Euskadi busca introducir el feminismo en empresas y entidades con un pacto por la igualdad inspirado en la Conferencia Mundial de las Mujeres de Beijing

Hillary Clinton, entonces primera dama de EE.UU., dando un discurso durante la Conferencia en 1995.

Hace 25 años en Pekín tuvo lugar la mayor reunión de defensoras y defensores de la igualdad de género: la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer. En ella, se firmó entre 189 gobiernos la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing de 1995, el programa más visionario para el empoderamiento de las mujeres y las niñas en todo el mundo, que por primera vez se hablaba de términos como género o de la violencia contra las mujeres y que busca eliminar las barreras sistémicas que impiden la participación igualitaria de las mujeres en todas las esferas de la vida, ya sea en público o en privado. 

Con motivo del aniversario de aquella conferencia mundial, ONU Mujeres ha creado el proyecto internacional 'Generation Equality', con el que se pretende que el legado de aquellas mujeres que participaron en aquel evento sea recogido por las nuevas generaciones como una manera de garantizar el avance de la igualdad en el futuro.

En Euskadi, eso se traducirá en un 'Pacto Social y Ciudadano por la Igualdad y contra la violencia machista' con el que se busca implicar a todos los agentes sociales vascos (empresas, organizaciones, centros escolares, etc.) en la adopción de compromisos concretos con la igualdad.

A aquella conferencia mundial acudieron desde Euskadi 40 vascas concretamente. "No fue nada fácil, pero conseguimos ir. Allí las mujeres nos conocimos, nos reconocimos y nos dimos cuenta de la fuerza y la capacidad de organización que tenemos y cómo podemos transformar las situaciones", ha explicado la representante de la Comisión Consultiva en el Consejo de Dirección de Emakunde, Begoña Gorospe durante la presentación del pacto social este lunes en Bilbao a la que han acudido la consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, y la directora de Emakunde, Izaskun Landaida.

Los agentes sociales que quieran participar deberán inscribirse y seguir un itinerario pautado y basado en los principios de Pekín para que pueda hacer un diagnóstico interno de los avances en igualdad en su ámbito o institución en los últimos 25 años y visualizar los avances a los que se comprometen en el futuro.

"Que la cadena a favor de la igualdad no se rompa"

"El objetivo de esta iniciativa impulsada por ONU Mujeres a nivel internacional y en la que Euskadi participa a través de Emakunde es sobre todo que la cadena a favor de la igualdad, que en Pekín supuso un importante hito, no se rompa. Su reto es que el legado de aquellas mujeres que lanzaron un mensaje claro al mundo sea recogido por las nuevas generaciones como una manera de garantizar el avance de la igualdad en el futuro", ha señalado Artolazabal.

Marina Subirats, quien fuera directora del Instituto de la Mujer en 1995 y quien también participó en Pekín también ha estado presente en el acto, en el que ha explicado su experiencia personal, los avances que se lograron y los que aún quedaron encima de la mesa sin resolver. "Desde Pekín no ha habido ninguna conferencia más y no la ha habido porque hay mucha oposición en el mundo al avance de las mujeres y esto lo pudimos comprobar en Pekín. Ganamos, no ganamos todo lo que queríamos, pero ganamos. Sin embargo, después ha habido fuerzas que se han concentrado para parar a las mujeres. Habría que volver a exigir una conferencia".

Para Subirats, los términos que más costaron introducir las mujeres en aquella conferencia fueron "género", "familia" y "derechos sexuales y reproductivos". Según ha explicado, la fuerza de las religiones como el catolicismo y el islam en algunos países que participaron impedían que quisieran introducir el binomio género/sexo, que aceptaran que la familia va más allá de padre-madre y que se aceptaran los derechos sexuales de las mujeres. Finalmente, ese último término no fue aceptado. "Queríamos que esto quedara escrito en la plataforma y como tal no se pudo. Esto no lo pudimos ganar", ha confesado.

Landaida ha explicado que el itinerario basado en aquella conferencia y que deberán cumplimentar las entidades que quieran participar en el pacto, recoge cuestiones como la "implicación, activación, liderazgo y rendición de cuentas en la consecución de la igualdad real". "Hago un llamamiento a todos los agentes sociales, políticos, económicos de nuestro país para que no pierdan esta oportunidad de dar un paso firme más en el avance hacia la igualdad real", ha directora la presidenta de Emakunde

Para elaborar el itinerario que han de cumplir los agentes sociales, dos entidades han desarrollado un proceso intergeneracional a modo de prueba. Se trata del Consejo Vasco de la Juventud y la Comisión Consultiva en el Consejo de Dirección de Emakunde. Este lunes la presidenta del Consejo Vasco de la Juventud, Maialen Olabe, de 27 años y la representante de la Comisión Consultiva en el Consejo de Dirección de Emakunde, Begoña Gorospe, de 79, han contado su experiencia debatiendo y sus conclusiones tras ella.

"El objetivo del diálogo es que sea intergeneracional e interseccional. Acabamos de tener la primera reunión en la que han participado algunas de ellas y algunas de nosotras e iremos presentando nuestras reflexiones. Salimos todas muy emocionadas e ilusionadas. Tenemos una agenda prevista y nos seguiremos reuniendo en los próximos meses", ha concluido Olabe.

Etiquetas
Publicado el
26 de abril de 2021 - 21:45 h

Descubre nuestras apps

stats