eldiario.es

Menú

La fiebre del alquiler: dueños de edificios que expulsan a todos sus inquilinos para subir los precios

La empresa propietaria de una parte del edificio de Argumosa 11 reconoce que ha enviado las cartas de desalojo a los inquilinos para rehabilitar el inmueble y volver a alquilar los pisos a precios más elevados

Inversión en Proindivisos S. L., remitente de las cartas, es propietaria de un tercio del inmueble desde agosto de 2015 cuando también comenzó a realizar las labores de Administración del inmueble

- PUBLICIDAD -
Carteles de protesta colocados por entidades vecinales por las cartas de desalojo que han recibido los vecinos de Argumosa, 11. / Olmo Calvo

Carteles de protesta colocados por entidades vecinales por las cartas de desalojo que han recibido los vecinos de Argumosa, 11. / Olmo Calvo

“La razón por la que se no se les renuevan los contratos es por una cuestión económica; en lugar de alquilar los pisos a 300 euros lo que se quiere es alquilarlos por 800”. Es la respuesta de la empresa mercantil Inversión en Proindiviso S. L. sobre la razón por la que ha enviado cartas a más de una veintena de inquilinos del edificio situado en la madrileña calle Argumosa, 11 informándoles de que no les renovará el alquiler. Varios de ellos llevan casi 20 años residiendo en ese inmueble pero la empresa, propietaria de una tercera parte del edificio, según consta en el Registro de la Propiedad, los quiere fuera a lo largo de este año para emprender las primeras obras de rehabilitación.

Tras más de un mes tratando de obtener respuestas por parte de Inversión en Proindivisos S. L., esta semana una persona del despacho de abogados que representa a esta parte de la propiedad accedió a responder por teléfono a las preguntas de eldiario.es. Explica que “la propiedad” quiere arreglar la casa y las viviendas y para ello es necesario que los inquilinos dejen las casas. “Por ello, el pasado noviembre se les ofreció una cantidad X para que abandonaran la casa antes de que venciera su contrato”, afirma el interlocutor, quien desconoce la cantidad concreta que se le ofreció a cada inquilino, solo especifica que era un montante por cada mes que restaba de contrato. Según explican los vecinos que han recibido las cartas de no renovación, dos representantes de la empresa les visitaron en noviembre ofreciéndoles 2.000 euros por dejar las casas, situadas en Lavapiés, en un plazo de dos meses. Solo uno, afirman, aceptó.

“Todos los que aparecen en los vídeos [en relación a algunos vecinos que han sido entrevistados en medios de comunicación] son okupas y no pagan alquiler”, continúa esta persona. Cuando eldiario.es le comenta que ha podido ver los contratos de alquiler de todos los que han salido en los medios, rectifica y concreta que lo que no pagan es el alquiler. Algunos de los vecinos afectados, asesorados por asociaciones y colectivos, dejaron de pagar la renta cuando recibieron las cartas de renovación, pero mantienen reservado el dinero. A día siguiente explica que hay ocho viviendas “okupadas” porque no tienen contrato en vigor, lo que niegan los vecinos.

Obras de rehabilitación

“La finalidad de todo esto es hacer mejoras en el edificio, dentro de las casas y en las fachada y zonas comunes”, prosiguen desde Inversión en Proindivisos. Y añaden: “La vecina que dice que no encuentra un alquiler por 400 euros yo se lo busco ahora mismo en Idealista [uno de los portales inmobiliarios de venta y alquiler más conocidos] y le encuentro un montón pero, claro, no en el centro”. Preguntado por qué la empresa no se reúne con los vecinos para tratar de renegociar un nuevo alquiler, a lo que varios están dispuestos pero señalan que la propiedad ha rechazado escucharles, responde que “primero se tienen que adecentar” las casas y después se les puede hacer una oferta “cuando se deje todo nuevo”.

Al preguntar si la empresa es consciente de que varios de los inquilinos llevan casi dos décadas residiendo en el edificio, el interlocutor responde: “Yo ya lo siento pero veo cosas peores todos los días, de gente que no tiene nada de nada”. “Que no vivimos en Disney y esto es una zona muy buena”, prosigue y afirma que “es una pena pero se les ha informado [a los vecinos] y lo hemos hecho todo bien”.

Fachada del edificio que los propietarios quieren desalojado este año, situado en Lavapiés. / O. M.

Fachada del edificio que los propietarios quieren desalojado este año, situado en Lavapiés. / O. M.

Respecto a los inquilinos de renta antigua, en torno a unos seis, según los vecinos, aunque esta persona desconoce exactamente cuántos son, explica que efectivamente a ellos no se les ha enviado ni enviará cartas de desalojo porque “están en todo su derecho a estar en la casa”. Explica por tanto que las obras de rehabilitación del inmueble se harán con ellos en las viviendas.

Según la información que consta en el Registro de la Propiedad a 10 de abril de 2018, el edificio de Argumosa, 11 es un inmueble de cinco plantas que ocupa una superficie de 481 m². Un tercio de la propiedad está a nombre de Inversión en Proindivisos S. L., que lo adquirió por título de compra. El 4,03% de esta parte fue inscrita en el Registro el 6 de julio de 2016 y el 29,03% restante, el 12 de agosto de 2015, apenas 12 días después de que se constituyera la empresa, tal y como se recoge en el Registro Mercantil. Dos de los tres administradores solidarios figuran como administradores únicos o solidarios, socios o consejeros de otra decena de empresas. Una de ellas, Bonsai Servicios Inmobiliarios S. L., anunció el alquiler un local en el mismo inmueble, según aparece en un anuncio ya desactivado de un portal inmobiliario.

En las últimas cuentas disponibles en el Registro Mercantil, con fecha de 31 de diciembre de 2016, Inversión en Proindivisos S. L. declara unos activos inmobiliarios de 885.915,19 euros. Su objeto social es “la prestación de servicios de consultoría, asesoramiento e información tanto a personas físicas como jurídicas, comprendiendo todo tipo de gestiones, así como cualquier otra actividad que pueda derivarse o se encuentre enmarcada dentro de los servicios informáticos y recursos humanos” y no declara ningún gasto de personal.

Las otros dos tercios de la propiedad del inmueble están a nombre de familiares del antiguo propietario. eldiario.es solo ha podido localizar a uno de ellos, pero debido a su avanzada edad, la persona que respondió al teléfono en su nombre declinó dar explicaciones y remitió a la empresa.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha