A juicio los estafadores que se hicieron pasar por el ministro francés de Exteriores con una máscara de silicona

Jean-Yves Le Drian, hoy ministro de Exteriores de Francia

Skype y una máscara de silicona. Fueron las herramientas usadas por un grupo de estafadores franco-israelíes para hacerse pasar por exministro de Defensa galo Jean-Yves Le Drian, y así extraer decenas de millones de euros a distintas personalidades. Este martes comienza el juicio en París contra siete miembros de la banda, entre ellos sus cabecillas, Gilbert Chikli y Anthony Lasarevitsch.

Se busca a estafadores que se hacían pasar por el ministro francés de Defensa

Se busca a estafadores que se hacían pasar por el ministro francés de Defensa

Le Drian, actualmente ministro de Exteriores del ejecutivo de Macron, ha dicho este fin de semana a medios franceses que espera que "la justicia siga su curso y asegure de que estos delincuentes sean castigados como es debido". Los hechos se remontan a 2015, cuando los estafadores pidieron por videoconferencia a empresarios y políticos que contribuyeran a la lucha de Francia contra el terrorismo.

No era la primera vez que llevaban a cabo este tipo de delitos. Chikli fue condenado ese mismo año por estafas similares cometidas en 2005 y 2006, para las que se hizo pasar por el director de varias empresas. En busca y captura, fue arrestado en 2017 junto a Lasarevitsch en Ucrania. La policía encontró en sus móviles imágenes en las que aparecía una máscara de silicona del príncipe Alberto II de Mónaco, por lo que también los acusa de querer suplantar su identidad. Ambos niegan los cargos.

Las víctimas del falso Le Drian

Entre las personalidades que fueron víctimas del fraude se encuentra Karīm al-Ḥussayni, líder espiritual de los musulmanes chiítas ismalíes que en 2016 hizo cinco transferencias por un total de 20 millones de euros a cuentas bancarias de Polonia y China. Aunque fueron congeladas, casi 8 millones nunca se han podido recuperar.

Meses después de la estafa a al-Hussayni, el magnate turco Inan Kirac traspaó 42 millones de euros para el supuesto pago de un rescate a periodistas retenidos en Siria. Los estafadores también apuntaron, aunque sin éxito, al presidente del Gabón, Ali Bongo, a la organización benéfica francesa contra el SIDA Sidaction, al director general de la empresa de cemento Lafarge y al arzobispo de París. Incluso trataron de convencer al gobierno tunecino para que comprara cuatro helicópteros militares por 19 millones de euros.

Etiquetas
Publicado el
4 de febrero de 2020 - 11:31 h

Descubre nuestras apps

stats