Extremadura solicita el estado de alarma para restringir la movilidad entre las 12 de la noche y las 6

El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y el consejero de Sanidad este viernes en Mérida

Extremadura se suma a las comunidades autónomas que este viernes han solicitado al Gobierno la declaración del estado de alarma. El presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, entiende que, de esta forma se tendrá “una base legal suficiente para restringir de manera clara la movilidad”.

Fernández Vara ha aclarado tras la celebración del segundo Consejo de Gobierno extraordinario de este viernes que no se trata de confinar a los ciudadanos en sus domicilios, “sino de limitar la movilidad y este esfuerzo de salud pública será mucho más sencillo con el estado de alarma”.

Una de las principales consecuencias será la restricción de la movilidad entre las 12 de la noche y las 6 de la madrugada “a partir del momento en el que sea efectivo el estado de alarma”.

Vara ha insistido en que es la mejor solución de todas las posibles y ha descartado el confinamiento de la pasada primavera porque “no hay salud sin economía, ni economía sin salud”.

“Nunca soñé que tendría que enfrentarme a una situación de tamaña dificultad”, ha admitido el presidente extremeño, que ha pedido la confianza de los ciudadanos “para que entiendan que hacemos todo lo que creemos que debemos hacer”.

Combatir el ocio no controlado

La restricción de la movilidad nocturna general tiene como objetivo, entre otros, combatir el ocio no controlado, "uno de los focos que provoca un mayor número de contagios". Además, con la llegada del frío, las personas tienden a reunirse en espacios interiores, "donde la posibilidad de contagio es mayor", ha explicado el consejero de Sanidad, José María Vergeles.

Por contra, la adopción de esta medida, que se establecería desde la medianoche hasta las seis de la mañana y por un periodo de 14 días, tendría como inconveniente las consecuencias que puedan derivarse en el sector de la hostelería y la restauración. De hecho, el horario de cierre se adelantaría para estos negocios, pues actualmente está fijado a la una de la madrugada.

Para ello, según ha explicado Vergeles, la Junta ya ha iniciado contactos con los agentes sociales y económicos para explicar esta medida y "negociarla".

Una vez el Gobierno de España declare el estado de alarma, la Junta, antes de adoptar la citada restricción de movilidad nocturna, deberá definir qué sectores o profesionales esenciales se "salvarán" de la misma, como los trabajadores de las Ciencias de la Salud o las gasolineras, entre otras.

Valoración del Consejo Interterritorial

Por otro lado, Vergeles ha analizado la reunión celebrada este jueves por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, en el que el Ministerio de Sanidad y las CCAA aprobaron el documento "Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de COVID-19".

Vergeles ha dicho que este documento "aporta muchas certidumbres, tanto desde el punto de vista de la clasificación del riesgo que tienen las unidades territoriales (provincias, municipios, zonas o áreas de salud), como a la hora de adoptar medidas homogéneas para todo el país.

Para poder clasificar el riesgo se tendrán en cuenta indicadores de frecuencia de la enfermedad (crecimiento de contagios) y de trazabilidad de los casos, y el porcentaje de ocupación de las camas hospitalarias de agudos y UCI. En función de estos datos, se establecen cuatro niveles de alerta.

Extremadura, "en un simulacro inicial", ha dicho el consejero, estaría en un estado de nivel de alerta 2 (riesgo medio-bajo), pues tiene mucho peso la trazababilidad, "labor que Extremadura está haciendo bien", y los niveles de ocupaciones de camas, muy por debajo de la media nacional.

No obstante, ha apuntado que existe preocupación por la ocupación de camas hospitalarias de agudos (nivel alto de riesgo) en el Área de Salud de Mérida, y de "muy alto" en la ocupación de camas UCI e el Hospital de Plasencia, si bien el riesgo es "medio" en el conjunto del Área de Salud de Navalmoral de la Mata.

En este sentido, ha anunciado un plan de contingencia en el Área de Salud de Mérida que contempla traslados de pacientes al Hospital de Tierra de Barros, y la habilitación de camas de hospitalización en un centro privado de Villafranca de los Barros.

Sin embargo, los indicadores de incidencia acumulada indican que "estamos en un segundo pico, con datos que reflejan "riesgo alto o muy alto".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats