Cómo dar una segunda vida a tu vieja camiseta

Camiseta vieja.

Toda camiseta tiene su historia. Y después de sudarla tantas tardes, y los consecuentes ciclos de lavadora, tu camiseta preferida también puede acabar hecha un asco. Pero en lugar de tirarla o de deshacerte de ella, hay cosas más divertidas (y mucho más sostenibles) que puedes hacer; incluido reutilizarla; y darle una nueva vida

Cómo fabricar un espejo que comprarías caro con otro mucho más económico

Cómo fabricar un espejo que comprarías caro con otro mucho más económico

Reutilizar es importante, muy por delante de reciclar. Tiene lógica: "Todos los procesos de producción tienen un impacto en el planeta, por eso, lo más sostenible es no comprar ropa nueva: el consumo sostenible empieza por reutilizar por lo que tenemos", afirma Laura Opazo, divulgadora de la moda ética, y autora de Armario sostenible (editorial Zenith). 

No es un capricho: cada año en España mandamos al vertedero 300.000 toneladas de ropa, según los datos de la Asociación Ibérica de Reciclaje Textil (Asirtex). Y solo una de cada diez camisetas se salvan y se separa en origen, según la Fundación Humana.

Por eso, aunque reciclar es importante, solo ocupa el tercer lugar en la lista del consumo ético, resumida en la llamada regla de las erres: reducir, reutilizar y reciclar (y por este orden). De hecho, se trata de centrarse primero en reducir (comprar menos o no comprar), y en reutilizar lo que ya tenemos: reciclar también consume recursos y energía. Además de liberar gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Cierto: puedes convertir tu vieja camiseta en un trapo para limpiar los cristales. O para secar los platos. Y arreglado. Pero: ¿no es más divertido transformarla en algo creativo y (casi) eterno?

1. Hazte una bolsa para ir a la compra

Una buena alternativa a las bolsas de cuerda para ir a la compra. Coge tu vieja camiseta y unas tijeras. Dobla la camiseta por la mitad, y recorta las mangas y el cuello. También necesitas deshacerte de las costuras inferiores. 

Estírala, vuelve a doblar; esta vez, juntando los cortes que acabas de hacer. Y le das la vuelta para coser el bajo: será el fondo de la bolsa. Aquí está el tutorial completo; y otras ideas geniales para transformar camisetas en bolsas de todo tipo.

2. Convierte tu vieja camiseta en una cesta o en un macetero

Uno de los mejores trucos para reutilizar tu vieja camiseta con gracia, empieza por transformarla primero en un ovillo (técnicamente llamado trapillo), que podrás tejer para convertirla, por ejemplo, en una cesta más que chula. Los detalles puedes encontrarlos en este tutorial o en este otro.

No solo estás protegiendo el planeta: las cestas de tela pueden costarte un pico en Internet o en tiendas de decoración físicas. La buena noticia es que puedes hacerte todas las que quieras con algunas camisetas viejas y un poco de maña. O de empeño, en su defecto. Aquí explican paso a paso cómo ponerse a ello.  

Hay más: la misma técnica sirve para construir una maceta; una idea estupenda para camuflar estos recipientes de plástico baratos donde crecen tus plantas sin tener que gastarte un dineral en macetas bonitas para tu casa. Y, lo mejor: es gratis. Solo necesitas echar mano de tu sufrida compañera de fatigas. [Hace unas semanas, además, te contamos los trucos para saber qué tamaño de maceta es el adecuado para tus plantas.]

3. Transforma la camiseta en un brazalete

Ahora que ya tienes dominada la técnica para transformar camisetas viejas en ovillos (vale, o casi), puedes aprovecharla para crear complementos; como pulseras, cintas de pelo o diademas. Por cierto, además de disfrutarlos tú, resultan un regalazo para quienes tengas cerca o lejos, pero quieras.

La técnica para hacer la pulsera está aquí. Y en este otro tutorial explican, paso a paso, el proceso para fabricar un brazalete con un toque africano

4. Hazte una cinta para la cabeza o un turbante 

Y cuando sientas que ya has sudado suficientemente tu camiseta, córtala, hazla tiras, y colócatela como una cinta para la cabeza. Si recortas las mangas, ya la tienes. Y sin hacer nada más. Será una aliada estupenda cuando salgas a hacer deporte; o sencillamente, para mantener tu melena bajo control. 

Ahora bien, si quieres una alternativa algo más sofisticada, puedes trenzarla. Hazla tiras primero, y trenza después para hacerte una diadema más que resultona. 

Si lo tuyo es el vintage o, sencillamente, te gustan, transforma tu prenda más querida en un turbante. Empieza cortando una tira del grosor que quieras, dóblala y crea un ocho: este cruce será el nudo de tu turbante. Aquí está el tutorial para hacer el turbante, paso a paso. 

Y no tendrás que volver a separarte nunca más de tu sufrida camiseta. Con la de historias que habéis compartido. ¿No suena tentador?

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas
Publicado el
28 de abril de 2021 - 22:22 h

Descubre nuestras apps

stats