La portada de mañana
Acceder
La tercera ola deja incidencias récord en una veintena de provincias
Los testigos desmontan en el juicio la versión de Cifuentes sobre su falso máster
Opinión - La libertad de expresión de los fascistas, por Rosa María Artal

Oltra anuncia medidas de prevención según tres niveles de alerta para las residencias de personas mayores y la red de servicios sociales

La vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra.

Las residencias de personas mayores y los centros de la red residencial de servicios sociales de la Generalitat Valenciana se enfrentan a un periodo crítico en las próximas semanas. La vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas inclusivas ha establecido un plan de actuación en las residencias de personas mayores dependientes, los centros de día, las viviendas tuteladas y los CEAM/CIM y centros asimilados de la Comunitat Valenciana basado en tres niveles de alerta.

En una situación de alerta 1, las salidas sin pernoctación de las personas mayores serán con acompañamiento profesional, familiar o de persona tutora o allegada, previa autorización del centro. La salida estará restringida a un único domicilio, manteniendo una burbuja de convivencia estable y la persona mayor será considerada como una "unidad de convivencia". La salida deberá ser directamente al domicilio familiar y los mayores no podrán acudir a establecimientos o espacios públicos en los que no se puedan asegurar las medidas sanitarias.

Además, durante la estancia en el domicilio no se deberán producir encuentros y contactos con personas de otros grupos de convivencia y se deberán respetar las medidas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias para la prevención de la COVID-19, relativas al mantenimiento de una distancia de seguridad, higiene de manos, uso de mascarilla y ventilación. La persona familiar, tutora o allegada firmará la declaración responsable elaborada por el departamento de Oltra que a tal efecto le facilitará la dirección del centro. La persona acompañante se comprometerá a adoptar todas las medidas preventivas (mascarilla, distancia social, higiene de manos y ventilación). 

Aquellas personas residentes que se vayan de vacaciones con sus familiares durante el periodo navideño solo lo podrán hacer durante un periodo igual o superior a siete días y deberán seguir las mismas medidas que las personas que salgan sin pernoctación. Para el reingreso, con carácter general, el centro debe contar con la disponibilidad de plazas para aislamiento determinadas en la presente resolución y siempre que el centro se encuentre libre de COVID-19. La persona residente que solicite su reingreso, siempre que no presente síntomas compatibles con la COVID-19, tendrá que realizar las pruebas y el aislamiento preventivo que se determine en la resolución de la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas o en la norma que la sustituya. En ningún caso, se procederá al reingreso de una persona que presente síntomas compatibles con la enfermedad, teniéndose que proceder en su entorno familiar de la misma manera que esté determinado para la población general. Así, el aislamiento se realizará en una habitación individual con baño de uso exclusivo.

En los casos que las personas residentes que no disfruten de visitas o salidas vacacionales se fomentará un mayor contacto con familiares y personas tutoras o allegadas a través de medios telemáticos o, en su defecto, se facilitará una mayor información telefónica personalizada a la persona familiar o allegada de referencia sobre la situación de la persona residente.

En el nivel de alerta 2, se permitirán las visitas ordinarias a los centros, siempre con cita previa y de una duración máxima de una hora, de un familiar o persona tutora o allegada por persona residente. No se podrán realizar salidas ordinarias de las personas residentes aunque se garantizará especialmente el contacto con familiares y personas tutoras o allegadas a través de medios telemáticos o, en su defecto, se facilitará una mayor información telefónica personalizada a la persona familiar o allegada de referencia sobre la situación de la persona residente. En el nivel de alerta 3, no se permiten visitas ni salidas ordinarias aunque se reforzará el contacto por medios telemáticos con los familiares de las personas mayores.

Prevención en la red residencial de servicios sociales

El departamento que dirige Mónica Oltra ha diseñado una estrategia preventiva similar para la red residencial de servicios sociales. En el nivel de alerta 1 se recomienda que las salidas sin pernoctación estén restringidas a un único domicilio y manteniendo una burbuja de convivencia estable (se considerará a la persona residente como una unidad de convivencia). También se recomienda no acudir a establecimientos o espacios públicos donde no se pueda garantizar las medidas sanitarias establecidas.

Durante la estancia en el domicilio se evitarán encuentros y contactos con personas de otros grupos de convivencia y se respetarán las medidas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias para la prevención de la COVID-19, relativas al mantenimiento de una distancia de seguridad, higiene de manos, uso de mascarilla y ventilación. La persona familiar, tutora o allegada firmará la declaración responsable elaborada por la conselleria que facilitará la dirección del centro. La persona acompañante se comprometerá a adoptar todas las medidas preventivas (mascarilla, distancia social, higiene de manos y ventilación). 

Las salidas sin pernoctación con acompañamiento de familiar o de persona tutora o allegada comprometida por escrito a adoptar las medidas preventivas, no requerirán pruebas diagnósticas ni cuarentena adicional posterior, salvo que se haya producido contacto estrecho con un caso. Si existe duda razonable de que durante la salida se haya podido producir una exposición al coronavirus y de que no se hayan cumplido las recomendaciones preventivas, se procederá al aislamiento preventivo de la persona residente y se consultará sobre el procedimiento a la comisión de control de COVID-19 en centros residenciales del departamento de salud.

En las salidas vacacionales, aquellas personas residentes que se vayan de vacaciones con sus familiares con motivo de las celebraciones navideñas, solo lo podrán hacer durante un periodo igual o superior a siete días. A su reingreso se realizarán las pruebas y el aislamiento preventivo que se determine la resolución de la conselleria. Al reingreso se realizará aislamiento preventivo los 10 días posteriores y, en ningún caso, se procederá al reingreso de una persona que presente síntomas compatibles con la enfermedad, teniéndose que proceder en su entorno familiar de la misma manera que la población general. El aislamiento se realizará en una habitación individual con baño de uso exclusivo.

En las visitas ordinarias se permitirán las visitas, siempre con cita previa, y de una duración máxima de una hora, de un familiar o persona tutora o allegada por persona residente, de acuerdo con los siguientes criterios: se organizará un máximo de visitas diarias, regulado en tramos dependiendo del número de personas usuarias en la residencia o vivienda, para evitar aglomeraciones; en los centros residenciales con capacidad de hasta 50 plazas, se permitirá un máximo del 25% de visitas en relación con el número de plazas ocupadas del centro residencial; en los centros con capacidad de entre 50 en 100 plazas, se permitirá un máximo del 20% de visitas en relación con el número de plazas ocupadas del centro residencial; en los centros de más de 100 plazas, se permitirá un máximo del 10% de visitas en relación con el número de plazas ocupadas del centro residencial; en el caso de las viviendas, se permitirán un máximo del 25% de visitas diarias en relación al número de personas convivientes; las visitas se realizarán, preferentemente en espacios al aire libre (patios, jardines, o terrazas) siempre que estén dentro del perímetro del centro y sean de uso privativo, permitiendo mantener la distancia física de seguridad y cuando la meteorología lo permita (en caso de no disponer se harán en estancias habilitadas para tal efecto); los horarios de atención y visitas se adaptarán a las necesidades de la residencia o vivienda tutelada, según lo establecido en la resolución; y en el supuesto de visitas familiares o personas tutoras o allegadas se espaciará la realización de las visitas para la correcta limpieza, desinfección y ventilación de espacios.

Para gestionar el contacto con familiares y personas tutoras o allegadas, en los casos que las personas residentes que no disfruten de visitas o salidas vacacionales, se fomentará un mayor contacto con familiares, personas tutoras o allegadas a través de medios telemáticos o se facilitará una mayor información telefónica personalizada a la persona familiar, tutora o allegada de referencia sobre la situación de la persona residente.

En un nivel de alerta 2, no se podrán realizar salidas de esparcimiento de las personas residentes ni individualmente ni en grupo. Aquellas personas residentes que se vayan de vacaciones con sus familiares con motivo de las celebraciones navideñas, solo lo podrán hacer durante un periodo igual o superior a siete días y a su reingreso se realizará una prueba de diagnóstico de infección activa y ésta deberá de ser negativa. Además, se realizará un aislamiento preventivo los 10 días posteriores al reingreso.

Las visitas ordinarias se suspenderán a excepción de las que sean por motivos estrictamente sanitarios, de las de alivio de la descompensación neurocognitiva cuando así lo considere el equipo profesional y de las vistas a residentes con una infección resuelta en los últimos tres meses, extremando las medidas de precaución. Se garantizará especialmente el contacto con familiares, personas tutoras o allegadas a través de medios telemáticos o se facilitará una mayor información telefónica personalizada.

En el nivel de alerta 3 no se podrán realizar salidas de esparcimiento de las personas residentes ni individualmente ni en grupo. Aquellas personas residentes que se vayan de vacaciones con sus familiares con motivo de las celebraciones navideñas, solo lo podrán hacer durante un periodo igual o superior a siete días y a su reingreso se realizará una prueba de diagnóstico de infección activa y deberá de ser negativa. Además, deberán realizar un aislamiento preventivo los 10 días posteriores al reingreso. Las visitas ordinarias se suspenderán, a excepción de las estrictamente necesarias por razones sanitarias, de las de alivio de la descompensación neurocognitiva cuando así lo considere el equipo profesional y de las vistas a residentes con infección resuelta en los últimos tres meses, extremando las medidas de precaución.

Etiquetas
Publicado el
5 de diciembre de 2020 - 16:49 h

Descubre nuestras apps

stats