jardines y las zonas comunes del centro.

El director del centro ha reconocido que se han visto sobrepasados por las "complicaciones" de la situación y porque, tal y como han lamentado otros responsables de estos centros, desde la Generalitat se ha pedido a las residencias que hagan "un trabajo casi hospitalario". "Ni los profesionales de las residencias estábamos preparados para atender a los afectados ni nos esperábamos esta situación", ha agregado.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats