eldiario.es

9

"El feminismo poderoso y blanco se olvida de las mujeres gitanas"

Feminista, gitana y de clase trabajadora, Josefa Fernández coordina el programa Calí por la igualdad de las mujeres en el pueblo gitano

La activista critica el paternalismo de las políticas de inclusión que no tienen en cuenta las voces de las mujeres romanís y algunos feminismos que perpetúan los estereotipos

"Hay mujeres payas que vienen a decirnos a nosotras que tenemos que educar a nuestros hombres porque son machistas. ¿Acaso no existe machismo en la sociedad en general?", cuestiona

Josefa Fernández Camacho, coordinadora del Programa Calí por la igualdad de las mujeres gitanas

Josefa Fernández Camacho, coordinadora del Programa Calí por la igualdad de las mujeres gitanas

Cualquier mujer que pertenezca a un colectivo discriminado es doblemente discriminada. Por ser mujer. En el caso de la población gitana, las mujeres se enfrentan a un sinfín de estereotipos, la mayoría asociados a la marginalidad y a la delincuencia. Hasta la academia de la lengua modificó por presión social la definición de gitano, añadiendo que 'trapacero' suponía un término peyorativo. 

Feminista, gitana y de clase trabajadora, Josefa Fernández (Ontur, Albacete, 1986) es trabajadora social y actualmente coordinadora del Programa Calí, un proyecto promovido por la Fundación Secretariado Gitano por la igualdad de las mujeres gitanas. La responsable participa en Alicante en las primeras jornadas de feminismo romaní en la Comunidad Valenciana, coordinadas desde la conselleria de Políticas Inclusivas, una semana de actividades destinadas a hacer pedagogía sobre la discriminación, la situación de las mujeres gitanas y sus aportaciones al feminismo.

Pregunta: El desconocimiento sobre la realidad del pueblo gitano en el Estado español es abismal ¿Con qué estereotipos se carga a las mujeres gitanas?

Existe demasiado desconocimiento sobre el pueblo gitano y sobre la diversidad existente en él y entre las mujeres gitanas. Las mujeres gitanas somos diversas, no existe una única realidad entre nosotras. Estereotiparnos a un solo modelo de vida es negarnos y no reconocernos.

Sobre nosotras recaen muchos más estereotipos, no hay que olvidar que en muchas de nosotras interseccionan muchos factores, por lo que somos susceptibles de vivir discriminación múltiple. Estos estereotipos seguirán existiendo mientras no se nos reconozca como sujetas de derechos, mientras nuestra historia como pueblo y nuestras aportaciones a la historia como mujeres no se contemple en los libros de texto o no se nos permita ocupar espacios de poder.

¿Se integran esos estereotipos en el discurso feminista? ¿De qué manera?

Por supuesto. Hay mujeres payas que vienen a decirnos a nosotras que tenemos que educar a nuestros hombres porque son machistas. ¿Acaso no existe machismo en la sociedad en general? ¿Acaso el sistema en el que vivimos y la sociedad no es patriarcal y machista? El machismo está en todos lados y no es algo cultural. Esto, aparte de machista y paternalista es discriminatorio.

¿El movimiento feminista integra las perspectivas de las mujeres gitanas? ¿Hay un feminismo antirracista potente en España o aún persisten los prejuicios hacia la cultura romaní?

No siempre, no todos. Algunos sí, pero en general se olvidan de nosotras. También hay que hablar de que no hay un solo movimiento feminista. Existe mucha diversidad en ello. El poderoso, el blanco y/o payo suele olvidarse de nosotras, de las gitanas y al resto de mujeres racializadas.

Existen movimientos feminista racializados y entre nosotras debemos apoyarnos. La sororidad entre nosotras debe ser prioritaria. Porque las mujeres afrodescencientes, musulmanas, latinoamericanas, gitanas… sabemos lo que es vivir con la carga de la discriminación múltiple, la que hace tu vida mucho más difícil. Y es necesario dejar claro que esa dificultad no la vivimos dentro de nuestra cultura: la vivimos y nos la ejercen desde fuera.

Uno de los objetivos del programa calí es mejorar la calidad de vida de las mujeres gitanas ¿Cómo se pueden empoderar?

El proyecto trabaja para y por la igualdad. Es un programa que pone el foco en mejorar la situación de desventaja que viven muchas mujeres gitanas (por el tema de la discriminación múltiple), por lo que uno de sus objetivos es fomentar su empoderamiento. Pero la igualdad no es solo cosa de mujeres por lo que también trabajamos con el resto de sociedad hombres y mujeres, gitanos y payos y con los poderes públicos para fomentar y alcanzar esa igualdad real y efectiva para todas y todos, por supuesto para las mujeres gitanas también.

El empoderamiento lo logran ellas, las participantes, y nosotras las apoyamos y acompañamos. Ellas son las que deciden cómo y cuándo. Cada persona se empodera de una manera, y aquí prima lo que ellas decidan. El empoderamiento es un proceso, no se alcanza de un día para otro. Uno de los valores del programa Calí es la sororidad, el apoyo y reconocimiento que nos damos entre mujeres, ya que tanto participantes como profesionales somos la mayoría mujeres gitanas.

Calí cuenta con 30 profesionales en toda España, de las que 25 somos mujeres gitanas profesionales de la intervención en igualdad, tanto de género como de no discriminación.

Algunas activistas consideran que el pueblo gitano tiene su propio patriarcado ¿Los roles machistas son diferentes?

Para mí, el patriarcado, el machismo y los roles de género no son cuestiones culturales sino sociales y económicas. La irrupción del capitalismo en nuestras vidas ha hecho que todo eso se acreciente.

Aunque esto nos afecta a todas las mujeres del mundo, a nosotras, las mujeres gitanas, nos afecta de una manera mayor, por el tema de la interseccionalidad y discriminación múltiple. Lo vivimos dentro y fuera de nuestra comunidad.

La Estrategia Nacional para la Inclusión Social de la Población Gitana en España (El plan 2012-2020) ha sido criticado desde diversos sectores. A usted, ¿qué le parece?

Creo que es importante que la estrategia exista porque supone que esté en la agenda política y que los poderes públicos sepan que son ellos los máximos responsables y competentes para que desaparezca la desigualdad que vive gran parte de la población gitana, para velar por el acceso a sus derechos y la plena ciudadanía. Pero para que sea efectiva se debe tener en cuenta la diversidad de situaciones que existe dentro del conjunto de la población gitana española y por supuesto tener en cuenta no solo al tercer sector sino a las y los profesionales gitanas competentes en el tema. Si nosotras y nosotros no estamos implicados en la estrategia, la visión de la realidad será parcial e inexacta.

¿Existe una agenda política con los problemas de la sociedad gitana?

En ocasiones aparecemos en las agendas políticas pero son pocas veces y se nos da poco peso y presencia en ellas. Es importante que se nos de presencia a las personas gitanas en ellas y sobretodo que no se nos impida ocupar espacios de poder. Si se hace que se haga bien.

Las políticas de inclusión que vienen implementadas desde los servicios sociales y giran en torno a la alfabetización o cursos para algún oficio a menudo son señaladas como medidas con tinte marginal ¿Son suficientes? ¿Es la política de inclusión paternalista?

Desafortunadamente, sí. Piensa que partimos desde el desconocimiento que se tiene sobre nosotras y a eso le sumamos que cuando se elaboran esos planes, políticas y demás, no se nos tiene en cuenta ni como personas ni como profesionales. Por ello nos encontramos con que la mayor parte de esas medidas tomadas no se ajustan a la realidad, a las necesidades que las personas gitanas tienen y, mucho menos, a nuestros intereses. En pocas ocasiones a esas personas se les pregunta '¿Tú qué quieres? ¿Qué te gustaría?'

A las personas hay que reconocerlas y tenerlas en cuenta ya que estamos hablando de sus vidas y por supuesto apoyarlas en sus decisiones. Si el profesional o la profesional impone sus criterios y objetivos sin tener en cuenta el punto de partida de cada persona, su situación personal y/o familiar y sin preguntarle que quiere para sí misma, nos encontraremos con políticas e intervenciones paternalistas y abocadas al fracaso, lo que genera mayor desigualdad.

Las mujeres gitanas sabemos qué queremos, tenemos ideas y voz. Muchas necesitamos apoyo y reconocimiento. Si me quieres ayudar, primero pregunta y tenme en cuenta, no me impongas lo que tú quieres para mí porque soy yo la que decido por mí. Quizá eso sirva para ti o para otras mujeres pero probablemente para mí no.

¿Se tienen en cuenta las voces de las mujeres gitanas y sus necesidades a la hora de elaborar políticas de inclusión?

No. Aquí me remito a la respuesta anterior. No se nos pregunta cuáles son nuestras aspiraciones y opiniones. Se piensa qué es lo mejor para nosotras y se actúa en base a lo que los demás creen.

Y nosotras ¿Cuándo nos expresamos? Políticas para nosotras pero sin nosotras es lo mismo que todo para el pueblo pero sin el pueblo. No se puede seguir pensando que no estamos preparadas para decidir porque lo estamos y hace mucho. El empoderamiento de muchas mujeres gitanas es algo real.

Calí ha sido un proyecto innovador para la integración de las mujeres gitanas. ¿Qué lo diferencia del resto? ¿Qué resultados han obtenido?

Es innovador porque es un proyecto que trabaja la igualdad desde diferentes líneas y con toda la población. Contempla la interseccionalidad y múltiple discriminación que vivimos las mujeres gitanas. Por ello trabaja la igualdad de género y la igualdad de trato y no discriminación.

Como decía antes se trabaja con mujeres y hombres, con gitanos/as y payos/as y además se hacen formaciones a agentes clave que intervienen con la sociedad y con los poderes públicos. Insisto la igualdad es cosa de todas y todos.

Pero además es innovador porque no engloba a las mujeres participantes en una misma línea de trabajo sino que parte desde la necesidad y punto de partida de cada una. Desarrollamos lo que llamamos itinerarios sociopersonalizados, en los cuales están implicadas tanto la mujer participante como la profesional. Esto lo diferencia de la mayoría de programas que se desarrollan con mujeres gitanas.

Los resultados están siendo muy positivos tanto a nivel cualitativo como cuantitativo. Esperamos que hasta el 2019 participen en nuestro programa 2415 mujeres. En año y medio que llevamos de programa han pasado por el programa 1200 mujeres y 700 hombres. Estamos muy contentas con los resultados obtenidos.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha