Guía

¿Cuáles son los síntomas de la viruela del mono? ¿Qué hacer si se presentan? Osakidetza responde

Profesionales de los laboratorios de Osakidetza

Rubén Pereda


0

El Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) ha confirmado ya nueve casos de viruela del mono en Euskadi. En principio, todos los afectados —que en estos casos son varones— cursan la infección de “manera leve”, según se ha precisado en una nota, por lo que se les está brindando atención con “seguimiento ambulatorio”, sin necesidad de hospitalización.

Osakidetza ha actualizado el protocolo de vigilancia epidemiológica relativo a la viruela del mono, en el que se definen los síntomas conocidos de la enfermedad, se establecen los pasos que se han de seguir con los casos positivos y se resuelven algunas dudas relativas a la enfermedad. Estas son algunas de ellas:

¿Qué es la viruela del mono?

La viruela de los monos o del mono es una enfermedad zoonótica (esto es, que puede transmitirse entre animales y seres humanos) poco frecuente fuera de África, zona en la que es endémica, pero que en ocasiones se exporta a otras regiones. “Produce síntomas similares a los observados en el pasado en pacientes con viruela, aunque clínicamente es menos grave. Con la erradicación de la viruela en 1980 y el posterior cese de la vacunación contra la viruela, la viruela del mono se ha convertido en el orthopoxvirus más importante a nivel global”, explica Osakidetza. La propia Organización Mundial de Salud (OMS) admite que todavía en la actualidad “se están llevando a cabo estudios para comprender mejor la epidemiología, las fuentes de infección y las características de la transmisión”.

¿Cómo se transmite?

La enfermedad puede transmitirse de animales a humanos y también entre humanos, tal y como explica la OMS:

  • “La transmisión de animales a humanos se produce por contacto directo con la sangre, los líquidos corporales o las lesiones de la piel o las mucosas de animales infectados”.
  • “La transmisión de persona a persona puede producirse por contacto estrecho con secreciones de las vías respiratorias o lesiones cutáneas de una persona infectada, o con objetos contaminados recientemente. La transmisión a través de gotículas respiratorias suele requerir un contacto cara a cara prolongado, lo que aumenta el riesgo para los profesionales de la salud, los miembros del hogar y otros contactos estrechos de casos activos”.

Y ¿cuándo se transmite? “Existe incertidumbre en la literatura —admite Osakidetza—, aunque el riesgo de transmisión es más elevado cuando aparecen las lesiones exantémicas características”. A diferencia de en otras enfermedades, como la varicela, estas lesiones también se extienden por la palma de las manos. “Afecta a la cara (en el 95% de los casos) y a las palmas de las manos y las plantas de los pies (en el 75% de los casos).También se ven afectadas las mucosas orales (en el 70% de los casos), los genitales (30% y las conjuntivas (20%), así como la cornea”, explica Osakidetza.

¿Cuáles son los síntomas más comunes?

Osakidetza precisa que la enfermedad “suele ser autolimitada” y que “la mayoría de las personas se recuperan en varias semanas”, pero advierte de que, “en algunos casos, puede producirse una enfermedad grave”.

La enfermedad tiene, según la OMS, un periodo de invasión (que dura del día 0 al quinto) y un periodo en el que se presentan las erupciones cutáneas. En el periodo de invasión, los síntomas son los siguientes:

  • fiebre
  • cefalea intensa
  • inflamación de los ganglios linfáticos
  • dolor lumbar
  • mialgias
  • falta de energía

Es en la segunda fase cuando empiezan a desarrollarse las erupciones, que suelen concentrarse en la cara y en las extremidades. ¿Cómo son estas lesiones? “Se suelen observar áreas de eritema o de hiperpigmentación de la piel alrededor de las lesiones. Las lesiones pueden variar de tamaño. Característicamente las lesiones evolucionan de forma uniforme y de manera secuencial de máculas a pápulas, vesículas, pústulas y costras que se secan y se caen. El número de lesiones varía de unas pocas a varios miles. En casos graves, las lesiones pueden coalescer hasta que se desprenden grandes secciones de piel”, explica Osakidetza.

¿Qué hay que hacer si se presentan síntomas?

Osakidetza explica que los síntomas se pueden prolongar entre dos y cuatro semanas, con mayor afección entre las personas inmunocomprometidas. El grado de alcance del virus depende también de cuánto se haya estado expuesto al virus.

La consejera de Salud, Gotzone Sagardui, ya ha instado a quienes puedan presentar síntomas compatibles con la enfermedad que recurran al Servicio Vasco de Salud con el fin de obtener un “diagnóstico certero”. El número de teléfono del consejo sanitario es el 900 20 30 50. En el reverso de la tarjeta individual sanitaria (TIS) figura el número de teléfono del centro de salud concreto.

¿Qué deben hacer las personas positivas en viruela del mono?

Tanto las personas con positivo confirmado como aquellas que sean sospechosas de padecer la enfermedad deben permanecer aislados y bajo vigilancia, según Osakidetza. Si no se llega a precisar hospitalización —como ha sido el caso hasta ahora en Euskadi con los cinco positivos confirmados—, se deben seguir las siguientes indicaciones que precisa el Servicio Vasco de Salud:

  • Cubrir las lesiones, aislarse en una habitación y evitar el contacto físico y las relaciones sexuales.
  • Usar mascarilla quirúrgica, sobre todo si se presentan síntomas respiratorios.
  • No compartir utensilios y extremar la higiene.

¿Quiénes son contactos estrechos? ¿Qué han de hacer?

Osakidetza presenta los siguientes supuestos para definir los contactos estrechos de los positivos en la enfermedad:

  • Contacto cercano, con menos de un metro de distancia, y sin EPI con un positivo confirmado. “Se tendrá que valorar a los convivientes, el personal sanitario que ha atendido al paciente, contactos en el ámbito laboral y social, y especialmente las personas que hayan mantenido relaciones sexuales con el caso”, especifica Osakidetza.
  • Contacto directo con la vestimenta de un positivo.

Los contactos estrechos recibirán información sobre la enfermedad y habrán de tomarse la temperatura a diario durante tres semanas. “Los contactos estrechos no realizarán cuarentena, aunque deben extremar las precauciones y reducir todo lo posible las interacciones sociales utilizando de forma constante la mascarilla. Esto incluye la indicación de abstención de mantener contactos sexuales durante el periodo de seguimiento”, prevé Osakidetza.

En caso de presentar fiebre u otros síntomas compatibles con la enfermedad, el contacto estrecho deberá aislarse en el domicilio y ponerse en contacto con las autoridades sanitarias. “Si no se desarrolla exantema en un plazo de 5 días tras la aparición de los primeros síntomas o se diagnostica otra enfermedad que los explique, se suspenderá el aislamiento domiciliario y se continuará con el seguimiento hasta la finalización de los 21 días tras el último contacto con el caso confirmado”, añade el protocolo.

El protocolo completo de Osakidetza

Protocolo de vigilancia epidemiológica de la viruela del mono

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats