La portada de mañana
Acceder
La nueva guía de Sanidad sitúa a 11 comunidades en riesgo alto o extremo
Pablo Casado busca una segunda oportunidad por el centro
Opinión - Señor Casado, ¿y ahora qué?, por Neus Tomàs

El retraso de cuatro días en un PCR de la Xunta desencadena un brote que afecta a 137 personas en una residencia de Ourense

Mayores, con patologías previas y muchos de ellos en residencias, los enfermos de alzheimer se han convertido en el objetivo perfecto para la COVID-19 y han sufrido las peores consecuencias del confinamiento, al verse aislados de su entorno y apartados de sus rutinas, lo que ha contribuido a un deterioro de su enfermedad. EFE/Ensar Ozdemir/Archivo

A apenas 10 kilómetros del centro de Ourense, cuyos habitantes tienen prohibido abandonar la ciudad, hay una residencia de ancianos en donde por el momento se ha confirmado el contagio por coronavirus del 58% de sus usuarios y el 26% de los trabajadores. La expansión de la COVID-19 en la residencia "Os Gozos" (Pereiro de Aguiar) se asocia directamente a un problema administrativo, la demora en la entrega de resultados de las pruebas PCR que realiza el Servizo Galego de Saúde (Sergas). Los responsables de este centro de mayores advierten a la administración: "La lentitud nos condena". La queja se refiere a que uno de sus trabajadores estuvo cinco días asistiendo a su puesto tras haber dado positivo por COVID-19 pero sin saberlo porque los resultados tardaron 120 horas en llegar.

La "bomba vírica" de Ourense explotó cinco semanas después de las sucesivas restricciones impuestas por la Xunta en la zona

La "bomba vírica" de Ourense explotó cinco semanas después de las sucesivas restricciones impuestas por la Xunta en la zona

El pasado martes 29 de septiembre la Xunta realizó un cribado al personal del centro, con resultado de un positivo. La prueba formaba parte de los testeos aleatorios que el Gobierno gallego ha puesto en marcha en los centros de mayores para evitar la expansión del virus entre la población más vulnerable a sus efectos. El trabajador infectado no presentaba síntomas, así que siguió asistiendo a su puesto en los días sucesivos. Los resultados no llegaron hasta el domingo 4 de octubre. Para entonces, el coronavirus ya se había extendido por el centro. Los últimos datos aportados por el Gobierno gallego hablan de 112 usuarios y 25 trabajadores infectados en Os Gozos.

Como resultado del brote, el Gobierno gallego ha decidido anunciar la intervención de la residencia. En el centro aseguran desconocer exactamente el alcance de la medida: "Estamos a la espera de conocer el alcance de la intervención y esperamos que se aclare en las próximas horas".

La residencia, dependiente de la polémica Fundación San Rosendo, también se queja de la actuación de la Xunta tras confirmarse el primer positivo. El pasado lunes 5 la autoridad sanitaria puso en marcha un cribado general a todos los usuarios del centro y los resultados volvieron a demorarse en los laboratorios. Otros cuatro días de espera en los que la gerencia del centro no supo qué hacer para evitar la evolución de la COVID-19 en sus habitaciones.

Tras conocerse el contagio masivo para la mayoría de sus usuarios, en Os Gozos están a la espera de que el Gobierno gallego decida los siguientes pasos. Preguntado sobre la cuestión, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, aseguró este viernes que la Xunta podrá en marcha una investigación "y ver qué fue lo que falló".

En respuesta a las preguntas de esta redacción, los portavoces oficiales del Gobierno gallego aseguran: "Estamos haciendo cribados quincenales en todas las residencias. La Xunta insiste en la importancia de mantener las máximas precauciones en los centros sociosanitarios y mantener los protocolos de manera estricta, especialmente cuando existan sospechas de algún posible contagio, pero también cuando no lo haya".

Etiquetas
Publicado el
9 de octubre de 2020 - 22:38 h

Descubre nuestras apps

stats