eldiario.es

Menú

Cultura

15 películas de Cannes 2018 a las que echar el ojo si no estás en la Costa Azul

Si como nosotros estás lejos de la gran cita del cine internacional, te damos una lista de las cintas más esperadas que llegan a esta 71 edición del festival

Lars Von Trier, Spike Lee, Koreeda, Asghar Farhadi, Terry Gilliam y Godard son algunos de los platos fuertes que regresan para competir por la Palma de Oro

- PUBLICIDAD -
'El hombre que mató a Don Quijote', el proyecto maldito de Terry Gilliam cerrará Cannes

'El hombre que mató a Don Quijote', el proyecto maldito de Terry Gilliam que cerrará Cannes

Pocos son los afortunados que podrán pasearse estos días por La Croisette, disfrutar del sol de la Costa Azul y de los estrenos más sonados de las próximas temporadas. La mayoría nos tendremos que conformar con las píldoras que se escapan de la 71 edición del festival de Cannes y que llegan en forma de aplausos, abucheos o críticas a las películas proyectadas en la mayor cita mundial del séptimo arte.

A estos ecos, además de la anacrónica polémica sobre Netflix y la prohibición de los selfies en la alfombra roja, se suman los esperados regresos de anteriores ganadores de la Palma de Oro, de otros que fueron vetados por proclamarse "nazis" e incluso de directores malditos. Nombres como Koreeda, Farhadi, Godard, Von Trier y Spike Lee se verán las caras durante esta semana hasta que el 19 de mayo se dé a conocer el palmarés de nuevos vencedores. A continuación, un breve aperitivo de lo que está por venir. 

Le livre d'image, Jean-Luc Godard

Godard encabeza la parte más visible de esta 71 edición del festival de Cannes. Para empezar, su Pierrot le fou empapela cada esquina de la Croisette con el beso entre Anna Karina y Belmondo del cartel. Pero el cineasta de 87 años también compite en la sección oficial con una película en la que lleva trabajando desde 2015. Tanto el tráiler como su sinopsis son un misterio críptico, pero el productor Vincent Maragall adelantó en una entrevista que "se trata de una reflexión sobre el mundo árabe de hoy en día, entre otros muchos temas de importancia para la humanidad".

The house that Jack built, Lars Von Trier

El danés rebelde regresa a Cannes después de haber sido vetado como persona non grata cuando se declaró "nazi" durante la presentación de Melancolía, en 2011. Sus preferencias fascistas parecen haber quedado atrás, pero aún resuena la acusación de acoso sexual por parte de la cantante Björk cuando trabajaron en Dancer in the dark. El ganador de la Palma de Oro precisamente por esa cinta, presenta estos días "una película sobre un asesino en serie (Matt Dillon) como nunca se ha visto", según sus productores.

Lars Von Trier

Everybody knows, Asghar Farhadi

El ganador de dos premios Oscar por Nader y Simin: una separación y El viajante inaugura el festival con una pareja familiar para el público español (y mundial). Es la primera vez que un iraní abre Cannes, aunque este sea su cartel más internacional con Javier Bardem y Penélope Cruz a la cabeza. De nuevo, Farhadi se decanta por los problemas maritales que tan bien sabe plasmar sobre la pantalla.

Blackkklasman, Spike Lee

El estadounidense no ha tenido una gran presencia en el festival más prestigioso del mundo desde la primera década de su carrera, hace veinte años. Ahora regresa con una historia real tan sugerente como cualquier ficción: las peripecias de un detective negro de Colorado que se coló en el Ku Klux Klan (KKK). Encabezan el reparto Adam Driver, Laura Harrier y el hijo de Denzel Washington, John David Washington. 

Spike Lee

The wild pear tree, Nuri Bilge Ceylan

El director turco es considerado toda una eminencia en la Croisette, y sus películas han sido una buena carta de presentación para ello. Ganó la Palma de Oro en 2014 con Winter Sleep, el Gran Premio del Jurado en 2003 y 2011 con Lejano y Érase una vez en Anatolia, y el de Mejor Director en 2008 por Tres monos. En su nueva cinta habla de los lazos sanguíneos y sociales que heredamos de nuestros progenitores y que nos atrapan de alguna forma. Como a Sinan el protagonista, un escritor que se ve ahogado en su pueblo natal por el mar de deudas de su padre.

Wild pear tree

Ash is the purest white, Jia Zhangke

Es una de las grandes favoritas de la sección oficial. Su artífice, además, es el cineasta chino más aplaudido del momento gracias a cintas, como la anterior  Más alla de las montañas, en las que ofrece una panorámica perspicaz sobre los cambios de su país. En esta ocasión vuelve a sumergirse en la China más pobre e industrial para relatar la historia de amor entre una bailarina y un gángster diferente.

Ash is the purest white

Under the silver lake, David Robert Mitchell

Con tres películas en su haber, se entiende que esta sea la primera vez que Mitchell compite en Cannes. Sin embargo, no todos los debutantes pueden presumir de causar la expectación que está levantando su nuevo filme. Protagonizado por un cabeza de cartel masculino bastante comercial (Andrew Garfield) y la nieta más mayor de Elvis Presley (Riley Keough), este  thriller aborda una serie de extraños asesinatos ocurridos en Los Angeles.

Three faces, Jafar Panahi

Han pasado veinte años desde que Jafar Panahi fuese arrestado y condenado a vivir bajo arresto domiciliario con su mujer en Teherán, pero nada ha impedido que siga lanzando películas. Esta es su primera participación en Cannes y todos los medios le están prestando la digna atención que se merece como ganador de la Berlinale y del León de Oro en Venecia con anteriores títulos. Debido al veto impuesto en su país, no existe apenas información sobre la cinta que presenta esta vez. 

Jafar Panahi

Cold War, Pawel Pawlikoski

También es la primera vez del cineasta polaco compitiendo por la Palma de Oro, algo nada desdeñable después de haber arrasado mundialmente con su anterior película, Ida. Ganador del Oscar en 2017, Pawlikoski respeta de nuevo aquella famosa estética monocolor en este drama de época. Ambientada en la Polonia comunista de los años 60, retrata un romance atípico entre dos jóvenes desacostumbrados a amar.

cold war

Shoplifters, Hirokazu Kore-eda

Y de los debutantes pasamos a un nombre habitual en el festival de Cannes. Koreeda es tan prolífico que casi le da tiempo a estar en distintos festivales a la vez con cintas diferentes. Apenas unos meses después de estrenar  El tercer asesinato en Venecia, el japonés vuelve a Francia con uno de sus distintivos dramas familiares. Esta vez, una niña fugitiva es acogida en una casa no mucho más pudiente que sobrevive a base de hurtos. Los críticos aseguran que aún queda lejos de su obra maestra Nadie sabe

Long day's journey into night, Bi-Gan

Esta edición de Cannes se caracteriza por una potente presencia asiática. Y, aunque las viejas glorias son las grandes esperadas, no podemos dejar de mencionar al joven que removió todos los festivales con su primera y única película. Muchos calificaron en Locarno Kallie Blues como el vivo ejemplo de un debut sublime, así que la expectación es máxima con la historia de un hombre que regresa a su ciudad natal para encontrar a la mujer que ama. 

Bi Gan

Dogman, Matteo Garrone

Garrone no es ningún principiante recogiendo galardones en el escenario de la Croisette. Con Gomorrah y Reality, se hizo con el Gran Premio del Jurado, aunque su "ridícula" (según la crítica) Cuento de cuentos se fue de vacío en 2015. Ahora regresa con un western urbano ambientado en la periferia de Roma en los años 80. El protagonista desdobla sobre la gran pantalla el personaje real de Pietro de Negri, un peluquero de perros que torturó durante horas a un exboxeador bajo los efectos de la cocaína.

Dogman

Petra, Jaime Rosales

Encabezada por Bárbara Lennie, esta cinta se presenta dentro de la Quincena de Realizadores como "la mejor película de Rosales que muestra una imagen de España y de Cataluña inédita". Actriz y director colaboran de nuevo después de Las horas del día para meterse de lleno en el viaje iniciático de una mujer que pretende encontrar a su padre tras la muerte de su madre. 

Pájaros de verano, Ciro Guerra y Cristina Gallego

La anterior película de Guerra alcanzó la meca del cine en los Oscar de 2016, aunque El abrazo de la serpiente no logró superar a la aclamada El hijo de Saúl. El director colombiano comparte ahora rótulos con Cristina Gallego para llevar al cine la historia de una familia indígena que lideró el tráfico de drogas en La Guajira en los años 70. El director artístico de la Quincena de Realizadores la ha comparado nada más y nada menos que con un clásico a la altura de  El Padrino

Pajaros de verano

El hombre que mató a Don Quijote, Terry Gilliam

Y no podía faltar la encargada de clausurar la 71 edición de Cannes. El proyecto maldito de el ex-Monty Phyton  acaba de recibir luz verde del tribunal de París para proyectarse al final de esta fiesta del cine. Han sido casi veinte años de infortunios que parecen no acabarse nunca (desde la demanda del productor que asegura poseer los derechos hasta el último derrame cerebral de Gilliam) y que al menos le darán la oportunidad de ver su película sobre una pantalla gigante. Crucemos los dedos para que no acontezca nada nuevo antes del 19 de mayo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha