Pekín anuncia sanciones a Pelosi por el viaje a Taiwán y suspende varios mecanismos de cooperación con EEUU

La fragata Ning Yang (FFG-938) de la Armada de Taiwán anclada en un puerto de la ciudad de Keelung, Taiwán, el 5 de agosto.

EFE / elDiario.es

Pekín —

32

El Gobierno chino ha anunciado este viernes sanciones contra la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, Nancy Pelosi, y su familia, tras su visita a Taiwán. En un comunicado, el Ministerio de Exteriores chino ha dicho que la alta funcionaria había “había hecho caso omiso de las graves preocupaciones de China y de su firme oposición” a su visita. El ministerio ha calificado la visita de “provocación” y dijo que “socava la soberanía y la integridad territorial de China”.

Qué supone la visita de Nancy Pelosi a Taiwán

Qué supone la visita de Nancy Pelosi a Taiwán

“En respuesta a las acciones perversas y provocadoras de Pelosi, China ha decidido imponer sanciones a Pelosi y a su familia inmediata de acuerdo con las leyes pertinentes de la República Popular China”, dice el ministerio, según recoge The Guardian. Por el momento, no hay detalles sobre qué tipo de sanciones son.

El ministerio también ha anunciado este viernes ocho medidas en protesta por el viaje de la la tercera autoridad de EEUU a la isla, sobre la que clama soberanía. Entre las medidas está la suspensión de la cooperación en materias como la asistencia judicial penal, en la repatriación de inmigrantes ilegales, en la lucha contra los delitos transnacionales, en el control de drogas y las conversaciones sobre la lucha contra el cambio climático. También se cancelan las llamadas telefónicas entre los líderes de comandos militares y las reuniones de trabajo entre las carteras de Defensa de ambas potencias y las del Mecanismo de Consulta de Seguridad Marítima Militar.

Asimismo, China ha convocado en las últimas horas a representantes diplomáticos europeos, de la Unión Europea, Japón y Canadá por las declaraciones realizadas por los ministros de Asuntos Exteriores del G7 en relación con Taiwán.

Los ministros habían pedido este jueves a Pekín que se abstuviese de usar la reciente visita de Pelosi como “un pretexto para llevar a cabo acciones militares agresivas en el Estrecho de Taiwán”.

Operaciones en el Estrecho

Este viernes entraron en su segundo día las maniobras militares con fuego real organizadas por China en torno a Taiwán tras la visita de la alta funcionaria, después de que este jueves se registraran lanzamientos de misiles de largo alcance.

Taiwán ha informado que hasta 68 aviones y 13 buques del Ejército chino continuaron operando este viernes en el Estrecho de Taiwán y que algunos de ellos cruzaron la línea media del también conocido como Estrecho de Formosa. Esta línea imaginaria en el estrecho funciona como una frontera no oficial pero tácitamente respetada por China y Taiwán durante las últimas décadas. Durante los últimos tres días, Taipéi ha denunciado incursiones de aviones militares chinos en su autodefinida Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ), algunos de los cuales habrían cruzado la línea media del Estrecho.

Si en un principio fue Pekín quien condenó que Washington cruzase su línea roja con el viaje de Pelosi, este viernes la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, ha calificado las maniobras militares chinas que supuestamente sobrepasaron la línea divisoria como un “acto irresponsable” que aviva las tensiones en el Indopacífico, ha reclamado contención a Pekín y ha pedido el apoyo de la comunidad internacional. También ha dicho que Taiwán no contribuirá a la escalada de tensiones, pero defenderá su soberanía.

Más de 100 aviones y 10 buques de guerra

Los ejercicios de este jueves, que supusieron en cierre del espacio aéreo y marítimo de seis zonas alrededor de la isla, incluyeron prácticas de tiro con artillería de largo alcance, con “múltiples tipos de misiles convencionales”, así como el despliegue aéreo de decenas de aviones militares entre cazas y bombarderos. Se trata de la primera vez que se registran lanzamientos de este tipo en las inmediaciones de Taiwán desde la tercera crisis del Estrecho entre 1995 y 1997.

El ejército chino confirmó múltiples disparos de misiles convencionales en aguas de Taiwán como parte de los ejercicios planificados en seis zonas que se desarrollarán hasta el domingo. Activó más de 100 aviones, incluidos cazas y bombarderos, y más de 10 buques de guerra, según la cadena estatal CCTV.

Por su parte, el ministerio de Defensa taiwanés informó de que había desplegado aviones de combate para alejar a 49 cazas chinos que este viernes habían cruzado la línea divisoria del estrecho de Taiwán y entrado en su zona de defensa aérea.

Taipéi dijo que las tropas también habían disparado bengalas a última hora de este jueves para alejar a cuatro drones que sobrevolaban la zona de sus islas Kinmen, frente a la costa sudoriental de China. Según el ministerio, los misiles disparados por China volaban a gran altura en la atmósfera y no constituían una amenaza para la isla, respondiendo así a la preocupación pública sobre si pasaban por encima de la isla principal de Taiwán.

Por su parte, el Gobierno nipón ha protestado formalmente ante Pekín por la supuesta caída de cinco misiles balísticos chinos en aguas pertenecientes a la zona económica especial (EEZ) de Japón.

“Salto cualitativo”

Los ejercicios chinos tienen lugar en seis zonas alrededor de la isla, una de ellas a unos 20 kilómetros de la costa de Kaohsiung, la principal ciudad del sur de Taiwán, y pese a que en los últimos años China ha efectuado otros simulacros en el Estrecho de Taiwán, los de esta semana son diferentes porque “cubren un área más grande, involucran más elementos militares y se espera que sean altamente efectivos”, informaron expertos en defensa chinos citados por medios locales.

Estas maniobras militares, que se prolongarán hasta este domingo y que Taiwán ha descrito como “un bloqueo”, “suponen un salto cualitativo en las dinámicas precedentes y, probablemente, irreversible. Es algo que irá más allá de estas maniobras y una tendencia que viene para quedarse”, dijo a EFE Xulio Ríos, director del Observatorio de la Política china.

Ríos dijo que, a partir de esta crisis, China “será, con seguridad, más incisiva en la presión militar sobre Taiwán” y “tratará de asegurar por la vía de facto un mayor control sobre la isla y sus inmediaciones”. Según él, las maniobras suponen “el preludio de un cambio esencial en el enfoque militar de China a propósito de Taiwán”.

Respuesta internacional

La respuesta de Pekín al controvertido viaje de Pelosi ha suscitado numerosas reacciones internacionales, entre ellas la del secretario general de la ONU, António Guterres, quien sigue “de cerca y con preocupación” las maniobras militares chinas, según su portavoz, Stéphane Dujarric. El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, hizo este viernes un llamamiento a todas las partes implicadas en la crisis de Taiwán “para evitar una escalada de tensión que pueda producir situaciones más graves”.

Mientras, el portavoz de la Casa Blanca John Kirby ha señalado que EEUU ve las maniobras como una “escalada significativa” de la tensión en la zona y ha decidido dejar el portaaviones USS Ronald Reagan cerca de la isla para vigilar la situación. Pero para evitar una mayor escalada de las tensiones, ha dicho Kirby, Estados Unidos ha pospuesto una prueba de un misil balístico intercontinental Minuteman III de la Fuerza Aérea, prevista desde hace tiempo.

La Casa Blanca ha insistido en los últimos días en que EEUU no ha cambiado su política hacia Taiwán pese a que el viaje de Pelosi es el primero de un presidente de la Cámara de Representantes estadounidense a la isla en 25 años.

Este viernes, Pelosi ha tildado de “ridículo” que su visita a Taiwán pueda perjudicar a la isla y aseguró que el objetivo de su gira asiática no es cambiar el “statu quo”, sino mantenerlo. La política estadounidense ha dicho que China ha utilizado su visita “como una excusa” para su exhibición de músculo, y ha asegurado que la intención de su viaje -que no fue anunciado dentro de la gira oficial por Singapur, Malasia, Corea del Sur y Japón- fue siempre “mostrar respeto” y “tener paz en el estrecho de Taiwán”.

Taiwán es uno de los principales motivos de tensión entre China y Estados Unidos, que, si bien no tiene relaciones diplomáticas con la isla -condición de Pekín para establecerlas con otros países-, es su principal suministrador de armas y mantiene una postura ambigua con respecto a si la defendería o no en caso de ataque chino.

La portavoz de Exteriores china, Hua Chunying, ha culpado de las tensiones a EEUU por “seguir interfiriendo gravemente en los asuntos internos” de su país e “intentando socavar la soberanía y la seguridad de China”. “Si Estados Unidos es realmente un país responsable, debería haber impedido la irresponsable agresión de Pelosi desde el principio y debería haber retirado los numerosos buques y aviones militares que tiene desplegados justo a las puertas de China”, ha escrito la portavoz en Twitter este viernes.

China, que ha calificado la visita de Pelosi como “farsa” y “traición deplorable”, reclama la soberanía de la isla y considera a Taiwán una provincia rebelde desde que los nacionalistas del Kuomintang se replegaron allí en 1949, tras perder la guerra civil contra los comunistas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats