eldiario.es

9

DESALAMBRE

Bruselas presenta un plan para frenar a refugiados en Turquía en un tenso debate en la Eurocámara

El plan contempla el envío de funcionarios de la Comisión a Turquía para "para controlar la situación de entrada masiva de refugiados y prevenir los flujos migratorios incontrolados"

A cambio, Turquía recibirá una contrapartida económica, que fuentes comunitarias cifran por encima de los mil millones

Tusk pide mejorar la imagen de la UE, que sigue siendo el mejor sitio para los refugiados

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, durante el discurso que ha ofrecido este martes sobre la situación humanitaria de los refugiados. / Efe

El debate sobre las respuestas a la situación humanitaria de los cientos de miles de refugiados que están llegando a Europa se ha visto empañado por las acaloradas discusiones entre las distintas formaciones europarlamentarias. La ultraderecha ha tratado de sacar músculo y oponerse a la llegada de refugiados, en medio del anuncio de un acuerdo con Turquía que pretende contener el flujo de solicitantes de asilo y de lo que se ha venido como una amenaza en el seno de la Europa de los valores: la llegada de más personas que huyen de la guerra.

El Plan de Acción presentado por el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker y acordado con Ankara, que tiene a dos millones de refugiados repartidos en su territorio, casi ha contribuido a enardecer más que a calmar las cosas en el hemiciclo. Viene a acordar labores compartidas de vigilancia -llamado por ONG especializadas como 'externalización de fronteras"- "para controlar la situación de entrada masiva de refugiados y prevenir los flujos migratorios incontrolados"; y concede una contrapartida económica a Turquía, que fuentes comunitarias cifran por encima de los mil millones. También contempla el envío de funcionarios de la Comisión a Turquía para supervisar estas tareas.

Algunos eurodiputados del Ukip y de la bancada euroescéptica han cargado contra el acuerdo, considerando al Gobierno de Erdogan –que el lunes 5 de octubre visitó Bruselas- un apéndice del ISIS. Juncker ha replicado que Turquía es "de los países seguros". "Imaginen que pasaría si Turquía no estuviera entre los países de tránsito", ha zanjado el luxemburgués. Al tratar de ayudar a Juncker, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk ha avisado que las autoridades turcas "estiman que otros tres millones de refugiados" procedentes de Siria e Irak pueden acabar en territorio europeo.

El argumento de Tusk, lejos de convencer, causó más enfrentamientos. El dirigente del Ukip Paul Nutall habló de "libertad de movimiento de la Yihad" y fue jaleado por su bancada. Pero otros prefirieron la crítica constructiva, como el siempre agitado Guy Verhofstadt, de los liberales de Alde. "¿Cuántos miles de sirios e iraquís tienen que morir antes de que adoptemos una solución definitiva?", preguntó el belga, que abogó por un sistema de asilo común –que cuenta con el rechazo manifiesto del premier británico David Cameron- y un sistema de vigilancia único europeo.

Verhofstadt denunció que del Consejo informal de los 28 estados miembros convocado con urgencia hace dos semanas "salió solo una hoja de conclusiones por una cara", espetó a Tusk. Las acusaciones cruzadas han protagonizado un debate muy bronco, en contraste con el temple mantenido por el normalmente lenguaraz Juncker.

Pablo Iglesias, que causó cierto enojo en bancada de la izquierda GUE al ausentarse por error como portavoz parlamentario en la primera intervención, tuvo una intervención incendiaria cuando, sin referirse al Frente Nacional explícitamente, acusó de "basura" a "los que se refieren a los refugiados que huyen de la miseria y de la guerra como plagas". Iglesias se enzarzó con un eurodiputado frentista.

El nuevo mecanismo para trasladar a solicitantes de asilo desde Grecia e Italia a otros Estados miembros, la cooperación con Turquía para gestionar los flujos migratorios y las medidas presupuestarias para responder a la crisis de refugiados fueron algunos de los temas tratados el martes en el pleno con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, durante el debate sobre los resultados de la cumbre informal del 23 de septiembre.

Tras debartir sobre los refugiados hubo a continuación un debate sobre la crisis humanitaria, acerca de la cual el eurodiputado laborista Claude Moraes defendió que los denominados hot spots –puntos calientes, centros de acogida- estén operativos antes de la llegada del frío: "Lo complicado empieza ahora, ya que podemos prever un incremento de los flujos de refugiados antes del inicio del invierno".

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha