Muere Georgie Dann, astro de la canción del verano

Georgie Dann, acompañado de varias bailarinas durante una actuación en un espectáculo de verano

Georges Mayer Dahan, más conocido como Georgie Dann, ha muerto este miércoles a los 81 años en Madrid, donde residía. El cantante estaba a punto de someterse a una operación de cadera en el Hospital Puerta de Hierro, donde ha fallecido, según ha informado El Mundo.

Georgie Dann nació en 1940 en la capital francesa y acudió durante ocho años al Conservatorio de París hasta convertirse en un diestro clarinetista. También estudió Magisterio y fue profesor en una escuela, donde componía canciones humorísticas con sus alumnos. Fue entonces cuando explotó su vis pachanguera, que culminaría con las canciones del verano. Dann fue durante tres décadas todo un estandarte del género ligero gracias a himnos como La barbacoa, El bimbó o El chiringuito.

En 1965, después de representar a su país en el Festival del Mediterráneo, se afincó en España, donde ha vivido todos estos años. El artista se definía como fanático del jazz y un seguidor de los chistes de Arévalo y de los libros de Pérez Reverte. Mientras vivía en Barcelona se enamoró de una bailarina procedente de la ciudad condal llamada Emilia García. Emy y Georgie tuvieron tres hijos y los dos últimos también se dedicaron al mundo de la música.

Su primer éxito salió a la luz en 1969 y se tituló Casatschok, una canción de ritmo pegadizo y coreografía que se convirtió en el fenómeno de aquel verano, aunque paradójicamente estuviera inspirada en los inviernos de Rusia. Durante las dos décadas siguientes sacó El bimbó o Carnaval, Carnaval con las que llegó a todas las emisoras y listas de éxito españolas.

En 1988 llegó El chiringuito, un tema que coincidió con la nueva Ley de Costas aprobada ese mismo año en España. Los controles sanitarios se volvieron mucho más estrictos y aumentaron la distancia con la línea de playa, así que muchos locales tuvieron que reformarse o cerrar. Tal y como confesó el cantante a Los 40 principales, la canción nació de un intento frustrado de ir a comer unas sardinas fritas en Málaga. "Al ver que estaba todo cerrado, ¿qué se me pasó a mí por la cabeza? ‘Joder, un chiringuito, el chiringuito’ y surgió la canción”. De forma parecida compuso La barbacoa en 1994 y poco después, en 1996, Cachete, pechito y ombligo.

Durante los últimos años hay quien ha destacado ciertos tintes racistas en temas como Mami que Será lo que Quiere el Negro o El Negro no Puede. Fuera como fuese, su animada discografía perdió fuelle con la llegada del nuevo milenio pero Georgie Dann siguió sacando canciones hasta 2018, porque en realidad nunca se terminó de ir del todo.

Aunque las listas de éxitos veraniegos dejaron paso a temas más contemporáneos y apoyados en el género del reguetón, y no tanto en la verbena y la pachanga, Dann siguió activo especialmente por Latinoamérica. En 2017, mientras arrasaba Despacito de Luis Fonsi y Daddy Yankee, el cantante francés seguía sumando hits a su larga trayectoria tales como ¡Que viva el vino! en la que hacía una reivindicación del alcohol porque "la vida al trago se pasa mejor".

Etiquetas
Publicado el
3 de noviembre de 2021 - 15:53 h

Descubre nuestras apps

stats