Lula da Silva se reúne con el papa Francisco en su primer viaje al extranjero tras salir de la cárcel

El expresidente Luis Inácio Lula da Silva durante un encuentro con el Papa Francisco este jueves en Ciudad del Vaticano (Vaticano). El papa Francisco recibió hoy en el Vaticano al ex presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva en un encuentro privado en su residencia que duró aproximadamente una hora.

EFE / eldiario.es

3

Luiz Inacio Lula da Silva ha mantenido este jueves un encuentro privado en El Vaticano con el papa Francisco en el marco de su primer viaje al extranjero tras su liberación el pasado noviembre.

Terremoto político en Brasil: Lula da Silva sale de prisión

Terremoto político en Brasil: Lula da Silva sale de prisión

Al concluir la reunión en la residencia del pontífice, que duró aproximadamente una hora, Lula publicó en su cuenta personal de Twitter dos fotos con Francisco, acompañadas del mensaje "encuentro con el Papa Francisco para conversar sobre un mundo más justo y fraterno".

Después, ante los medios de comunicación, el expresidente brasileño alabó la figura "alentadora" del papa Francisco por su defensa de los trabajadores y su denuncia de las desigualdades.

"Cuando el papa Francisco impulsa un encuentro en Asís para discutir la desigualdad con miles de jóvenes, para debatir la nueva economía del mundo, es una decisión alentadora del papa", señaló en una breve comparecencia sin preguntas en la sede del mayor sindicato italiano, CGIL, en Roma. El exmandatario brasileño se refirió así al foro propuesto por el papa Francisco en la ciudad italiana de Asís (centro) que entre el 26 y el 28 de marzo, reunirá a jóvenes empresarios y estudiantes de todo el mundo para idear un nuevo modelo socio-económico. De este modo, opina Lula, el papa "toca un asunto vital para el futuro de los trabajadores de todo el mundo".

La intención del expresidente brasileño era tratar con el papa temas como la lucha contra el hambre o la protección de los más pobres, y así lo hicieron en el primer encuentro entre ambos. Lula da Silva ha dicho que "todo el mundo sabe que en el mundo hay cada vez más desigualdades" y ha alertado de los riesgos que corren las conquistas sociales de los últimos años frente a los intereses financieros.

Por eso el expresidente ha destacado los llamamientos del pontífice en defensa de los más desfavorecidos y también del medio ambiente, recogidos en su encíclica "Laudato Sí" (2015) y en su reciente exhortación apostólica, "Querida Amazonía".

Y preguntado por la prensa mientras abandonaba la sala si durante el encuentro habían hablado sobre el actual presidente, Jair Bolsonaro, atajó: "No podía venir aquí para hablar sobre Bolsonaro".

El expresidente brasileño ha visitado a varias centrales sindicales de Italia, de las que ha dicho haber aprendido mucho en sus orígenes, y tiene previsto regresar en la mañana de este viernes a Brasil.

Lula da Silva ha conseguido viajar a Italia después de que la justicia de Brasilia aceptara posponer al día 19 de febrero un interrogatorio que estaba previsto para ayer 11 de febrero.

La reunión con el papa se ha producido por la intermediación del presidente argentino, Alberto Fernández, que visitó el Vaticano el pasado 31 de enero, según ha informado el Partido de los Trabajadores.

El exmandatario brasileño avanzó el pasado miércoles en sus redes sociales su intención de visitar al papa para agradecerle "su dedicación por el pueblo oprimido" y para debatir sobre "la experiencia brasileña en el combate contra la miseria".

Pero además quería agradecer a Bergoglio "su solidaridad" cuando él pasó por "un momento difícil" en prisión, ya que el papa respondió el pasado mayo a una carta suya para expresarle su cercanía y darle ánimos.

Lula, quien pasó 580 días en prisión y se encuentra en libertad provisional, está condenado en dos procesos por corrupción. El exmandatario fue condenado en tercera instancia a 8 años y 10 meses por corrupción pasiva y blanqueo de capitales, tras haber sido hallado culpable de recibir un apartamento en el balneario paulista del Guarujá a cambio de favores políticos a la constructora OAS.

El caso todavía debe ser visto por la máxima Corte del país, última instancia posible. La otra pena que pesa sobre Lula es de 17 años y 1 mes de cárcel por un caso muy similar que ha sido confirmada en segunda instancia.

Etiquetas
Publicado el
14 de febrero de 2020 - 11:02 h

Descubre nuestras apps

stats