La portada de mañana
Acceder
Ayuso se encomienda ahora al auxilio del Gobierno para afrontar la tormenta
Médicos de familia: "Estamos achicando agua de un sistema que naufraga"
OPINIÓN | El final de la escapada, por Antón Losada

El desmantelamiento de la central térmica de Meirama generará 131.745 toneladas de residuos de las que solo se reutilizarán 68.339

La central térmica de Meirama, en Cerceda (A Coruña).

Hace menos de un mes que la central térmica de Meirama, en Cerceda (A Coruña), apagó sus instalaciones. El Boletín Oficial del Estado publicó este lunes el informe de impacto ambiental de su desmantelamiento. Supondrá la generación de 131.475 toneladas de residuos de las que, se ha comprometido Naturgy -la empresa que la gestionaba-, reutilizará 68.339.

El escombro será, principalmente, pétreo -hormigón- y metálico, 90.295 y 37.063 toneladas respectivamente. El hormigón “suspcetible de ser reutilizado” son 32.960 metros cúbicos. “La generación de residuos durante el proyecto de desmantelamiento es uno de los aspectos ambientales más relevantes debido al elevado voulmen y potencial contaminador de los mismos”, señala el informe, elaborado por la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental.

Además de los residuos materiales, la desaparición de una de las dos centrales térmicas gallegas -la otra es As Pontes- también producirá contaminación atmosférica y acústica. “Los potenciales impactos de mayor relevancia sobre la atmósfera consistirán principalmente en la generación de partículas en suspensión y en la contaminación acústica”, dice el documento, “puede tener un potencial impacto en la calidad del aire de las zonas cercaas a la central si se compara con la situación actual, con la instalación parada”.

El proyecto definido en el informe impacto ambiental afectará a cinco áreas de la central térmica. Se trata de las instalaciones auxiliares, las de almacenamiento y transporte de combustible, las de producción de energía eléctrica, las de tratamiento de aguas o efluentes y las de recepción y alamcenamiento de carbón.

La central térmica de Meirama comenzó a funcionar hace 40 años. Construida en las inmediaciones de un yacimiento de lignito, en su día fue una de las más importantes de España. Su potencia bruta era de 580 megavatios. Naturgy anunció su cierre el pasado año. En ella llegaron a trabajar unas 200 personas, entre empleados directos y de auxiliares.

Etiquetas
Publicado el
20 de julio de 2020 - 18:38 h

Descubre nuestras apps

stats