El obispo de Coria-Cáceres defiende la trayectoria del cura de Almoharín condenado por pornografía infantil

Parroquia de Almoharín (Cáceres) en la que oficia el sacerdote condenado por distribución de pornografía infantil

El nuevo cura de las localidades de Almoharín y Valdemorales, condenado por pornografía infantil en 2004, seguirá al frente de las parroquias de ambos municipios cacereños, al menos por el momento. Los alcaldes se han reunido este lunes con el obispo de Coria-Cáceres, Jesús Pulido, para trasladarles “el malestar y la preocupación” de sus vecinos tras conocer que el sacerdote que celebra la misa y todos los oficios desde agosto es Ignacio Lojas.

El párroco fue detenido hace 18 años, cuando tenía 29 años, en el marco de una operación contra la pornografía infantil en internet. Entonces tenía 29 años, vivía con su madre y reconoció los delitos. La condena fueron 16 meses de prisión, pero no pisó la cárcel y siguió oficiando misa en pueblos de Las Hurdes hasta 2015.

Su llegada a estos dos pueblos de la comarca cacereña de Montánchez ha causado revuelo y también “bastante inquietud”, sobre todo entre los padres y madres cuyos hijos reciben catequesis para hacer la comunión. “Ese ha sido el principal motivo para reunirnos con el obispo: trasladar esas inquietudes, aunque el grupo de padres y madres van a remitirlas a la Diócesis, por lo que los alcaldes aquí hemos sido meros intermediarios”, según ha explicado la alcaldesa de Almoharín, Antonia Molina.

Molina ha afirmado que el encuentro con Pulido se ha desarrollado “con total cordialidad” y ha asegurado que, aunque por ahora el cura seguirá desarrollando sus actuales responsabilidades, “en la reunión no se ha descartado nada”. Además, el obispo ha destacado en ese encuentro la trayectoria pastoral del sacerdote, que no se vio obstaculizada a pesar de la condena, más bien al contrario, ha contado con el favor de los obispos que desde entonces se han hecho cargo de la diócesis de Coria-Cáceres.

En esa reunión, el obispo ha recordado a los alcaldes lo que ya difundió la diócesis cuando hace dos semanas se conoció el caso, que Lojas “ha pasado por un proceso religioso de rehabilitación y dispone del certificado negativo de delitos sexuales que emite el Ministerio de Justicia”. Además, según el Obispado, “se han tomado las medidas pertinentes para que todas las parroquias sean un espacio seguro para los menores”. 

La alcaldesa de Almoharín ha explicado tras la reunión que en los próximos días hará llegar a los padres y madres las alternativas planteadas por el Obispado, que no ha desvelado porque solo se ha tratado “de una primera toma de contacto y queda recorrido”, ha subrayado.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats