La ruta transpirenaica, en bicicleta: del Mediterráneo al Cantábrico en trece etapas

"Es un viaje que yo realicé en dos veranos, en 2007 y 2008, y del que salieron tres libritos que pueden servir de guía a quien se anime a completarlo", comenta el autor

En este viaje que os propongo, no solo nos contentaremos con atravesar los Pirineos de un mar a otro, sino que cerraremos el círculo pirenaico uniendo el Mediterráneo y el Cantábrico dos veces, una por la vertiente norte y otra por la vertiente sur.

Valonia, un paraíso que respira ciclismo

Valonia, un paraíso que respira ciclismo

Es un viaje que yo realicé en dos veranos, en 2007 y 2008, y del que salieron tres libritos que pueden servir de guía a quien se anime a completarlo. Uno de ellos (editado por Sua) tiene un formato de guía de viaje y se titula 'Gran travesía de los Pirineos en bici. El círculo pirenaico por las dos vertientes' y los otros dos son autoeditados y se centran más en mis vivencias personales durante aquellos días. Se titulan 'Solo a través de los Pirineos. Un viaje de siete días en bicicleta de mar a través de la Ruta de los Cols' y 'Solo a través de los Pirineos (2ª Parte): Siete días en bicicleta de Hondarribia a Portbou para cerrar el círculo pirenaico'.

La primera parte propuesta, por la cara sur, es más larga pero mucho más llevadera que la parte de la cara norte, al no haber puertos muy duros. Saldremos de Hondarribia para terminar en el Cap de Creus y Port Bou completando la ruta en siete etapas atravesando zonas tan espectaculares y atractivas para la práctica del ciclismo tranquilo como son el norte de Navarra, los valles pirenaicos de Aragón y el norte de Cataluña.

En la segunda parte del viaje, afrontamos la Transpirenaica más clásica por la Ruta de los Cols, siguiendo las carreteras D-618 y D-918 que oficialmente unen Argelés-sur-mer, en el Mediterráneo, con San Juan de Luz, en el Cantábrico. Esta parte es la más dura del viaje, pues, sin querer buscar puertos duros, nos encontraremos cara a cara con colosos como el Tourmalet o el Aubisque. He dividido esta parte en seis etapas, que cualquiera que practique ciclismo habitualmente podrá completarlas sin problemas. Por supuesto, cada cual puede dividir la ruta en más o menos etapas según sus preferencias.

De Hondarribia a Port Bou

El norte de Navarra, en verano, puede ser un infierno de calor. Un infierno verde y húmedo, pero un infierno. Así que no hay que tomarse la primera etapa a la ligera, pese a que no es demasiado exigente en cuanto a subidas, y hay que aprovechar cualquier oportunidad de recargar los bidones.

El paisaje será magnífico, eso sí, y muy variado. Desde la bonita localidad de Hondarribia, con sus casitas coloridas y el olor a mar, hasta los verdes valles del norte de Navarra, llenos de ovejas (y de moscas), no tendremos ocasión de aburrirnos del entorno. El alto de Artesiaga será la mayor dificultad del día. Pasaremos por las Abaurreas, los pueblos a más altitud de toda Navarra.

En la segunda etapa pasaremos por carreteras muy poco transitadas pero muy impresionantes en su trazado, como la que pasa por el valle de Belabarze, o la carretera que baja hacia Ansó desde Zuriza o el paso por el desconocido Collado de la loma de Aísa. Por estas carreteras, haremos muchos kilómetros sin ver a nadie.

Ya en la tercera etapa nos alejamos un poco de las carreteras más próximas a la frontera, pero es que la atractiva carretera que pasa junto al Cañón de Añisclo no es posible hacerla en nuestro sentido de la marcha, por lo que mi propuesta es bajar hacia el puerto del Serrablo, que también tiene su atractivo. En esta etapa visitaremos el hermoso pueblo de Aínsa, toda una joya.

Ya en la cuarta etapa entraremos en Cataluña. El Coll de Fadás y el Puerto de Perves serán las subidas importantes de una jornada que nos hace pasar por el impresionante Congosto de Ventamillo y por el Pont de Suert.

La quinta jornada nos acerca a Andorra, ya que pasa por la Seu d’Urgell tras subir el Coll de Cantó. La segunda parte de la etapa va ascendiendo de manera continua hasta dejarnos en Puigcerdà, que está a 1.200 m sobre el nivel del mar.

En la sexta etapa tendremos de salida el puerto de Toses, largo pero llevadero. Una larga bajada nos lleva hasta Ripoll, donde podremos visitar el Monasterio de Santa María, fundado el año 879 por el Conde Guifré el Pilós, a quien se le atribuye el trazar con sus dedos ensangrentados justo antes de morir las barras rojas sobre un paño dorado, de donde surgió la senyera, la bandera catalana. El resto de la etapa, con el paso por la zona volcánica de la Garrotxa, es bastante cómodo, con pocas subidas, para llegar junto al bonito lago de Banyoles.

Ya por fin afrontamos la última etapa, con una primera mitad bastante llana pero una última parte muy rompepiernas, ya que debemos subir el Col de Pirafita dos veces para bajar a la costera localidad de Cadaqués y de ahí ir al Cap de Creus (final teórico de la ruta) y luego regresar por el mismo camino para llegar a la frontera. Por suerte, el orgullo de haber terminado una transpirenaica nos dará fuerzas.

Son las siguientes etapas:

Etapa 1: Hondarribia – Otsagabia. 140 km.

Etapa 2: Otsagabia – Jaca. 110 km.

Etapa 3: Jaca – Campo. 119 km.

Etapa 4: Campo – La Pobla de Segur. 94 km.

Etapa 5: La Pobla de Segur- Puigcerdà. 127 km.

Etapa 6: Puigcerdà – Banyoles. 137 km

Etapa 7: Banyoles - Cap de Creus - Port Bou. 126 km.

De Port Bou a Hendaya

Iniciamos la segunda transpirenaica por la vertiente norte pedaleando desde Port Bou hasta Argelès-sur-mer por la costa, con un primer puerto, el fronterizo Coll de Belitres, para empezar. En Argelès-sur-mer es donde se inicia la carretera D-618, que en Arreu, al pie del Aspin, pasará a ser la D-918. Es la Ruta de los Cols que une Argelès-sur-mer con San Juan de Luz atravesando los Pirineos, que es el recorrido que vamos a hacer.

Dejando ya el Mediterráneo, iremos hacia Amélie-les-bains, donde empieza el puerto del día, el Coll de Xatard, que no es duro, pero se hace largo. Bajamos hasta Bouleternére y tras unos kilómetros terminamos la etapa en Prades. Una buena etapa prólogo.

Ya en la segunda etapa vamos a subir puertos con una gran altitud. La primera parte nos hará subir continuamente hasta la villa fortificada de Mont Louis y luego al Col del Calvario de Font Romeu (1.836 m). Luego bajamos hasta pasar muy cerca de Puigcerdá y la frontera con España, para subir de nuevo hasta el Col de Puymorens (1.915 m). Una larga bajada nos dejará en Ax les Thermes y enseguida terminamos la etapa en Tarascon sur Ariége.

En la tercera etapa no vamos a subir demasiado alto, pero ya circularemos por carreteras del Pirineo central, para llegar a Bagneres de Luchon, una de las localidades clásicas de inicio o final de etapas del Tour de Francia.

De entrada, subiremos el Col de Port, de cierta dureza, y luego, tras una zona más llana, afrontamos el sube y baja del Col d’Aspet y del Col des Ares, antes de bajar a Luchon. Una etapa quebrada y muy bonita.

La cuarta etapa es la etapa reina de todo el Círculo Pirenaico. En menos de cien kilómetros enlazamos sin apenas zonas llanas los puertos del Peyresourde, Aspin y Tourmalet. Palabras mayores. Es una etapa para ir con calma, haciendo múltiples paradas y tratando de no apretar más de la cuenta para terminar bien la parte final del Tourmalet, lo más duro.

Si tenemos la mala suerte de que la meteorología sea desfavorable, más nos valdrá haber traído buena ropa de invierno, porque bajar estos puertos con frío y lluvia en verano, es peor que salir a entrenar en invierno en nuestra casa. Pero una vez llegados a Luz, la satisfacción se notará en nuestros rostros, y ya sabremos que casi hemos terminado lo peor de nuestra aventura.

Superada ya esta etapa reina, tan sólo nos resta como última gran dificultad del viaje la subida larguísima del Col d’Aubisque pasando por el Soulor y gozando entre medias del increíble paisaje del Circo de Litor. Son 30 km con tramos duros que nos llevarán muchas horas. Pero una vez coronado este último gran escollo, tras la bajada, ya rodamos con mayor ligereza hasta Montory para terminar la anteúltima etapa.

Y por fin, con tan sólo el Col d’Osquich y muchos repechos por el País Vasco francés como oposición a nuestro pedalear, afrontaremos con un optimismo recuperado la última etapa, la que nos llevará hasta la playa de San Juan de Luz, donde veremos por fin el Mar Cantábrico completando así un viaje fantástico que nos dejará unos recuerdos y unas experiencias para toda la vida.

Son las siguientes etapas:

Etapa 8: Port Bou – Prades. 126 km.

Etapa 9: Prades – Tarascon sur Ariège. 137 km.

Etapa 10: Tarascon sur Ariège – Bagnères de Luchon. 140 km.

Etapa 11: Bagnères de Luchon – Luz St. Sauveur. 94 km.

Etapa 12: Luz St. Sauveur – Montory. 119 km.

Etapa 13: Montory – Hendaya. 132 km.

Consejos para el viajero

  • Tener los lugares para dormir reservados nos dará tranquilidad, pero a la vez nos obliga a completar cada etapa, lo que puede ser complicado si la meteorología cambia mucho o si tenemos un percance.
  • Salir sin reservas de alojamiento nos dará libertad, pero nos puede crear problemas si no encontramos alojamiento libre, lo cual en pleno verano a veces no es tan raro. Es conveniente hacer una lista de alojamientos posibles por la zona para poder llamar para reservar antes de llegar.
  • Con alforjas es muy difícil calcular cuánto tardaremos en cada etapa.
  • Nuestro equipaje siempre nos lastrará en las subidas. Hay que mentalizarse que tardaremos mucho tiempo en subir los puertos.
  • Hay que desayunar y cenar bien cada día y hacer paradas cortas en la bici para comer algo cuando se pueda.
  • Si vamos en grupo hay que adaptar el ritmo al que más despacio vaya.
  • En Francia se cena muy pronto, por lo que no conviene demorarse para no tener problemas.
  • Llevar en vigor la Tarjeta Sanitaria Europea.
  • Es buena idea llevar una pequeña bolsa de manillar para el dinero, la documentación, la cámara de fotos y el teléfono.
  • Usar crema protectora para el sol para la piel y para los labios.
  • Cuidado con el agua de las fuentes fuera de los pueblos.
  • En Francia no suelen utilizar persianas. Puede que no sobre un antifaz.
  • Las fechas adecuadas para el viaje son las de los meses de verano. La parte final del Tourmalet y del Aubisque no se suelen abrir al tráfico hasta mayo o junio.

Qué llevar

  • En Pirineos en estas fechas puede hacer mucho calor. Lleva ropa cómoda para la bici.
  • En Pirineos en estas fechas puede hacer mucho frío. Lleva ropa de abrigo.
  • Ropa cómoda de calle: pantalón corto, camisetas, un jersey, sandalias,...
  • Recambios para la bici (cámaras, inflador, desmontables, etc.).
  • Bidones grandes para llevar agua (si hace calor toda el agua te parecerá poca).

síguenos en Telegram

¿Te ha interesado esta ruta y quieres más? Puedes encontrar otras muchas más en este enlace; y aquí te dejamos una selección de sugerencias:

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats