La portada de mañana
Acceder
Exclusiva - Amazon utilizó a un hombre de Villarejo para espiar a sindicalistas
Buscar la vacuna sin cobrar por ello: "Lo fácil sería dejarlo todo"
Opinión - Cuatro estúpidos y la ilustrada de Ayuso, por Esther Palomera

Cómo ahorrar en calefacción para el invierno que se avecina

Una madre con su hijo.

E. García

El ahorro en estos tiempos es fundamental, y más en lo que se refiere a la calefacción, tal y como se prevé el invierno que se va imponiendo poco a poco con la pandemia como condicionante, pues parece que nos va a retener bastante tiempo en casa, tanto teletrabajando como en nuestro tiempo de ocio, con el consumo extra que ello conlleva.

Por eso vamos a recoger las recomendaciones más prácticas en lo que a calefacción doméstica se refiere, a fin de que puedas disfrutar del calor de tu hogar sin que suba tu factura estrepitosamente. 

¿Qué calefacción es más conveniente? 

En primer lugar, se trata de elegir el calefactor que más te convenga según las características de tu casa. Pongamos por caso: si no tiene salida de humos, ya puedes descartar las chimeneas de leña; pero si le quieres dar ese estilo acogedor, cálido, siempre puedes recurrir a las chimeneas eléctricas o a las biochimeneas. También dependerá del tamaño de la habitación e incluso de las posibilidades que tienes de adquirir los materiales que se usan para la combustión. Partiendo de esta base, vamos a por esos consejos:

Los termostatos permiten programar las horas de calefacción más idóneas y ahorrar en luz. Desde el área de producto de PcComponentes explican que estos aparatos reguladores permiten elegir un horario concreto de encendido y apagado de una caldera, así como la temperatura media que deseamos en nuestra casa. “Los más recomendables son los termostatos inteligentes que puedes programar desde una aplicación móvil o conectarte con el asistente de Google estés donde estés”. La gran ventaja es que siempre que llegues a casa la tendrás en su punto justo, aparte de que reducen el uso de la caldera, son muy sencillos de instalar, utilizan WiFi, son inalámbricos y tienen pantalla digital. 

Según la combustión, de toda la vida, lo más barato para calentarse han sido las estufas de leña y todavía están a la venta, pero lo cierto es que dependen de la madera y de una salida de humos, aparte del riesgo de incendio. Por eso les han salido competidores como las estufas de pellets (que aprovechan sobras de los aserraderos pero tampoco es que calienten demasiado) o las nuevas chimeneas, que resultan muy decorativas, con todos los estilos a escoger

En concreto, las chimeneas eléctricas, que calientan igual o más que un radiador en habitaciones grandes, tienden a ser portátiles y programables, simulan un fuego real y sólo dependen de una toma de corriente.

Por su parte, las biochimeneas o chimeneas de bioetanol sí que emiten una llama de verdad, pero no van a necesitar reposición de madera sino de bioetanol, un etanol producido mediante productos agrícolas que no requiere salida de humo porque no huele ni genera residuos. La potencia puede ir de 750W a 2000W.

Los aparatos que menos consumen son las estufas eléctricas o radiadores, pero solo te saldrán económicos si negocias un plan especial con tu compañía eléctrica o te cambias a alguna de las que han salido en los últimos años y cargan muchos menos conceptos ininteligibles en tus facturas. Eso sí, estos radiadores tienen el punto a favor de ser transportables de una habitación a otra, que te la calentarán rápidamente, y de que los hay de todos los tamaños y diseños. 

Desde el área de producto de PcComponentes insisten en que “cada cliente tiene unas necesidades respecto a esto, lo relevante es tener en cuenta para qué se va a usar”. Por ejemplo, para calentar un salón entero, puede ser mejor una estufa de leña, de pellet, una chimenea o una biochimenea. Si lo vamos a dejar toda la noche encendido, un radiador eléctrico es lo mejor, porque no tiene peligro de incendio, no desprende gases y, de los aparatos eléctricos, es de los que menos consumen. Y para estancias muy pequeñas, son adecuadas las estufas halógenas, que consumen menos pero también tienen menos capacidad calorífica, o las estufas de cuarzo, que constan de una lámpara infrarroja para calentar más rápidamente.

Las mantas eléctricas, para los más frioleros: esa sensación de meterte en la cama y tenerla ya calentita no tiene precio, especialmente porque, además de dar calor, pueden tener interesantes beneficios para los problemas de espalda, dolores de lumbares o cervicales. Ahora bien, desde PcComponentes señalan que es importante no usarla más de 20 o 30 minutos y, si la ponemos en la cama, hay que ponerlas encima de la sábana superior, no debajo.

El último consejo para ahorrar es aprovechar el Black Friday de PcComponentes, que este año cae en 27 de noviembre, con precios que te van a permitir preparar tu vivienda para todas las inclemencias invernales que nos sobrevengan. 

Etiquetas
Publicado el
21 de octubre de 2020 - 06:00 h

Descubre nuestras apps

stats