Cultura Blogs y opinión

Sobre este blog

Este blog se ocupará de las series más influyentes del momento, recomendará otras que pasan más desapercibidas y rastreará esas curiosidades que solo ocurren detrás de las cámaras.

'The Missing' y el (buen) oficio de las series británicas

Los protagonistas de 'The Missing'

Las series británicas tienen una capacidad asombrosa para conseguir que un tema trillado dé como resultado una ficción, como mínimo interesante. Le pasó a Broadchurch, con una primera temporada que batió récords de audiencia en Reino Unido y una segunda que aguantó el tipo, y volvió a repetirse con The Missing.

La que fue una de las series europeas de la pasada temporada (con nominaciones en los Globos de Oro, BAFTA y se prevé que en los próximos Emmy) tiene como punto de partida la desaparición de un niño pero va mucho más allá, poniendo a prueba las emociones del espectador. Los ocho capítulos que componen su primera temporada se sufren emocionalmente y se disfrutan como un thriller donde, como es de esperar, nada es lo que parece y ninguna de las verdades que sostienen sus implicados es la verdad absoluta.

The Missing sabe explotar al 100% su ADN británico. Es una serie de una temporada muy corta, con una historia cerrada que se resuelve en ese arco narrativo, un producción cuidada al detalle que no necesita demasiados alardes para demostrarlo y una trabajo sobresaliente de sus actores, sobre todo del trío protagonista James Nesbitt (Tony Hughes), Frances O’Connor (Emily Hughes) y Tchéky Karyo (Julien Baptiste).

Cuando se estrenó no aspiraba a ser el bombazo de la temporada, pero sí a colocarse entre las imprescindibles. Sin hacer concesiones al espectador, haciéndole sufrir a lo largo de sus ocho capítulos, consiguió colocarse entre las series destacadas por la crítica y convenció a la audiencia en Reino Unido (donde se pudo ver en BBC) y en Estados Unidos (Starz). Su premio fue la confirmación de una segunda temporada, que se estrenará este año y que siguiendo la moda de las series antología, presentará una historia y unos protagonistas completamente nuevos. 

La primera temporada (disponible en Movistar Series) arranca con las vacaciones en Francia de un matrimonio inglés y su hijo pequeño. Es 2006 y el país está inmerso en la fiebre futbolística del Mundial de Alemania. Los O'Connor deben hacer una parada técnica en la localidad de Chalons De Bois tras sufrir una avería en su coche. Tratando de matar el tiempo, el pequeño Oliver y su padre salen a dar un paseo en un pueblo inmerso en la euforia deportiva.

Durante un instante de despiste, Tony pierde de vista al pequeño entre una multitud que celebra un gol de la selección de Zidane. Una búsqueda infructuosa, complicada por los problemas idiomáticos entre los padres desesperados y la policía local, la entrada en escena de la prensa, sobre todo la sensacionalista británica, y algunos asuntos sin resolver del pasado de la familia hace que la desaparición de Oliver no sea del todo el centro de la trama y que la historia de The Missing gane en profundidad y en matices.

Uno de los más interesantes es cómo tratan de lidiar los padres de Oliver con la tragedia. La narración se mueve entre el presente, cuando aparece una nueva pista que hace que Tony vuelva a Francia con la esperanza de saber de una vez por todas qué pasó con su hijo, y la reconstrucción del caso a través de flashbacks. El otro es la extraña sensación de cotidianidad que puede llegar a sentir el espectador. Si a esto añadimos la intriga por saber qué pasó con el pequeño Oliver, la primera temporada The Missing puede decir que ha cumplido con creces su objetivo.

Sobre este blog

Este blog se ocupará de las series más influyentes del momento, recomendará otras que pasan más desapercibidas y rastreará esas curiosidades que solo ocurren detrás de las cámaras.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
13 de junio de 2015 - 21:08 h

Descubre nuestras apps

stats