Diez básicos reciclados para un verano más sostenible

Diez básicos reciclados para un verano más sostenible

Cristina Castañer

Este año tienes claro el factor de protección que necesita tu crema solar para no quemarte en la playa, has preparado a conciencia los mapas para tu ruta en la montaña y/o has metido en la maleta los libros que llevas meses queriendo leer mientras descansas en el pueblo. Sean como sean tus vacaciones, hay algo que no debe cambiar: ser responsable con el medio ambiente, también en verano.

Aparte de los hábitos sostenibles de tu día a día y que puedes mantener en el destino que elijas, como el reciclaje de residuos y el no abandonar basuraleza en los entornos naturales, muchos objetos típicos de esta época del año están hechos de material reciclado –muchos de ellos gracias a los envases de plástico, latas y briks que los ciudadanos echamos al contenedor amarillo-, lo que repercute positivamente en la disminución de la extracción de materias primas y el ahorro de emisiones de CO2, agua y energía. Toma buena nota porque son más de los que imaginas:

1. Botellas de agua

Es importante estar hidratado en los meses de más calor y ya es posible llevar agua embotellada, en el bolso o en la mochila, en envases respetuosos y con el menor impacto ambiental. Es el caso de Bezoya, que ofrece sus botellas de pequeño formato, 330 y 500 ml, elaboradas 100% con plástico reciclado de otras botellas (rPET). “Se trata de no utilizar plástico nuevo, sino de reutilizar el que ya existe. Nuestro objetivo es llegar a 2022 con todas las botellas 100% hechas de plástico reciclado”, asegura Francisco Blanco, marketing manager de Bezoya. Esta empresa colabora con Ecoembes en la recogida selectiva y en la recuperación de envases: “Una botella puede tardar años en biodegradarse y solo 60 días en convertirse en una botella nueva, y así infinitas veces”, explica Blanco. Eso sí: esa botella, siempre al contenedor amarillo.

2. Bañadores

En el mercado podemos encontrar prendas con tejidos reciclados, también bañadores y bikinis. De nylon, de bambú, pero también de materiales como el poliéster procedente de plástico reciclado. Los artículos de Cabuya Surbikinis destacan por sus tejidos elaborados en un 78% de ECONYL©, poliamida 100% reciclada a partir de residuos plásticos recogidos del mar.

3. Chanclas

Los neumáticos usados de los coches tienen una segunda vida gracias a empresas como Ecoalf. Las suelas de sus veraniegas chanclas flip-flops están fabricadas con neumáticos reciclados y goma reciclada. Todo un ejemplo de economía circular ya que, además de mejorar la duración de las zapatillas, cuidamos el medio ambiente.

4. Gafas de sol

No solo debes asegurarte de que te protejan de los rayos ultravioleta (fíjate siempre en que ofrezcan protección UV400 y dispongan del distintivo CE), también puedes ayudar a la sostenibilidad si eliges gafas como las de SEA2SEE. Sus monturas están hechas de ‘basuraleza’ marina, es decir, a partir de residuos como cuerdas y redes de pesca abandonadas, botellas de plástico y otros desechos recuperados del mar.

5. Productos de cuidado y belleza

Leche solar, aceites corporales, mascarillas reparadoras, fragancias frescas… Los imprescindibles de cada verano pueden tener un valor extra si elegimos productos de marcas como Yves Rocher: sus ingredientes son activos vegetales y el 87% de las botellas PET contienen plástico reciclado, lo que supone un ahorro de más de 330 toneladas de plástico al año. “Nos preocupa nuestra huella medioambiental y siempre buscamos soluciones, como reducir el peso de los envases y utilizar materias primas reciclables”, señala Cyprien Chevrier, director de brand marketing de Yves Rocher. La marca francesa ofrece además geles y champús concentrados donde “un envase de 100 ml equivale a uno de 400 ml, por lo que necesitamos un 50% menos de plástico”, según Chevrier. Por cierto, estos envases de plástico, también al contenedor amarillo para que sea reciclados.

6. Neceser

De los miles de cepillos de dientes que se desechan cada año en todo el mundo, es posible extraer plástico reciclado para cepillos mucho más duraderos, eliminando así el uso de plástico virgen en el proceso. También es posible encontrar peines de este material y guardar todos los productos de higiene en un neceser de algodón reciclado. Por cierto: los cepillos de dientes y los peines no se echan en el contenedor amarillo, van al gris. A.I.R-e, el bot de reciclaje gratuito de Ecoembes, puede ayudarte con todas estas dudas.

7. Picnic

Si eres de los que se llevan la comida preparada de casa, nada mejor que usar el menor packaging posible. Ya existen cubiertos, platos, pajitas y vasos de materiales 100% reciclados, y algunos son incluso biodegradables y compostables.

8. Tumbonas

Este verano puedes descansar cómodamente y con la conciencia más tranquila si tu tumbona no ha gastado mucha agua para su elaboración. Existen a la venta tumbonas de acero y plástico reciclado fabricadas a partir de latas de bebidas y conservas. 

9. Toallas de playa

Las de microfibra son más absorbentes, secan más que las de algodón, y encima repelen la arena. Podemos encontrarlas en poliéster reciclado rPET, un material que genera un 75% menos de emisiones de CO2 que el poliéster virgen. También las toallas de playa de la marca Twothirds se producen con desperdicios textiles convertidos en hilos de algodón más hilos de poliéster hechos de residuos plásticos recogidos de mares, ríos y playas.

10. Mochilas

El complemento más práctico para tus vacaciones también puede ayudar a preservar los recursos y evitar la extracción de nuevas materias primas. Las mochilas recicladas Rekanken, de la marca Fjallraven, están hecha con poliéster reciclado de 11 botellas de plástico y con tintes que minimizan el consumo de agua y energía. Materiales que pueden transformarse en mochilas ecológicas tan resistentes como las convencionales. 

Etiquetas
Publicado el
6 de agosto de 2020 - 06:00 h

Descubre nuestras apps

stats