Borja Prado se llevará 13,8 millones de indemnización por su salida de Endesa

Imagen de archivo de Borja Prado.

El todavía presidente ejecutivo de Endesa, Borja Prado, va a salir de la eléctrica con una indemnización de 13,8 millones de euros, tras aumentar su retribución el año pasado un 13,4%, hasta los 3,611 millones, en un ejercicio en el que la compañía redujo sus beneficios un 3,14%, hasta 1.417 millones, según acaba de anunciar Endesa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La italiana Enel, dueña del 70% de las acciones de Endesa, ya ha confirmado que no va a renovar a Prado como presidente y las cifras de retribución de 2018 incluidas en el informe anual de remuneraciones de los consejeros remitido este martes a la CNMV permiten precisar ya la magnitud del finiquito que va a cobrar el ejecutivo madrileño.

Prado, que se va a despedir de la presidencia de Endesa tras diez años en el cargo, en los que se ha embolsado una retribución agregada superior a los 20 millones, tenía pactado un blindaje equivalente a 2,8691 veces su retribución anual, más otro año (0,9564 veces su sueldo) por no fichar durante dos años con empresas del sector. En total, los citados 13,8 millones.

En 2017, la retribución de Prado ascendió a los citados 3,611 millones, más las aportaciones a su plan de pensiones, que acumulaba a cierre de ese ejercicio 2,671 millones. Tras su salida, Enel va a proceder a retirar los poderes ejecutivos al cargo de presidente de Endesa. Todo el poder recaerá en el actual consejero delegado, José Bogas, que el año pasado se embolsó algo más de 2 millones y ya acumula 11,371 millones en su plan de pensiones.

Uno de los nombres que se barajan para sustituir a Prado es el del expresidente de la CEOE Juan Rosell, que va a abandonar el consejo de administración de Caixabank tras superar el tope legal de 12 años para los consejeros independientes.

Etiquetas
Publicado el
26 de febrero de 2019 - 17:50 h

Descubre nuestras apps

stats