La plantilla de Banco Sabadell protesta contra el ERE tras un comienzo alejado de las negociaciones

Los trabajadores de Banco Sabadell han comenzado este jueves un calendario de protestas que se extenderá durante las próximas semanas contra el ERE que ha abierto la entidad catalana y que afectaría a 1.936 personas. Las negociaciones, que este miércoles vivieron su segunda reunión, han comenzado con posiciones alejadas entre el grupo y los sindicatos, que han llegado a tildar en las últimas horas de "vergonzosas" e "insultantes" las condiciones planteadas por Sabadell para ejecutar el recorte de plantilla.

Como ocurriera con los casos de CaixaBank o BBVA en la pasada primavera, los sindicatos han optado por mostrar con movilizaciones el rechazo al proceso, algo que hasta la fecha no era tan común en un sector conocido históricamente por su paz social. Banco Sabadell anunció hace unas semanas un nuevo ERE, que se suma al plan de salidas incentivadas que se presentó en diciembre del pasado año y que afectó a 1.800 trabajadores, aunque en aquel caso no se negoció como un expediente de despido colectivo, como ocurre ahora. De cumplirse los planes del banco, en menos de 12 meses serían 3.700 salidas de trabajadores, uniéndose a los ERE que se han ido produciendo en Banco Santander, Ibercaja, BBVA, CaixaBank y Unicaja, que se encuentra actualmente negociándose.

Este jueves comienzan las protestas de la plantilla, que esta semana ha presentado un calendario de protestas que se extenderán durante las próximas semanas, de manera paralela a la negociación con el banco. A las protestas en las sedes de la entidad en distintas ciudades de este jueves y los próximos días se acabarán sumando paros parciales a comienzos de mes y está planteada una huelga en el grupo, como ya se viera en CaixaBank y BBVA. Ciudades como Sevilla, Sabadell o Madrid han vivido este jueves las primeras protestas.

La mesa de negociación celebró este miércoles la segunda reunión entre la entidad y los sindicatos. Tras la misma, organizaciones como UGT o CCOO emitieron sendos comunicados cargando con fuerza contra las medidas planteadas por Banco Sabadell. "La justificación que plantea no se corresponde con lo que CCOO ha detectado y analizado hasta el momento, demostrando que no existen ni causas económicas, ni productivas, ni organizativas que exijan un ajuste de plantilla de este calibre", señalaba este sindicato. Por su parte, la UGT aseguró que se trata de una propuesta "insultante y bochornosa".

Según informaron fuentes sindicales al término de la segunda reunión formal de la comisión negociadora, la entidad ha ofrecido prejubilaciones para los empleados de entre 56 y 62 años que cumplan con, al menos, 15 años de antigüedad. A los trabajadores de 56 y 57 años, el banco les ofrece prejubilarse con el 50% del salario anual desde la fecha de extinción y un convenio especial con la Seguridad Social hasta los 62 años, con un tope de 270.000 euros, descontando dos años de desempleo y el subsidio de desempleo en caso de corresponder.

Para aquellos de entre 58 y 63 años, propone salir de la entidad con el 55% del salario anual hasta los 63 años y convenio con la Seguridad Social hasta ese momento, con un tope de 270.000 euros, descontando dos años de desempleo y el subsidio de desempleo en caso de corresponder. Por su parte, los trabajadores de menos de 50 años de edad o que no cumplan con la antigüedad de 15 años, tendrán la opción de dejar la entidad con una indemnización de 27 días por año trabajado, hasta un máximo de 18 mensualidades. Como ya se comunicó en la reunión anterior, no podrán adherirse al ERE los mayores de 63 años ni los empleados de entre 50 y 55 años.

El banco ya advirtió la pasada primavera, durante la presentación de su plan estratégico, que iba a afrontar nuevos ajustes de plantilla y de oficinas que se sumarían a los realizados a finales de 2020. Durante este año ha llegado al banco César González Bueno como consejero delegado, en sustitución de Jaime Guardiola, quien salió de la entidad meses después de que no fraguara la fusión que intentó el grupo con BBVA y que se rompió tras no llegar a un acuerdo sobre la valoración que se daba a Sabadell. González Bueno planteó en distintas ocasiones un modelo de oficinas centrado en los productos como hipotecas, fondos o seguros, mientras que el resto de operaciones se dirigirían a canales telemáticos. Aquellos planes han fraguado en el ERE que ha planteado este mes de septiembre el banco.

Los trabajadores de Banco Sabadell han comenzado este jueves un calendario de protestas que se extenderá durante las próximas semanas contra el ERE que ha abierto la entidad catalana y que afectaría a 1.936 personas. Las negociaciones, que este miércoles vivieron su segunda reunión, han comenzado con posiciones alejadas entre el grupo y los sindicatos, que han llegado a tildar en las últimas horas de "vergonzosas" e "insultantes" las condiciones planteadas por Sabadell para ejecutar el recorte de plantilla.

Como ocurriera con los casos de CaixaBank o BBVA en la pasada primavera, los sindicatos han optado por mostrar con movilizaciones el rechazo al proceso, algo que hasta la fecha no era tan común en un sector conocido históricamente por su paz social. Banco Sabadell anunció hace unas semanas un nuevo ERE, que se suma al plan de salidas incentivadas que se presentó en diciembre del pasado año y que afectó a 1.800 trabajadores, aunque en aquel caso no se negoció como un expediente de despido colectivo, como ocurre ahora. De cumplirse los planes del banco, en menos de 12 meses serían 3.700 salidas de trabajadores, uniéndose a los ERE que se han ido produciendo en Banco Santander, Ibercaja, BBVA, CaixaBank y Unicaja, que se encuentra actualmente negociándose.

Este jueves comienzan las protestas de la plantilla, que esta semana ha presentado un calendario de protestas que se extenderán durante las próximas semanas, de manera paralela a la negociación con el banco. A las protestas en las sedes de la entidad en distintas ciudades de este jueves y los próximos días se acabarán sumando paros parciales a comienzos de mes y está planteada una huelga en el grupo, como ya se viera en CaixaBank y BBVA. Ciudades como Sevilla, Sabadell o Madrid han vivido este jueves las primeras protestas.

La mesa de negociación celebró este miércoles la segunda reunión entre la entidad y los sindicatos. Tras la misma, organizaciones como UGT o CCOO emitieron sendos comunicados cargando con fuerza contra las medidas planteadas por Banco Sabadell. "La justificación que plantea no se corresponde con lo que CCOO ha detectado y analizado hasta el momento, demostrando que no existen ni causas económicas, ni productivas, ni organizativas que exijan un ajuste de plantilla de este calibre", señalaba este sindicato. Por su parte, la UGT aseguró que se trata de una propuesta "insultante y bochornosa".

Según informaron fuentes sindicales al término de la segunda reunión formal de la comisión negociadora, la entidad ha ofrecido prejubilaciones para los empleados de entre 56 y 62 años que cumplan con, al menos, 15 años de antigüedad. A los trabajadores de 56 y 57 años, el banco les ofrece prejubilarse con el 50% del salario anual desde la fecha de extinción y un convenio especial con la Seguridad Social hasta los 62 años, con un tope de 270.000 euros, descontando dos años de desempleo y el subsidio de desempleo en caso de corresponder.

Para aquellos de entre 58 y 63 años, propone salir de la entidad con el 55% del salario anual hasta los 63 años y convenio con la Seguridad Social hasta ese momento, con un tope de 270.000 euros, descontando dos años de desempleo y el subsidio de desempleo en caso de corresponder. Por su parte, los trabajadores de menos de 50 años de edad o que no cumplan con la antigüedad de 15 años, tendrán la opción de dejar la entidad con una indemnización de 27 días por año trabajado, hasta un máximo de 18 mensualidades. Como ya se comunicó en la reunión anterior, no podrán adherirse al ERE los mayores de 63 años ni los empleados de entre 50 y 55 años.

El banco ya advirtió la pasada primavera, durante la presentación de su plan estratégico, que iba a afrontar nuevos ajustes de plantilla y de oficinas que se sumarían a los realizados a finales de 2020. Durante este año ha llegado al banco César González Bueno como consejero delegado, en sustitución de Jaime Guardiola, quien salió de la entidad meses después de que no fraguara la fusión que intentó el grupo con BBVA y que se rompió tras no llegar a un acuerdo sobre la valoración que se daba a Sabadell. González Bueno planteó en distintas ocasiones un modelo de oficinas centrado en los productos como hipotecas, fondos o seguros, mientras que el resto de operaciones se dirigirían a canales telemáticos. Aquellos planes han fraguado en el ERE que ha planteado este mes de septiembre el banco.

Los trabajadores de Banco Sabadell han comenzado este jueves un calendario de protestas que se extenderá durante las próximas semanas contra el ERE que ha abierto la entidad catalana y que afectaría a 1.936 personas. Las negociaciones, que este miércoles vivieron su segunda reunión, han comenzado con posiciones alejadas entre el grupo y los sindicatos, que han llegado a tildar en las últimas horas de "vergonzosas" e "insultantes" las condiciones planteadas por Sabadell para ejecutar el recorte de plantilla.

Como ocurriera con los casos de CaixaBank o BBVA en la pasada primavera, los sindicatos han optado por mostrar con movilizaciones el rechazo al proceso, algo que hasta la fecha no era tan común en un sector conocido históricamente por su paz social. Banco Sabadell anunció hace unas semanas un nuevo ERE, que se suma al plan de salidas incentivadas que se presentó en diciembre del pasado año y que afectó a 1.800 trabajadores, aunque en aquel caso no se negoció como un expediente de despido colectivo, como ocurre ahora. De cumplirse los planes del banco, en menos de 12 meses serían 3.700 salidas de trabajadores, uniéndose a los ERE que se han ido produciendo en Banco Santander, Ibercaja, BBVA, CaixaBank y Unicaja, que se encuentra actualmente negociándose.

23 de septiembre de 2021 - 11:01 h