La portada de mañana
Acceder
La guerra entre Casado y Ayuso devuelve al PP a 2008
El estigma de la transparencia: de la "gripe española" a ómicron
OPINIÓN | Misión: desactivar a Yolanda, por Elisa Beni

La Policía Local obliga a un bar de Gandia a facilitar la hoja de reclamaciones a un cliente que no fue atendido por hablar en valenciano

La Policía Local de Gandia tuvo que intervenir en la denuncia.

La Policía Local se tuvo que personar en un bar de Gandia a petición de un cliente que denunciaba un caso de discriminación lingüística en su atención y el local no le facilitaba el libro de reclamaciones para dejar constancia. Ante este caso Plataforma per la Llengua ha pedido a la Oficina de Derechos Lingüísticos y a la Dirección General de Comercio y Consumo que intervengan en el caso.

Según se explica desde esta organización el caso ocurrió el pasado 18 de septiembre al bar Aqua Marina, al Grau de Gandia, cuando el joven denunciante, acompañado de un amigo, se dirigió en valenciano al camarero para solicitar "un té roig amb gel" (un te rojo con hielo) y el camarero hizo ver que no lo entendía y le llegó a decir en castellano "estamos en España y hablamos en español" y, según el escrito de la denuncia, que "si no hablaba español, era porque no le daba la gana". Aseguran que un segundo camarero se añadió "y en tono amenazante, y también en castellano, intervino en dos ocasiones", para repetir que "esto es España y se habla en la lengua nacional". Entonces el cliente pidió la hoja de reclamaciones que el bar se negó a ofrecer, y entonces es cuando el denunciante tuvo que pedir a la Policía Local que se desplazara por, finalmente, conseguirlo llenar.

Plataforma per la Llengua ha pedido a la Oficina de Derechos Lingüísticos y a la Dirección General de Comercio y Consumo que intervengan en el caso, que se tramite la reclamación del afectado y que se inicie un expediente sancionador, si se confirma que se han vulnerado los derechos del consumidor.

La entidad considera que el bar ha incumplido el Decreto Legislativo 1/2019, que determina que los consumidores tienen derecho a utilizar cualquier de las lenguas oficiales del País Valenciano, y la Ley 4/1983, que explicita los derechos de expresarse en valenciano en un comercio y de no ser discriminado por esta razón.

Además Plataforma per la Llengua afirma que "los hechos podrían ser motivo de una infracción leve, teniendo en cuenta el Estatuto de los Consumidores, porque el establecimiento se negó a satisfacer una demanda normal de un cliente en un bar, como es pedir 'un te roig amb gel', una demanda que puede satisfacer un establecimiento de este tipo".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats