Feijóo, en el Congreso de Ayuso: “Nos hemos preocupado demasiado por cuestiones internas”

Congreso PP de Madrid

El 'día uno' de Isabel Díaz Ayuso al frente del Partido Popular de Madrid ha comenzado con un aviso a navegantes. “El centro derecha no puede huir de los problemas”, ha reclamado durante la clausura del congreso del que ha salido entronizada y ante la mirada del líder nacional, Alberto Núñez Feijóo. Él había apostado unos minutos antes y desde la misma tribuna por centrarse en la economía: “Quiero una España líder en crecimiento, creación de empleo y competitiva, con menos deuda y déficit y más trabajo y bienestar”. En un discurso más ideologizado, ella exigió “defender principios e ideas” para enfrentarse “al comunismo, al populismo y a las tiranías” y demostrar que el resultado del pasado 4 de mayo “no fue flor de un día”.

Feijóo llegó al pabellón de IFEMA este sábado consciente de que “a los madrileños no les gustan las imposiciones”. Lo ha demostrado Ayuso en los últimos meses, en su guerra interna con Pablo Casado, a la que este fin de semana ha puesto el broche de oro a su victoria. Su antes presidente y amigo, quien la colocó al frente de las listas para la Comunidad en 2019, ni siquiera había sido invitado al cónclave y solo la ya exsecretaria general del PP de Madrid, Ana Camins, se atrevió en estos dos días a mencionar su nombre. Tampoco lo hizo Feijóo. “Nos hemos preocupado demasiado por cuestiones internas y por eso no pienso dedicarle un segundo”, justificó el nuevo líder nacional, que ha reconocido que “este congreso llevaba demasiado tiempo pendiente”. “Extendernos sobre ello es un ejercicio de nostalgia que no lleva a ninguna parte”, ha dicho.

“El PP abre hoy una nueva etapa y estoy convencido de que será una etapa brillante”, aseguró Feijóo, que señaló también que ahora “Isabel y su equipo son más libres para conseguir que Madrid sea más libre”. El presidente del PP ha reconocido diferencias con la madrileña. “Somos generaciones distintas, con formaciones y trayectorias distintas” pero con cosas en común: “La izquierda nos culpa de todos los males y yo creo que eso es una gran noticia”, ha dicho. Que ambos tienen tonos diferentes no es un secreto y ha quedado patente este sábado, en el que el líder nacional ha cedido el tono de clausura a Ayuso: “Le he pedido intervenir antes que ella. ¿Por qué? Este es el Congreso del PP de Madrid”, ha explicado. También, porque a la salida tenía que irse a clausurar el del PP de Galicia, que se celebra también este fin de semana y en el que se nombrará a su sucesor, Alfonso Rueda.

Una “agenda totalitaria”

Ayuso, por su parte, ha insistido en que “lo peor son los políticos que piensan que los problemas no van con ellos”. Durante su intervención, la presidenta madrileña ha ido desgranando las ideas principales con la que lleva semanas trufando sus discursos: que “el socialismo no funciona” y que el Gobierno central “según se va haciendo más pequeño ante los españoles y ante el mundo, más se embrutece”. Tras esta declaración, Ayuso ha afirmado que “a España la está parasitando la misma agenda totalitaria que a todo Occidente”. “Hablar de la vida y la prosperidad hoy no es progresista”, ha dicho.

“Están fabricando un nuevo mundo retorcido para tapar el mundo de verdad”, ha defendido. “Nos encontramos en el peor momento, con el peor gobierno que hemos tenido en democracia” que actúa “bajo un principio: o conmigo o contra mí”. “No sabemos en qué momento una parte de la izquierda ha decidido volver a un país dividido, a revivir las dos Españas y acabar con la convivencia y a reabrir las heridas que sanó la modélica Transición española”, ha dicho Ayuso.

La nueva presidenta del PP de Madrid ha cargado contra las políticas medioambientales, feministas y a favor de la diversidad: “Son, simplemente, el nuevo colectivismo”, aseguró. “No es el amor por los animales lo que mueve a la mayoría de los antitaurinos, sino el odio por que los españoles tengan arraigo cultural”. “No es la preocupación por el medioambiente, sino el odio al libre mercado”. “No es el interés por luchar contra conductas homófobas o el respeto al transexual lo que les motiva, es la división artificial en diez sexos y la confusión a los más jóvenes lo que les anima a dividir y enfrentar al hombre con la mujer”, ha enumerado.

Ayuso ha cargado contar contra los ministerios “de Podemos” que son “la vergüenza de Europa”, pero se ha referido especialmente a la ministra de Igualdad, Irene Montero. “Una señora que nos da lecciones de feminismo mientras su mayor éxito político es ser 'la pareja de'”, ha atacado para criticar unas propuestas de “malcriadas que aspiran a llegar solar y borrachas” y que “abochornan a la inmensa mayoría de las mujeres”, como la baja médica por reglas dolorosas. En la misma línea, ha criticado el “aborto sin reflexión”. “Tampoco es la lucha de la violencia contra la mujer la que les estimula, sino la del rencor contra el hombre”, ha acusado.

Mientras Ayuso criticaba que “los amigos del terrorismo, de las narcodictaduras, de las dictaduras populistas están en el Gobierno central”, Feijóo coincidía en que el país “sufre un Ejecutivo que no está preparado, débil y dividido”, pero afirmaba: “Mientras hablemos de su división, no lo haremos de los problemas de los españoles”. “Yo estoy aquí para mejorar mi país, su política, su economía y sus instituciones”, dijo el líder del PP. Dos discursos cargados de críticas al Ejecutivo de Pedro Sánchez, pero con tonos totalmente contrapuestos y apuestas diferentes: una más ideológica y otra más técnica.

“Nosotros por experiencia y por acogida estamos obligados a defender principios e ideas. A enfrentarnos al populismo, al comunismo y a las tiranías. A corregir a los señores de la izquierda que nos imponen cómo sentirnos como mujeres y nos dan lecciones de política a las que no somos de su cuerda, con condescendencia”, defendió Ayuso ante un auditorio entregado. “No me resigno. Igual de mal está el que busca problemas porque es un insensato o un resentido, como el que huye de los mismos porque es un cobarde o un vago”, aseveró. “El PP ha de dejar su sello, el de sus convicciones e ideas en la construcción y la defensa de la realidad”.

“El centro derecha no puede huir de los problemas por mucho trabajo que den”, ha insistido para apostar por “defender un modo de vida, el que ha traído las mayores cuotas de prosperidad, entendimiento y libertad a lo largo de la historia”. “Somos una Nación sin la que occidente no se entendería. Cuba es una dictadura. Los servicios públicos se pagan con los impuestos que genera el empleo y si son altos son confiscatorios y desincentivan”, ha dicho.

Ayuso ha criticado también un “comunismo” que “desde una pretendida superioridad moral frivoliza con el aborto sin reflexión, como si de progreso se tratara y nos cuenta que los porros son libertad y ETA, invención”. “Quieren cambiar el orden cronológico de la historia. ETA es pasado y Franco, rabiosa actualidad”, ha asegurado. “Es la nueva izquierda de Madrid, que se pasó de lista el 4 de mayo”, ha afirmado antes de asegurar que “Madrid no es clasista y no distingue por el bolsillo ni por el origen”. Según Cáritas, 1,5 millones de personas se encuentran en situación de exclusión social en la región.

Otro de los recados que ha dejado Ayuso en este Congreso es que “Madrid es contrapeso”: “No es un terruño al que nada le ha de importar lo que ocurra en otros rincones del país”. Feijóo, por su parte, ha defendido que ambos creen “en lo mismo”. “Los dos creemos que a la política se viene a servir y no ha servirse. Que la política se trata de gestionar los intereses generales por encima de los Gobiernos. Los dos creemos en una política en la que el objetivo que tenemos es acertar, creemos que las instituciones tienen que contribuir a la mejora de la economía, la cohesión social y el bienestar de los ciudadanos”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats