Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
La última bola extra del PP para acabar con Begoña Gómez, por Sáenz de Ugarte
Esteban González Pons desvela ante el Parlamento Europeo su sobresueldo
OPINIÓN | 'Tiempos de violencia', por Rosa María Artal

Los sindicatos extienden e intensifican la huelga de Ryanair cinco meses desde el 8 de agosto

Un hombre ante una ventanilla de Ryanair en el aeropuerto de Barajas este viernes en Madrid EFE/ Fernando Villar

Laura Olías

2

Otros cinco meses más de huelga en Ryanair en España y más intensa. Tras los paros en los meses de junio y julio, el conflicto laboral con los sindicatos de tripulantes de cabina USO y Sitcpla y la aerolínea irlandesa de bajo coste se agudiza. Ambos sindicatos han convocado cinco meses de huelga a partir del próximo 8 de agosto hasta el 7 de enero de 2023. Los paros serán de 24 horas y se extenderán de lunes a jueves cada semana, ha adelantado El País y confirman en las organizaciones de trabajadores a elDiario.es.

Los dos sindicatos elevan así la presión contra la multinacional irlandesa ante la negativa de Ryanair a retomar las conversaciones con ambos sindicatos sobre un convenio colectivo para los tripulantes de cabina en España.

“Dado que Ryanair no ha mostrado el más mínimo intento de acercamiento con los sindicatos sino, al contrario, ha manifestado públicamente su negativa a entablar cualquier diálogo con los representantes elegidos por sus tripulantes, USO y SITCPLA se han visto obligados a continuar con la huelga y convocar nuevas jornadas, escuchando a los trabajadores”, apuntan ambas organizaciones.

En Ryanair han respondido a la convocatoria de huelga con un comunicado en el que minimizan sus consecuencias. “Se espera que la interrupción sea mínima (si es que hay alguna) en la operativa programada para este invierno”, responden desde la multinacional.

Hasta el momento, las huelgas de junio y julio se han saldado con algunas cancelaciones de vuelos y con retrasos de los que han informado los sindicatos en cada convocatoria, que aseguran que el seguimiento de las movilizaciones ha sido masivo dentro de las posibilidades de los servicios mínimos decretados. Ryanair afirma por su parte que los paros han tenido “un escaso apoyo y un efecto mínimo” y  que “menos del 1% de los vuelos se han visto afectados por las huelgas”.

Ya van once trabajadores despedidos

Los sindicatos han explicado también que agudizan los paros por la respuesta represora de Ryanair ante las movilizaciones de la plantilla, en la que destacan el despido de once tripulantes de cabina en el marco de las huelgas de junio y julio “por secundar el derecho constitucional a huelga”, insisten.

USO y Sitcpla exigen la “readmisión inmediata” de los once trabajadores y también “la paralización y archivo de todos los expedientes sancionadores abiertos a aproximadamente unos 100 trabajadores con motivo de los paros anteriores”.

Ryanair ha justificado los despidos por el incumplimiento de los servicios mínimos, algo que niegan los trabajadores y sindicatos, que alegan que estos no fueron correctamente comunicados. Esta misma situación se ha producido en huelgas anteriores, con varias condenas a Ryanair por despidos nulos y la vulneración del derecho de huelga.

La batalla por el convenio colectivo

USO y Sitcpla exigen “la aplicación de los mínimos estatutarios de la legislación española en materia laboral y sindical a todos los tripulantes de cabina que prestan sus servicios en los aviones de Ryanair y en las diez bases españolas”.

Los sindicatos resumen que esto se traduce en medidas de “aplicación de los derechos laborales básicos, que no pueden suponer objeto de negociación”, como “22 días laborables de vacaciones anuales, 14 festivos legalmente establecidos, el cumplimiento de la ley de prevención de riesgos laborales”, “el abono de los niveles salariales previos a pandemia”, el respeto del derecho de huelga y “el fin de la contratación de trabajadores a través de cesión ilegal de trabajadores”, condenado por la Audiencia Nacional, entre otras.

La lucha por el convenio colectivo viene de lejos. Después de muchos meses de movilizaciones, los sindicatos USO y Sitcpla fueron avalados por la plantilla en 2019 para negociar este marco de condiciones laborales con la multinacional irlandesa. La negociación se extendió durante meses y meses, marcada por los escasos avances y los conflictos en los tribunales, ganados en su inmensa mayoría por los sindicatos.

El pasado mayo, Ryanair anunció un acuerdo bilateral con CCOO, con mejoras laborales solo para los afiliados del sindicato, y se negó a seguir negociando con USO y Sitpla. Este movimiento, que pilló por sorpresa a las otras dos organizaciones de trabajadores, ha desatado las protestas.

Ambas organizaciones sindicales respondieron a la maniobra de Ryanair con unas primeras jornadas de paros en los dos primeros meses del verano, que ahora se extienden al mes predilecto para las vacaciones estivales: agosto. También a los cuatro siguientes, hasta el 7 de enero.

Etiquetas
stats