Coronavirus en la UE: Italia se cierra; Francia tiene un ministro contagiado y las instituciones europeas, en 'modo avión'

Macron aplaza sus salidas del Elíseo para centrarse en la crisis del coronavirus

Andrés Gil

Corresponsal en Bruselas —

5

La cifra de infectados por coronavirus en Europa roza este martes los 15.000 casos. Italia está cerrada; Francia, con su ministro de Cultura contagiado, aplica restricciones; la Unión Europea cancela reuniones de ministros de los 27; el presidente del Parlamento Europeo, el italiano David Sassoli, se pone en cuarentena preventiva por haber pasado el fin de semana en Roma; la Eurocámara se pone en mínimos la semana que viene y el plenario de finales de marzo en Estrasburgo se reconvierte en minipleno en Bruselas; y a la canciller alemana, Angela Merkel, le niega un ministro un saludo de manos por miedo al contagio.

Europa se prepara para varios meses de medidas excepcionales con el objetivo de acabar con el coronavirus

Europa se prepara para varios meses de medidas excepcionales con el objetivo de acabar con el coronavirus

¿Cómo está el panorama europeo en estos momentos? La foto cambia cada minuto que pasa pero, de momento, esta es la situación, a la espera de la cumbre de líderes de la UE por videoconferencia de este martes por la tarde.

Francia

El Gobierno francés de Emmanuel Macron ha decidido prohibir ahora las concentraciones de más de mil personas, salvo algunas excepciones que se consideren "útiles" como manifestaciones, el transporte público o exámenes de ingreso. El corte estaba antes en las 5.000 personas, informa Efe. El Gobierno ha decidido mantener el nivel 2 de alerta, aunque el paso al nivel 3, el de la epidemia por todo el país, se considera "inexorable".

El Gobierno anunció también que se van a flexibilizar los requisitos para poder tener acceso a las teleconsultas médicas y que se va quitar el tope de horas extra que pueden hacer los médicos.

El Gobierno francés también ha decidido acabar con la especulación en torno al gel desinfectante por el aumento de la demanda. El ministro de Economía, Bruno Le Maire, anunció la aprobación este miércoles de un decreto "para regular el precio": en algunos comercios el precio de venta al público se había duplicado o triplicado.

De hecho, antes del coronavirus se podía encontrar un frasco de 100 mililitros por unos dos euros, pero en los últimos días se superan con frecuencia los cinco euros.

Para impedir un proceso de acaparamiento y garantizar la disponibilidad de mascarillas de protección para los enfermos y el personal sanitario, el presidente francés, Emmanuel Macron, decidió requisar todas las existencias del país.

La noticia coincidió con el anuncio de que se había superado la barrera de los 200 contagiados en el país y una cuarta víctima mortal.

Este martes, se ha sabido que el ministro de Cultura ha sido contagiado.

Alemania

En el Gobierno de la canciller alemana, Angela Merkel, ha empezado a imponerse la práctica de no estrecharse la mano como medida preventiva frente al coronavirus, incluso entre los miembros del Ejecutivo. El ministro de Interior, el socialcristiano bávaro Horst Seehofer, evitó darle un apretón de manos a Merkel.

La imagen se produjo en la apertura de la llamada "cumbre de la integración", cuyo objetivo es combatir el racismo, explica Efe. La canciller captó de inmediato el mensaje: dio un paso atrás entre sonrisas y luego hizo un saludo alternativo al aire, primero con una, luego con ambos manos. Detrás de ella, la comisionada de Integración, Annette Widmann-Mauz, ensayó una especie de saludo a la japonesa, con ambas manos sobre el pecho. La propia Merkel había empezado ya el viernes a evitar esa forma de contacto físico en un acto público en Stralsund (norte del país).

El Instituto Robert Koch, competente en la materia en Alemania, ha advertido que las mascarillas no son efectivas, mientras recomienda encarecidamente lavarse bien las manos y evitar el contacto físico, incluido el apretón de manos.

El Gobierno alemán ha reforzado los controles de los pasajeros procedentes de China, Irán, Corea del Sur, Japón e Italia que entran en el país por vía aérea, terrestre o marítima.

Además, el Gobierno alemán ha acordado articular los mecanismos para facilitar el trabajo a jornada reducida. La Oficina Federal de Empleo asumirá así, según Efe, un 60% del sueldo neto que dejen de percibir los empleados de las empresas que deban recurrir a la reducción de la jornada laboral como consecuencia del coronavirus.

Con ello se pretende evitar que se produzcan despidos masivos o reducciones de plantilla. El régimen de jornada reducida se podrá implantar en cuanto ésta afecte a un 10% de trabajadores.

El ministro de Sanidad, Jens Spahn, recomendó el domingo la cancelación de todos los actos para los que se prevea una asistencia superior a las 1.000 personas. En Alemania, recuerda Efe, se han cancelado certámenes como la Feria Internacional de Turismo de Berlín (ITB) o la Feria del Libro de Leipzig pero hasta ahora se han jugado todos los partidos de la Bundesliga de fútbol.

Italia

El Gobierno italiano ha extendido las medidas de aislamiento del norte del país a toda la península para intentar contener el coronavirus. Las escuelas y universidades seguirán cerradas hasta el 3 de abril. También se cierran gimnasios, piscinas, estaciones de esquí, centros culturales, discotecas, teatros, cines y pubs. Se suspenden todas las manifestaciones públicas y competiciones deportivas, excepto aquellas de profesionales que se tendrán que realizar a puerta cerrada, y se prohíben bodas y funerales.

Se mantienen abiertos bares y restaurantes hasta las 18.00 horas, pero manteniendo un espacio de al menos un metro entre las personas. Se cierran también los teatros, cines, museos y monumentos. "Se trata de evitar los movimientos en toda la península, con excepción de casos de necesidad, por motivos laborales o de salud", anunció el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, informa Efe.

El Gobierno italiano estudia pedir a la Comisión Europea (CE) mayor margen para incrementar su déficit previsto para 2020, después de haber solicitado ya una desviación del gasto público de 6.350 millones de euros netos, equivalente al 0,3% del PIB. Esta solicitud ya incrementa el déficit para 2020 del 2,2% previsto en septiembre al 2,5%, recuerda Efe.

El Ejecutivo, sin embargo, no interrumpirá los servicios de transporte público para "garantizar la continuidad del sistema de producción y permitir que las personas vayan a trabajar", ni tampoco la circulación de mercancías, fundamental para la economía.

También ha suspendido de forma temporal las visitas a las cárceles por parte de familiares. Esto, sumado al temor a que el virus llegue a las prisiones y se extienda con rapidez, ha motivado que cientos de presos se hayan sublevado en una treintena de cárceles de todo el país.

Seis presos murieron el domingo en Módena; de ellos, tres fallecieron tras saquear la enfermería y los otros tres por causas que aún se deben esclarecer, explicaron a Efe fuentes del sindicato Coordinación Nacional de la Policía Penitenciaria (CNPP).

El jefe de Protección Civil, Angelo Borrelli, dijo que a partir de mañana martes se distribuirán 100.000 mascarillas en instituciones penitenciarias, donde se han instalado 80 puntos de preselección para la detección del coronavirus.

El primer ministro austriaco, Sebastian Kurz, ha anunciado restricciones a las comunicaciones con Italia como ha hecho así mismo el Gobierno español..

Unión Europea

El Parlamento Europeo, con su presidente en cuarentena voluntaria y preventiva, está en mínimos. Anuló la plenaria de Estrasburgo, que debía celebrarse esta semana, y se ha quedado en un pleno de un solo día –el martes–, sin votaciones. La actividad es prácticamente nula, y se espera que continúe así al menos dos semanas: el plenario de finales de marzo en Estrasburgo se ha reconvertido en un minipleno de dos días en Bruselas.

El Consejo de la UE también está endurecido las restricciones como medida de precaución ante el brote de coronavirus, con la suspensión de reuniones de embajadores, preparatorias y consejos de ministros, como los de Comercio y Justicia previstos para este viernes.

Reino Unido

El Gobierno de Boris Johnson está redactando una ley de emergencia para afrontar la epidemia que prevé permitir a los ciudadanos abandonar temporalmente sus trabajos para ejercer de voluntarios en el sistema sanitario, entre otras medidas.

Cerca de 3 millones de personas participan en algún tipo de voluntariado en el ámbito sanitario o de la asistencia social y el Ejecutivo espera "maximizar" el tiempo que pueden dedicar a combatir los efectos de la epidemia.

El ministro de Salud, Matt Hancock, informó de que han sido contratados 500 nuevos trabajadores para lidiar con el incremento de llamadas a los números de emergencias sanitarias que ha provocado la expansión del virus.

Johnson sostuvo que, por el momento, no se recomienda el cierre de centros educativos y pidió que sigan las recomendaciones que reciban de las autoridades sanitarias del Reino Unido. Entre las medidas de contingencia, la Policía tendrá la misión de atender los casos más serios de criminalidad ya que la prioridad será mantener el orden público en caso de una epidemia del COVID-19, informa Efe.

Además, el Ejército prestará ayuda a los servicios de emergencias si el número de contagiados sube considerablemente, mientras que las empresas pueden recomendar a sus empleados que trabajen desde casa.

Los hospitales podrán retrasar operaciones que no sean urgentes a fin de concentrarse en la atención de los pacientes con coronavirus, en tanto que se puede solicitar el regreso al trabajo de aquellos médicos que se hayan jubilado recientemente.

En la primera fase del plan –contención–, el objetivo es aislar a las personas que se hayan contagiado con el propósito de evitar una mayor extensión del virus en el país. La segunda fase –retraso–, tiene como fin que el contagio sea más lento para poder llegar a los meses de primavera-verano, cuando los expertos estiman que puede disminuir el poder de propagación del virus chino.

En la fase de investigación –tercera–, las autoridades esperan contar con nuevas pruebas de diagnóstico del virus, así como el desarrollo de fármacos para tratarlo y vacunas preventivas, mientras que en la última –mitigar–, el Gobierno se centrará en facilitar la mejor atención sanitaria posible para los enfermos.

Portugal

La prueba de coronavirus que se le practicó este lunes al presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, dio negativo y seguirá trabajando desde casa hasta cumplir las dos semanas de aislamiento, como medida preventiva, informa Efe. El jefe del Estado portugués, de 71 años y que fue sometido en octubre pasado a un cateterismo cardíaco, decidió este domingo suspender su agenda pues tuvo contacto el pasado martes con alumnos de una escuela portuguesa en la que se ha detectado un caso de coronavirus.

Rebelo de Sousa no ha tenido síntomas víricos y seguirá aislado.

La mayoría de los casos positivos de coronavirus en Portugal se han registrado en el norte del país, sobre todo en las comarcas de Felgueira y Lousada, por lo que el Gobierno luso decidió suspender las visitas a hospitales, residencias de mayores y prisiones en esa región. Junto a las escuelas, también se ha decretado el cierre temporal de "gimnasios, bibliotecas, piscinas, espacios para eventos y cines" en estas localidades y las autoridades sanitarias han pedido a la población "evitar desplazamientos innecesarios y participar en reuniones con elevado número de personas".

Ya hay efectivos económicos negativos en el sector turístico luso, como la cancelación de una cuarta parte de las reservas hoteleras en el santuario de Fátima, mientras que en la región sureña del Algarve el 60% de los hoteles han registrado cancelaciones directas. Además, la compañía aérea lusa TAP anunció hoy que va a cancelar 3.500 vuelos entre marzo y mayo, después de que la pasada semana hubiera reducido mil vuelos a causa de una caída notable de las reservas para los próximos meses.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats