La portada de mañana
Acceder
La Audiencia investiga al Banco de Chile por blanqueo de capitales de los Pinochet
Mapa - Nueve provincias superan el 10% de hospitalizados por COVID-19
Opinión - La ausencia de Pere Aragonès, por Javier Pérez Royo
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

La posguerra cobra fuerza como argumento de la animación española

La posguerra cobra fuerza como argumento de la animación española
París —

0

París, 10 mar (EFE).- El año 1939 marcó el fin de la contienda civil española y el inicio de un amplio periodo de posguerra que dos nuevas películas de animación, "Pepino el acordeonista" y "Winnipeg, el barco de la esperanza", toman como telón de fondo para ofrecer una nueva mirada a esos años de hambre y exilio.

La primera, en manos de Daniel Hidalgo, Alfonso Casado e Irene Trapero, todavía está en concepto, y la segunda, dirigida por Beñat Beitia y Elio Quiroga, se encuentra en fase de desarrollo. Ambas tienen estos días su carta de presentación en el foro europeo de animación Cartoon Movie, en la ciudad francesa de Burdeos.

"Josep", con la que el director francés Aurel honra la figura del refugiado republicano español Josep Bartolí, ya demostró este año que la animación y la memoria histórica podían conjugarse en un éxito de crítica, y estos dos nuevos proyectos ahondan en una época más tratada hasta ahora por el cine tradicional o el documental.

HISTORIA REAL

"Pepino el acordeonista", está basada en la vida de un abuelo de Trapero. Un niño que creció en la posguerra, que se convirtió en un virtuoso del acordeón y que cuando las cosas se pusieron difíciles en su pueblo tras una fuerte sequía se vio obligado a emigrar a París.

"La historia no nace de un revisionismo político de la situación, sino simplemente de una persona que tuvo que irse porque no tenía para comer o para cubrir las necesidades económicas que se le presentaban", explica a EFE Hidalgo, guionista del proyecto.

Pero a través de él se habla también de aquellos cerca de dos millones de españoles que por motivos políticos o económicos debieron emigrar, y se "intenta despertar la conciencia de la gente sobre lo que está ocurriendo ahora desde África, Latinoamérica o Asia".

"Winnipeg el barco de la esperanza" arranca en cambio en el propio 1939 y en la llamada Retirada, el exilio de casi 500.000 republicanos a Francia y el viaje posterior de algunos a países como Chile en buques como el que da nombre a esa cinta.

Su protagonista es una de esas niñas que huyó de Barcelona y, ayudada por el poeta Pablo Neruda, entonces cónsul especial para la inmigración española, cruzaron el Atlántico en busca de un futuro mejor.

"Nuestra experiencia y dominio de la técnica de la animación nos permitía poder contarlo con la mayor precisión y eficiencia dentro de nuestros recursos. (La animación) es un lenguaje que nos permitía abarcar toda la dificultad que proyecta esta historia", señala Beitia, su codirector.

Su cinta, una coproducción franco-chileno-española, toma como base la novela gráfica de Laura Martel "Winnipeg, el barco de Neruda", y en el Cartoon Movie, que desde este martes y hasta el jueves se celebra de forma digital debido a la pandemia pretende "encontrar lazos con agentes de ventas" de cara a su distribución.

ESPEJO DE LA ACTUALIDAD

Da igual que lo sucedido tuviera lugar hace décadas porque no ha perdido actualidad: "Ahora mismo hay varios Winnipeg en el Mediterráneo y no los estamos dejando llegar a tierra. Desde el ámbito de la narración tratamos de generar sensibilidad", señala.

Es una película que habla "de lucha, solidaridad, esperanza, amor y responsabilidad individual, colectiva y estatal", y, como "Pepino el acordeonista", que en su caso es hispano-portuguesa, está pensada para adultos y jóvenes adultos y se realizará en 2D con ordenador.

Ambas cintas son dos de las nueve españolas que participan en esta XXIII edición del Cartoon Movie, principal punto de encuentro europeo para autores, compradores, distribuidores, inversores y potenciales socios del sector.

Esta cita presentará en total 55 largometrajes, ya sea en concepto (22), en desarrollo (22), en producción (8) o en 'sneak preview' (3), dirigidos en su mayoría a un público familiar (28), pero con una presencia creciente de los que apuestan por los adultos o los jóvenes adultos (15).

Francia lidera la selección con 21 producciones, seguida por España (9) y por Alemania, Dinamarca, Alemania, Rumanía e Italia, con tres cada uno, y el presupuesto total de todos los proyectos se eleva a 297 millones de euros (unos 353 millones de dólares).

Marta Garde

Etiquetas
Publicado el
10 de marzo de 2021 - 14:30 h

Descubre nuestras apps