Vivo en un piso compartido, ¿qué medidas he de tomar para evitar contagios?

Dime qué uso le vas a dar y te diré qué Smartphone comprarte.

No es nada nuevo que la convivencia en un piso compartido puede ser compleja si no se marcan y se respetan algunas normas básicas. Vivir con varias personas es hacerlo también con distintas personalidades, horarios, relaciones, etc. Y hacerlo, además, en medio de una pandemia puede llegar a amenazar seriamente la convivencia porque con el estado de alarma se nos ha pedido que evitemos el contacto directo con personas y que extrememos la higiene, dos grandes desafíos cuando se comparte piso.

Convivir en tiempos de coronavirus

La relajación del confinamiento nos ha permitido volver a salir a la calle, quedar con los amigos o familiares a tomar algo, ir a comprar, a dar un paseo o hacer deporte. A diferencia de una convivencia más familiar, en la que se suelen compartir aspectos como las tiendas donde se va a comprar, los amigos, los familiares, etc., en un piso con amigos el riesgo se multiplica por el número de personas que conviven porque no hay vínculos familiares entre ellas.

¿Cómo puede manejarse esta nueva situación en una situación como la que vivimos? Sabemos que el virus puede permanecer en las superficies durante un tiempo. Por tanto, si usamos algo en casa y no se lava adecuadamente, todas las personas que viven allí quedan expuestas al virus. Sabemos también que para prevenir el virus la clave es mantener limpias las superficies que se tocan con frecuencia.

Nuevas rutinas de convivencia

Convivir en un piso en tiempos de pandemia ha hecho que el día a día sea totalmente distinto al de antes del estado de alarma. La situación obliga a replantear muchas de las prácticas que se solían hacer para fijar y establecer nuevas rutinas:

  • Limpiar y desinfectar con un desinfectante doméstico todos los días las superficies que tocamos con más frecuencia, como mesas, pomos de las puertas, interruptores de luz, encimeras, manijas, escritorios, teléfonos, teclados, inodoros, grifos y fregaderos.
  • Lavarse las manos con agua y jabón cada vez que se vaya de una habitación comunitaria a otra, después de usar el baño y antes de comer.
  • Establecer en la entrada una zona donde dejar zapatos, abrigos, bolsas de la compra, bolsos y otros objetos para no tener que entrar con ellos en casa y hacerlo en recipientes separados para que no se mezclen. Dejar también en la entrada un dispensador con alcohol o gel desinfectante para tenerlo a mano cada vez que entramos y salimos de casa. Esta zona debe servir de “bloqueo” a la entrada del virus.
  • Pueden instaurarse turnos para ir a comprar para todos una vez a la semana, en lugar de hacerlo cuatro o cinco veces.
  • Cubrirse la boca al toser o estornudar y lavarse las manos.
  • Ventilar las habitaciones de uso común con frecuencia para ayudar a que el aire fresco circule.

La higiene de siempre, pero multiplicada por dos

Si las medidas de higiene son básicas en cualquier piso compartido, lo son más aún durante estos días, sobre todo en las zonas de uso común. Ya no es suficiente con tener la planificación semanal de las tareas que tiene que hacer cada uno. Ahora es necesario ir más allá y ponerse los guantes las veces que sea necesario. También es especialmente importante la higiene personal,

En el baño:

  • No compartir utensilios como toallas de mano, pasta de dientes, peines, etc.
  • Desinfectar regularmente superficies de uso frecuente como grifos, manijas de armarios, etc.
  • Evitar colocar objetos como el cepillo de dientes directamente sobre la superficie.

En la cocina:

  • Escalonar los tiempos de cocinar para cada una de las personas que habitan en la casa para evitar coincidir en la cocina tres o cuatro personas a la vez.
  • No compartir utensilios: cada persona del piso debe tener sus propios vasos, platos y cubiertos.
  • Limpiar a fondo con agua y jabón y secar bien después de cada uso cazuelas y otros utensilios que pueden ser de uso común. Si hay lavavajillas, mucho mejor. Si no, debe hacerse con agua caliente y jabón.
  • Limpiar a menudo objetos y zonas como interruptor de la luz, manija del fregadero, del microondas, lavavajillas y horno. Lo ideal sería hacerlo después de cada uso.
  • Usar guantes para retirar las bolsas de basura y para manipular y desechar los residuos.
  • Tanto en la nevera como en la despensa, es recomendable que cada habitante de la casa disponga de un lugar propio para evitar el contacto entre alimentos.
  • No compartir ni alimentos ni bebidas.

En el comedor:

  • Es aconsejable que todos y cada uno de los integrantes tengan su propio ordenador y dispongan de un lugar propio de trabajo (en el caso de que teletrabajen) para no tener que compartir espacio. Si la habitación permite poner un escritorio, mucho mejor que quedarse todos en el comedor.
  • Limpiar bien el mando de la televisión cada vez que se usa. Puede hacerse utilizando toallitas húmedas.
  • Si el sofá tiene funda, quitarla con periodicidad para lavarla.

Responsabilidad fuera del piso

Tan importante es respetar las medidas de prevención dentro de la casa como fuera. Los CDC recomiendan usar mascarilla siempre que se salga a la calle y mantener el distanciamiento físico, una de las piezas cruciales para la prevención de la pandemia.

Esto es especialmente importante cuando los adultos mantienen una red más compleja de relaciones: cuantos más adultos compartan el piso, más oportunidad de que se propague el virus. Por ejemplo, si cada persona del piso ve a otra más fuera del piso (novio/a, amigo/a, familiar), y en el piso residen cuatro personas, en realidad hay ocho personas expuestas entre sí. Es aconsejable dejar de lado por un tiempo los abrazos, los apretones, los besos, etc.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas
Publicado el
1 de junio de 2020 - 21:28 h

Descubre nuestras apps

stats