eldiario.es

9

CASTILLA-LA MANCHA

El policía toledano que ha superado el coronavirus: “Es duro, cruel, pero se puede salir adelante”

 “A lo mejor yo he tenido la mala suerte de que me haya atacado más fuerte, quizás otros lo han pasado casi sin darse cuenta”, dice Roberto sobre este virus que “va a marcar a todos”

Roberto, el policía local de Toledo que ha superado el coronavirus

Roberto, el policía local de Toledo que ha superado el coronavirus

Roberto tiene 54 años y lleva más de la mitad de su vida trabajando como policía local en la ciudad de Toledo. Ha pasado diez días ingresado en el Hospital Provincial tras contagiarse por coronavirus y, a pesar de los malos momentos que ha tenido, es uno de los pacientes que ha podido superar esta enfermedad y volver a casa, donde ha de estar aislado en su habitación 14 días más. “Es duro, cruel, pero se puede salir adelante”, apunta en una entrevista telefónica con este medio en la que, ahora, afirma encontrarse “muy bien de ánimo”.

Todo comenzó con un “ligero picor de garganta” que, ante la advertencia que ya les habían trasladado sobre los posibles síntomas que provoca el COVID-19, le hizo acudir a su médico de cabecera. “Me auscultó, me estuvo mirando y en principio no parecía coronavirus”, relata Roberto. Pocos días después llegó la fiebre: “Empezó a subir y a subir. Llamamos al médico y me dijo que me aislara. Después, no era solo la fiebre, era la presión en el pecho y tuve que ir a urgencias”.

Del Hospital Virgen de la Salud fue trasladado el Hospital Provincial, donde compartió habitación con Rubén, un hombre “un poquito más joven que él” que ingresó, y también salió recuperado, tres días antes que él. “Nos hemos ido apoyando, no es lo mismo estar aislado solo que con un compañero”, dice Roberto, que recuerda cómo incluso cuando uno de los dos pasaba al servicio a ducharse dejaba “la puerta entreabierta” por si se mareaba y podían requerir de auxilio.

Ya en el preámbulo de la entrevista, quiso agradecer “el fenomenal” trato que ha tenido tanto de los profesionales sanitarios como del personal de limpieza “que pasaba con una sonrisa a la habitación”. Sobre el tratamiento con el que ha podido recuperarse, indica que ha sido medicado con un antiobiótico “bastante fuerte”. “Al principio me sentaba muy mal, no podía comer y devolvía. Luego lo fui asimilando y, mira, he podido salir”, cuenta emocionado Roberto, que no tenía patologías previas.

“Una de las cosas que más alegría me daba era escuchar los aplausos”

Sobre el ambiente que percibía en el Hospital Provincial los días que pasó ingresado, destaca que “una de las cosas que más alegría” le daba era “escuchar los aplausos” de los sanitarios a los pacientes que recibían el alta. “Eso te emocionaba mucho. Te ayudaba a salir adelante”, agrega sobre estos momentos que contrastan con el silencio y la desazón de quienes, lamentablemente, no han podido superar este enfermedad.

También ha sentido el aliento y “el grandísimo apoyo” de sus compañeros de la Policía de Toledo “en todo momento”, así como el de su familia y su mujer, Esther: “Ha sido quien me ha sacado adelante, es la más fuerte de todos”. Ambos tienen dos hijos, Sara, que también está aislada en casa con síntomas, y Pablo -enfermero-, “que está trabajando en el Hospital Virgen de la Salud como un campeón” y quien ahora se hospeda en una residencia, como otros sanitarios, para prevenir posibles contagios.

En el mismo momento en que el médico le dijo que tenía que aislarse, Robertó comunicó automáticamente a su jefatura la situación, que puso “todos los medios para que aislaran a un compañero con el que pasaba mucho tiempo”, así como a otros con los que, a pesar de tener menos contacto, también podía haber contagiado. “Alomejor yo he tenido la mala suerte de que me haya atacado más fuerte, quizás otros lo han pasado casi sin darse cuenta”, dice sobre este virus que “va a marcar a todos”. “Es una enfermedad muy cruel pero creo que saldremos adelante”.

“Psicológicamente temes mucho”

Recalca lo “encantado” que está de ser de “una ciudad tan hermosa y con gente muy buena”, así como “el orgullo ser policía local” y estar “al servicio de todo Toledo, en todos los conceptos”, sentimientos que incluso han aflorado tras haber pasado por momentos muy delicados. “Cuando estuve ingresado tuve un día muy malo, no me bajaba la fiebre y psicológicamente temes mucho”, dice el toledano que, sin embargo, se fue animando con el paso de los días, más aún cuando consiguió pasar las primeras 24 horas sin requerir oxígeno.

Roberto, que traslada también su agradecimiento a la alcaldesa, Milagros Tolón, que haya estado “muy pendiente” de su evolución, envía un mensaje de ánimo a todas las personas que están pasando por esta situación y señala que lo primero que le gustaría hacer una vez podamos superar esta situación es ver a todos sus queridos, “abrazarlos, y darles las gracias”. “Y tomarme una cerveza en una terraza con una tapita”, señala también con una sonrisa que se percibe a través de una conversación telefónica en la que destaca la concienciación general que, según le trasladan sus compañeros, está teniendo la ciudadanía de Toledo durante este estado de alarma.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha