La portada de mañana
Acceder
Trombos y coronavirus: los cardiólogos explican por qué hay que seguir vacunándose
El plan de Escrivá para la jubilación anticipada
Opinión - La democracia española no nació en 1978, por Ignacio Escolar

Televisores OLED: ventajas y desventajas de las teles más caras del mercado

Televisor Oled

El televisor sigue siendo un electrodoméstico de uso habitual en la mayoría de hogares. Aunque cada vez más las plataformas digitales como YouTube o Twitch ganen terreno a los medios tradicionales, tener una TV en el salón o en la habitación para disfrutar siempre es buena opción.

Siete cosas en las que fijarse cuando se quiere elegir un televisor

Siete cosas en las que fijarse cuando se quiere elegir un televisor

Y aunque el mercado de los televisores, en su mayoría, son las ya archiconocidas pantallas LED; desde hace un tiempo los paneles OLED están en boca de todos. Su precio elevado (más de 1.000 euros) hace que dar el "salto" pueda verse como algo arriesgado.

La principal característica de las pantallas OLED, siglas de organic light-emitting diode (diodo orgánico de emisión de luz), no requieren de una fuente de iluminación externa. Es decir, los componentes "orgánicos" de la pantalla emiten luz al pasar la corriente eléctrica sin la necesidad de otras fuentes de luz.

Pero, ¿en qué mejora la experiencia? Te resumimos algunas de las ventajas, y desventajas, de estas pantallas y algunos otros consejos para no errar en tu compra.

Cinco ventajas de los televisores OLED

Los paneles OLED, habituales de marcas como LG o Philips, pueden verse muy atractivos para personas que quieren renovar por completo la televisión del salón (o la habitación). Por eso, ¿qué ventajas tiene?

1. Menor consumo.

Uno de los principales alicientes para fijarse en un televisor OLED es que el gasto eléctrico es mucho menor. Como hemos mencionado antes, los diodos del televisor no necesitan de una fuente de luz extra, ya que generan luz por sí solos. Además, esto también hace que puedan apagar los píxeles de manera individual, lo que también ahorra energía.

2. "Negro puro".

La retroiluminación de los OLED permite que cada píxel pueda apagarse y, por tanto, los negros sean mucho más oscuros e intensos. En un panel LED, por ejemplo, esto no se puede lograr, ya que no se pueden apagar los píxeles. Además, los televisores OLED cuentan con una matriz RGBW, que muestra un blanco más parecido al que ve el ojo humano.

3. Televisores finos.

Al no necesitar mayor iluminación que los propios diodos, los televisores OLED son destacablemente más delgados que su competencia.

4. Pantallas curvas.

La tecnología OLED, además, cuenta con estructura flexible, lo que permite curvar las pantallas. Aunque esto no es universal en todos los modelos, sí es algo a tener en cuenta.

5. Ángulo de visión y ghosting.

Los televisores OLED no pierden calidad según nuestra posición, frente a los paneles LED, donde si nos situamos en diagonal se puede perder fidelidad en los colores y el brillo. Esto es muy importante si, por ejemplo, situamos la televisión en el salón, donde puede haber más de una ubicación desde donde verla.

Además, se ha mejorado el tiempo de respuesta –se trata de una medida, en milisegundos (ms), que indica el tiempo que tarda un píxel en pasar de negro a blanco y a la inversa– ha bajado hasta los 0,002ms (frente a los 2ms de las LED). Esto consigue que no parezca borrosa la imagen o se muestren estelas al, por ejemplo, jugar a videojuegos.

Cinco desventajas de los paneles OLED

Todo lo anterior parece indicar que los televisores OLED son prácticamente imbatibles… pero también tienen sus inconvenientes.

1. Precio muy elevado.

Los costes de fabricación y que es una tecnología que aún no se ha popularizado (la primera televisión con paneles OLED es de 2014) hacen que el coste sea muy alto. En España, este tipo de televisores no suelen bajar de los 1.000 euros.

2. Es muy grande.

Ya sea por la tecnología o por el precio, las televisiones OLED no son inferiores a las 55 pulgadas (una diagonal de 1,40 metros). Si tienes un espacio muy concreto y ajustado para ocupar con un televisor, es probable que los OLED se quedan algo grandes para tu hogar.

3. Pantalla más frágil.

Que el televisor sea tan fino y el panel tan delicado convergen en un televisor más frágil que un LED a los golpes. Esto se debe tener en cuenta si queréis ponerlo en una zona donde puedan jugar menores o pueda sufrir alguna caída accidental, ya que, probablemente, se rompa.

4. Un brillo mucho menor.

Frente a otras tecnologías, como las televisiones QLED de Samsung, los OLED parecen quedarse sin brillo. Para comparar: la tecnología QLED soporta un brillo de hasta 2.000 nits –el nit es una medida que indica la candela por metro cuadrado, es decir, la luminosidad–, mientras que la OLED no llega a los 1.000 nits.

Aunque pueda parecer trivial, esto puede afectar a cómo se ve el televisor según qué luz haya. También afecta a los colores que se representan, ya que a medida que aumentan los nits, aumenta la cantidad de colores que pueden representar estos paneles.

5. El "píxel quemado".

El fallo más habitual, sobre todo causado por el uso o imágenes estáticas durante un largo tiempo, es el del "píxel quemado". Se trata de un diodo que se mantiene continuamente apagado, lo que da lugar a puntos muertos o a que queden reflejos de algunas escenas.

Es cierto que los paneles OLED (y muchos LED también) cuentan con sistemas para tratar de paliar este error –como el pixel shifting, que alterna diodos cercanos en los cambios de color–, pero no ha terminado de solucionarse. Aunque es un problema que se arrastra desde la tecnología LED y es inherente al uso de componentes orgánicos, hay que tenerlo en cuenta.

Batería rápida de consejos

Una vez claras las ventajas, y desventajas, de los paneles OLED, debes tener en cuenta que:

  • OLED no es QLED. Aunque pueda parecer obvio, la similitud entre los nombres puede llevar a confusión. La tecnología QLED, propia de Samsung, no dispone de retroalimentación.
  • La resolución no es lo más importante. La mayoría de televisores que se ofertan ya alcanzan las 4K, y más si es OLED, por lo que no es algo en lo que debas fijarte.
  • Fíjate en que dispongan de sintonizador DVB-T2. Desde marzo de 2020, todos los televisores que se fabriquen deben llevar este sintonizador para la TDT –ya que la frecuencia que ocupaba antes, 700 MHz, ahora es para el 5G–. Pero hay modelos antiguos que aún continúan a la venta y pueden no llevarlo.

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas
Publicado el
18 de enero de 2021 - 06:00 h

Descubre nuestras apps

stats